Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Jul/Ago 2009


Ganadería

La ganadería vacuna atraviesa un mal momento

Todos los indicadores de la actividad, con luz roja

Revista PRODUCCION: La ganadería vacuna atraviesa un mal momento
 

Durante los últimos años, las autoridades impusieron restricciones a la exportación de carne para "proteger la mesa de los argentinos". Sin embargo, a diferencia de otros productos, este es uno de los alimentos que menos aumentó según se desprende de un trabajo realizado por la Unidad de Investigación y Desarrollo del Movimiento CREA.
"Si se establece una relación entre los precios de distintos productos que se consumen en un típico asado argentino entre abril de 2006 y abril de 2009, se puede ver que, mientras que el tomate aumentó un 92%, la lechuga un 94% y la gaseosa un 130%, la suba en el asado fue de un 68% y la del novillo de sólo un 26%. Estos valores llevan a pensar que, en un asado, la carne es lo más barato. Incluso el incremento del salario, que durante este período fue de un 70%, se ubicó por encima del aumento del precio de la carne", afirmó Ricardo Negri, responsable de la Unidad y asesor del CREA Río Salado. (Gráfico 1)


Señales de alerta
En los últimos años se produjeron cambios en el modelo ganadero del país, acelerados por la sequía. A la redistribución del stock ganadero, que se fue desplazando hacia zonas menos productivas del norte y el oeste del país, se sumó una caída del stock y una importante faena de hembras.
Según datos presentados por el especialista, desde el año pasado comenzaron a caer las existencias vacunas y la producción de carne que, hasta 2006, venían creciendo (Gráfico 2).
Negri también alertó sobre la caída del peso de matanza y sobre la elevada proporción de hembras faenadas, que aumentó significativamente desde el 2006.
El gran cambio en el sistema de producción ganadera puede observarse más claramente al comparar la oferta total de carne entre 2005 y 2008, años en los cuales los datos de producción de carne fueron casi los mismos: 3,13 contra 3,12 millones de toneladas.
"Las grandes diferencias entre estos dos años radican en las expectativas de los productores, en el aumento en la faena de hembras y en la reducción del peso de faena", distinguió Negri.
"En 2005, la oferta total era de 3,13 millones de toneladas, con un 64% de faena de machos y un 36% de hembras. En cambio, en 2008, la faena de machos fue del 57%, lo cual implica una caída del 12%. Esta reducción fue compensada con una mayor faena de hembras, que aumentó un 7%, para llegar al 43% de la oferta total de carne en 2008", agregó. A su vez, el peso medio de la res también se redujo. En 2006, este valor era de 226 kilos; un año después se redujo a 215,7, y en 2008 llegó a 213 kilos, según comentó el técnico. Otro elemento que influyó en el cambio de sistema fue la enorme caída de las exportaciones, que se redujeron un 30% de 2005 a 2008.

Las causas de la debacle
Negri consideró que el principal factor que influye en este comportamiento es el cambio de expectativas: "Los estímulos, que eran positivos entre 2002 y 2005, se transformaron en negativos después".
Además, el especialista atribuyó como otras causas de la debacle las transferencias de recursos a los eslabones siguientes de la cadena ganadera y la pérdida de competitividad con respecto a los países vecinos, principalmente por la caída en la productividad.
Sin embargo, destacó que también influyó de gran manera la sequía por la cual "la producción de pasto en enero de 2009 fue un 40% menor que el promedio del mismo periodo durante los últimos diez años".

¿Y en 2009?
Sobre el contexto de este año, Negri expresó que en los primeros cinco meses de 2009 siguió la elevada faena de hembras, llegando al 50% y superando los valores de 2008. "Esta situación se da en el peor contexto de precios de los últimos años, con una cotización de la vaca de 1,41$/kg vivo en moneda constante, muy alejada del promedio histórico. Todo el proceso que se venía desarrollando desde el año pasado se aceleró mucho con la sequía, hasta llegar a niveles insólitos", señaló el técnico.
Negri indicó que hoy el sector de la cría es el que más sufre la crisis ganadera y, en consecuencia, liquida cada vez más vientres. "Por eso es tan alta la faena de hembras", explicó.

Acciones por tomar
El especialista consideró que, a pesar de que muchos elementos no son controlables por el productor, como el clima, los precios internacionales, la inflación y el intervencionismo oficial, hay otras acciones que puede desarrollar para influir positivamente en el negocio ganadero. "Con controles eficientes de la carga y de la suplementación, con un uso eficiente de los recursos y el cumplimiento de un plan sanitario, se puede impactar en otros factores que influyen indirectamente en la rentabilidad, como el porcentaje de preñez, el aumento diario de peso y la producción de carne por hectárea".
Por último, Negri invitó a los productores a aplicar estas tecnologías y mantener vivo el negocio hasta que mejore el marco de precios, porque "a los argentinos nos gusta mucho la carne y, por más que hoy haya algunas limitantes, los ganaderos siempre tendrán mercado para su producción".

Revista PRODUCCION: La ganadería vacuna atraviesa un mal momento
 
24 de junio de 2009
Comunicado de prensa Nº 14
Karina Marusic - Carlos Marin Moreno
Prensa CREA - www.crea.org.ar

Esta nota fue publicada en las páginas Nº 52 y 53 de la edición en papel de la revista de Julio / Agosto 2009.







©1995-2018 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman