Revista ProduccionRevista Produccion

   inicio      última versión digital       ediciones anteriores     mercado de granos       el tiempo       contáctese con la editorial       guía de proveedores 
Regresar al sumario

Nov (2022)/Dic 2022


Ganadería

El NOA tiene un desafío grande para desarrollar la ganadería

Alberto Colombres Garmendia reconoce los problemas que genera la sequía por la falta de pastos. Están utilizando los silos preparados para el invierno 2023. Los precios siguen planchados.

Revista PRODUCCION: El NOA tiene un desafío grande para desarrollar la ganadería
 
Revista PRODUCCION: El NOA tiene un desafío grande para desarrollar la ganadería
 

El Noroeste Argentino (NOA) es una de las regiones argentinas que encierra un gran potencial de desarrollo de la ganadería. Pero los problemas macroeconómicos traban, en la mayoría de los casos, las posibilidades de expansión y ante un mercado muy importante.
En el marco de una charla con el productor ganadero Alberto Colombres Garmendia, de Cabaña La Asunción (El Jardín, Salta), Revista Producción recogió un balance sobre el presente del sector, el impacto de la sequía en los planteles ganaderos, los costos en ascenso y el impacto que tienen las razas Braford y Brangus en la región.
¿En qué contexto se desarrolla hoy la actividad ganadera?
Estamos muy complicados porque la sequía es tremenda. En La Asunción tenemos vacas pariendo y otras con sus terneros al pie y no hay comida por falta de pastos, y eso presiona y nos obliga a utilizar los silos para darles comida. Ahora estamos empleando los silos que guardábamos para el invierno 2023, y hay que comerlos en estos momentos. En nuestra cabaña no llovió ni una sola gota, y por ende no hay pastos. Y este es un problema que afecta a todos los ganaderos del NOA, porque la sequía es generalizada. Recuerdo que a esta altura del año ya habíamos tenido algunas lluvias importantes, pero ahora todo está seco.
¿Y cómo trabajan con las distintas categorías ganaderas?
Estamos dándoles suplementos, y eso aumenta nuestros costos y el de todos los colegas ganaderos. A las vacas las mantenemos con chalar y pasto, y si hablamos de un rodeo con 1.000 animales y más silo, los costos se van a las nubes. Este es un momento donde tenemos una gran demanda de comida de nuestros planteles, y tenemos que darles de comer porque, sino, las terneras no crecerán y las vacas no podrán preñarse. Por eso nuestros silos son muy importantes por estas horas. Este año 2022 ha sido muy seco, repito, estamos gastando los silos armados para el año que viene, así que no sabemos cómo llegaremos para abril y mayo, en momentos de definición para nuestro Remate Anual. No sabemos cómo vendrá 2023. También podemos alimentar nuestros rodeos con bagazo y despunte de caña de azúcar, que es una buena alternativa, pero casi nada se consigue. Es un momento complejo.
Además, como no tenemos pronósticos de que se vayan a registrar lluvias importantes, las angustias van ganando a nuestra actividad ganadera. Las proyecciones hablan de 60% de probabilidad de tener lluvia durante un día. Pero nosotros necesitamos entre 60 y 70 mm de lluvia para empezar a trabajar en los campos, por lo que la ganadería y la agricultura vienen muy atrasadas. No podemos ni siquiera trabajar sobre el suelo, que están muy duros por la falta de agua. A esto se agrega, en materia de precios, que los valores están muy planchados en todas las categorías. Todo esto conforma un panorama nada favorable para nuestro sector.
¿Qué futuro tiene el proyecto nacional de comercializar la carne troceada?
Se necesita un tiempo lógico para que todo el sector se adapte a esto nuevo, si es que finalmente esta política se pondrá en marcha. Trabajar sobre la media res es una costumbre que viene desde hace muchísimos años. Pero esta idea nueva hará aumentar los precios al comprador, por eso hay mucha resistencia a implementarla.
Pero creo que hay que ser lógicos, estableciendo una lógica para que se vayan adaptando a esta nueva costumbre, para que todos podamos seguir trabajando en el negocio de la carne. Pero hoy no es momento de aplicar este nuevo sistema.
¿Cómo viene desarrollándose el consumo local?
Se sigue vendiendo mucha carne en el mercado. Tucumán no es una provincia gran productora de ganado bovino, porque la mayoría de sus hectáreas están dedicadas a la soja, la caña de azúcar y el citrus. Existe más producción en Salta y Santiago del Estero.
Pero aun así, en Tucumán tenemos inversores que producen para el mercado local, con un feed lot que provee en Tucumán y a las provincias vecinas.
Nuestra provincia mantiene su perfil de consumir mucha más carne de la que produce, porque tenemos una superficie ganadera muy chica respecto de nuestros vecinos salteños y santiagueños, lo que genera que tengamos muy pocas cabezas; hace un par de años en Tucumán teníamos unas 150.000 cabezas.
Braford y Brangus siguen siendo las dos razas predominantes.
Efectivamente. Son las razas más fuertes y las que tienen el mayor número de cabezas de ganado disponibles en la región. En Salta, por ejemplo, Brangus tiene mucha presencia.
Ambas son las razas líderes en el NOA, y juntas hacen un gran aporte a la ganadería de la Argentina.
Y en el caso de la Braford, la calidad de su carne en el NOA no tiene nada que envidiar a la que se produce en los corrales y feed lot de la zona núcleo ganadera argentina. En nuestra región producimos carne de excelencia.
El NOA tiene un desafío grande para desarrollar la ganadería.

Por Daniel Vaca

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 20 de la edición digital de la revista de Noviembre (2022) / Diciembre 2022.
Haga click aquí para verla en nuestra Versión Hojeable







©1995-2023 Revista Producción. Repblica Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman