Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Opinión
Regresar al Sumario Septiembre / Octubre 2014

Trabas al comercio internacional agrícola

Recientemente se dieron noticias destacadas acerca de sanciones económicas que pudiera padecer nuestro país originadas en la OMC (Organización Mundial del Comercio) por incumplimientos del gobierno argentino -según la Organización- referidos específicamente a la aplicación de trabas en la importación de algunos productos provenientes desde USA, la UE y Japón, países firmantes de la demanda. Son por las llamadas Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación. Argentina es país miembro de la OMC y por ende sujeto a sus reglamentaciones, estando en su derecho a apelar dicha medida. Pero paralelamente llama la atención el comportamiento errático -a mi entender- que han seguido nuestros gobiernos en los últimos 15 años en el accionar dentro de la OMC, al extremo que no hubo conductas firmes para defender el daño económico que causaron y siguen causando las políticas del comercio agrícola internacional impuestas por los países desarrollados que se agrupan en la OECD, en especial aquellos que firmaron la demanda. El daño al que me refiero ocasionado a nuestro país, proviene de políticas basadas en un excesivo proteccionismo y subsidios de todo tipo, que emplean para favorecer a sus principales producciones agrícolas y agro-industriales, tanto las destinadas al mercado interno como de exportación. Así actúan cuando observan que determinados productos de países en desarrollo amenazan sus mercados al poder colocar artículos primarios o con valor agregado en valores monetarios inferiores a los suyos. En esos casos aplican elevados aranceles de importación que hacen inviables las operaciones comerciales, salvo que existiera algún tratado de libre comercio bilateral, cosa que nuestro país no tiene con los demandantes. En el caso del comercio exterior, los enormes subsidios que aplican esos países, provoca un exceso de producción que hacen tambalear los precios del mercado mundial, afectando fuertemente a economías de países exportadores de "commodities" agrícolas como el nuestro. Hay ejemplos de sobra acerca de esto. En su momento -en 2007- cuando publiqué mi libro titulado "Los Subsidios Agrícolas: el drama de los países en desarrollo", demostraba con cifras oficiales, que los países OECD gastaban de sus erarios públicos, cerca de 1000 millones de dólares diarios en alentar esas nefastas políticas (sí lector, leyó bien la cifra) dejando a un lado las políticas del libre mercado -que tanto pregonan- pero que no aplican a muchas de sus producciones agrícolas pues las protegen. Para ello en USA cuentan con una Ley Agrícola, nacida en 1930 junto con la "gran depresión", y se renueva cada cinco años donde se reacomodan los subsidios, etc. según el caso y las circunstancias por ejemplo, ahora están de moda los subsidios al etanol de maíz junto con las trabas a la importación, excepto de Brasil por un convenio comercial específico de 2012. Mientras en la UE rige desde 1960 la PAC (Política Agrícola Común) que es un verdadero tratado para justificar subsidios y proteccionismos de todo tipo.
Nuestro país tiene una falla en su diplomacia porque no hace los reclamos y/o denuncias ante los tribunales de la OMC por muchos de estos casos. Hubo algunas presentaciones pero de poca relevancia según entiendo. En cambio Brasil hizo dos denuncias resonantes en su momento ante la OMC: una contra la UE por los subsidios a la exportación de azúcares al mercado mundial y otra contra los EEUU por los subsidios a la producción y exportación de algodón, que afectaban directamente sus intereses económicos exportadores. Ambos litigios los ganó ampliamente y la OMC obligó a aquellos países a modificar sus políticas. En mi libro destaqué todos los pormenores de estos casos. Lo curioso es que Argentina no acompañó al reclamo de Brasil por el azúcar, cosa que sí ocurrió con el algodón. Nuestro país debería atacar con más firmeza estas políticas de subsidios y proteccionismo agrícola que relatamos. Un caso típico es el del limón tucumano que no puede ingresar a USA por un proteccionismo a ultranza que protege a la citricultura californiana. De lo que conozco hasta ahora, las negociaciones bilaterales han avanzado poco y nada, aun cuando los aspectos fitosanitarios fueron superados. ¿Por qué no se hace la denuncia ante la OMC?.
Vale mencionar también el reciente caso del biodiesel de soja argentino por las medidas de la UE para restringir su ingreso, que afectó seriamente a las plantas productoras nacionales.
Paralelo a ello, destacamos que las eternas negociaciones entre el Mercosur y la UE, por una mayor flexibilidad comercial, chocan justamente porque los europeos no aflojan con las políticas de subsidios.

Revista PRODUCCION: Trabas al comercio internacional agrícola
 
Por Franco A. Fogliata
Ingeniero Agrónomo

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 29 de la edición en papel de la revista de Septiembre / Octubre 2014.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman