Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Suelos
Regresar al Sumario Septiembre / Octubre 2013

Por la seca y las heladas, el campo produce en "emergencia"

Las entidades rurales de la región reclaman una política agropecuaria diferenciada del régimen nacional ante la caída de la producción y con una situación de Emergencia Agropecuaria por segundo año consecutivo. Las organizaciones piden a los mandatarios del norte que intercedan ante la Nación para plantear las dificultades del sector, originadas en el tipo de cambio, entre otros motivos.

Revista PRODUCCION: Por la seca y las heladas, el campo produce en "emergencia"
 
Revista PRODUCCION: Por la seca y las heladas, el campo produce en "emergencia"
 

Dirigentes ruralistas de Tucumán y Salta se unieron para reclamar de manera conjunta políticas diferenciales para el sector agropecuario de la región NOA teniendo en cuenta la grave crisis por la que atraviesan muchos productores de distintas actividades, especialmente la de granos, debido a cuestiones climáticas, como así también a decisiones gubernamentales erróneas, que terminaron por afectar totalmente la competitividad y desarrollo del campo por estos lares.
Uno de los voceros del sector fue Sebastián Robles Terán, presidente de la Sociedad Rural de Tucumán -quien viajó a Buenos Aires para participar de una reunión en el seno de la Mesa de Enlace- contó que desde ese lugar se elevó un petitorio dirigido hacia las autoridades del Ministerio de Agricultura de la Nación en pos de ser escuchados.
En diálogo con Revista PRODUCCIÓN, Robles Terán explicó que en la oportunidad se planteó la situación del sector agropecuario en la región del Noroeste Argentino, un lugar donde hoy se hacía fundamental alcanzar la Emergencia Agropecuaria Nacional como herramienta para paliar un poco la grave crisis que dejó la sequía en los cultivos de la zona.
"Tanto Salta como Tucumán pidieron la Emergencia por la sequía primero, a lo que luego se sumaron las pérdidas por las fuertes heladas registradas en el mes de julio, que tanto daño causó a cultivos de hojas, como frutas y cereales. Necesitamos alcanzar la Emergencia Nacional para poder utilizar herramientas financieras que dicho instrumento prevé para el sector", indicó.
Resaltó que Salta logró el reconocimiento provincial de la Emergencia Agropecuaria. "Allí se vivieron momentos muy difíciles y dramáticos especialmente en lo que hace al sector laboral, donde por la sequía primero y la helada después, creció el tema del desempleo, viéndose en algunas zonas la reaparición de comedores comunitarios y de ollas populares para subsistir ante la falta de cosecha".
Agregó: "En el Norte, el campo está complicado. Hay zonas como Embarcación donde se hicieron granos y la cosecha final fue muy mala. No sacaron ni siquiera para pagar las semillas".
De ahí que las provincias del NOA en conjunto, solicitaron a sus gobiernos provinciales el acompañamiento ante la Nación para que se arbitren las medidas adecuadas y se logren beneficios que minimicen la crisis" señaló.
La confirmación de la Emergencia Agropecuaria Nacional implica beneficios federales, como el diferimiento de pago de los impuestos y, en algunos casos, beneficios económicos como por ejemplo, gestionar créditos con tasas diferenciales en la banca estatal. En tanto, la Ley 5.860 de Emergencia Agropecuaria Provincial sólo contempla una serie de beneficios, como prórrogas en el pago de impuestos locales y deudas bancarias correspondientes a la jurisdicción del Gobierno tucumano.
Robles Terán aclaró que en el NOA se necesitan acciones integrales y trabajo en conjunto entre el sector público y el privado que apunten a establecer políticas que ayuden verdaderamente a los productores a superar las dificultades económicas actuales, entre ellas, la falta de competitividad, el incremento de los costos de producción debido a la inflación, el tipo de cambio monetario e intervención en los mercados, entre otras.
"El Gobierno tiene suficientes estudios que se realizaron conjuntamente con sector privado para determinar la situación del campo en el NOA. Por ejemplo, se ideó el plan estratégico agroalimentario. Necesitamos que los gobiernos provinciales nos acompañen para replantear las políticas del campo. Hasta ahora, ninguna provincia pudo tener diálogo directo con las autoridades, como el ministro de Agricultura Norberto Yauhar para debatir este escenario", afirmó Robles Terán.
El gobierno de Salta, declaró hasta el 31 de julio de 2014, la emergencia agropecuaria para los productores afectados por las heladas en las localidades de Colonia Santa Rosa, Pichanal, Orán y Embarcación, del norte provincial. La medida alcanzó a aquellos productores de frutas y hortalizas cuyos cultivos fueron afectados por las heladas con más del 50% de daños. En tanto, la sequía ya había obligado a declarar, en esa provincia, la emergencia para los productores de cultivos a secano de soja, maíz, maní, poroto y chía, y para productores de ganado mayor del Valle de Siancas, con vigencia entre el 1 de abril de 2013 y el 31 de marzo de 2014.
En otro orden, dijo que si la producción de soja para el año que viene logra tener nuevamente rendimientos normales, con los actuales precios igual estarían en una mala situación ya que no tienen rentabilidad.
La pérdida estimada de ingresos sobre los granos tradicionales de la región supera los 4.300 millones de pesos, cuando se habían invertido 1.500 millones de pesos que no se van a recuperar.
"Pedimos que nuestros gobernantes intercedan para que podamos tener un diálogo con las autoridades nacionales donde lo único que buscamos es que se lancen medidas que hagan que el NOA sea sustentable", dijo.
Entre esas medidas, Sebastián Robles Terán nombró nuevamente a una baja sensible en materia de fletes ya que hoy por hoy resulta una carga muy alta para el hombre de campo.
Por ejemplo, mencionó que el flete está en 55 dólares por tonelada desde Tucumán hacia el puerto y desde Salta asciende a 70 dólares por tonelada. "Creemos que es hora de que el Gobierno Nacional analice la situación del campo del NOA como una economía regional en conjunto donde la relación distancia-puertos, debe ser un tema a considerar para evitar desventajas con otras regiones del país".
Asimismo mencionó otros planteos comunes como impuestos diferenciales o evitar superposición tributaria.
En materia de producción triguera, el dirigente rural recordó que este año bajó mucho la siembra y comparó la situación con los mejores años del trigo en Tucumán y el NOA. En ese sentido, dijo que en 2007 se había ocupado un área de 20 mil hectáreas con trigo y el año pasado se hicieron menos de 50 mil hectáreas. Este invierno, el área con el cereal ni siquiera llegó a 35 mil hectáreas. Disminuyó sensiblemente.
Ante la consulta por los motivos que llevaron a los productores a hacer menos trigo en Tucumán, el ruralista sostuvo que mucho tuvo que ver el clima con la falta de agua para los perfiles del suelo, pero también influyeron el precio y la intervención gubernamental en los mercados.
Y al hablar sobre si la próxima campaña se podría hacer más maíz en la región, remarcó que todo dependerá de las reglas de juego del gobierno ya que hoy conviene hacer soja. "En el caso del maíz, la diferencia que deberían pagarnos a nosotros, si es que no estuviera intervenida la exportación sería de 50 dólares más de lo que estamos recibiendo. ¿Esa diferencia en dónde queda?" se preguntó.
Subrayó además que el campo donde podía haberse hecho trigo este año tampoco fue a otro cultivo, porque al productor le convenía más tener vacío el terreno y prepararlo para la soja por los inconvenientes del mercado. "No lo tentaron al productor a producir. Un poco por la falta de comisiones y otro poco por la falta de entusiasmo para realizar los cultivos".
En ese sentido aclaró que la gran incógnita que viene es la rentabilidad de los cultivos de verano ya que si bien los precios de los commodities son buenos a nivel internacional, en nuestro país por comisiones propias, en el NOA no sea tan viable la competitividad de estos cultivos.
La Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT) reclamó la "urgente" declaración de la misma norma para el sector cañero, ante los daños ocasionados por la sequía y las heladas.
El presidente de la entidad, Sergio Fara, explicó al respecto que no se trata de un pedido caprichoso, ya que la situación del cultivo lo justifica. "Con las condiciones climáticas adversas que viene soportando la actividad desde la primavera de 2011, con los volúmenes muy bajos de lluvias que continuaron en la primavera-verano 2012-2013 y las fuertes heladas de julio, con temperaturas inferiores a los 5 y 7 grados centígrados y con duración de más de 10 horas, terminaron con las pobres expectativas de una zafra azucarera normal en Tucumán", explicó.
UCIT planteó en su pedido la condonación efectiva según el nivel de afectación de cada productor, en una escala de hasta 50 hectáreas. "Pedimos, además, que se haga efectiva a nivel nacional esta emergencia, por cuanto la presión impositiva de la AFIP hace mucho daño económico al sector".
El Gobierno confirma pérdidas de entre un 50% y el 90% en distintos departamentos productores de soja, maíz y poroto, debido a la sequía.
El Gobierno provincial declaró la Emergencia Agropecuaria para las campañas 2013 de soja, maíz, poroto, pasturas implantadas y verdeos estivales, denominadas cultivos de verano. De esa forma, el Poder Ejecutivo reconoció pérdidas superiores de entre el 50% y el 90% en distintos departamentos de la provincia, debido a la sequía que afectó por segundo año consecutivo a la región.
La Ley provincial 5.860 de Emergencia Agropecuaria establece una serie de beneficios, como las prórrogas en el pago de impuestos y obligaciones bancarias en los que tenga injerencia el Gobierno de Tucumán: el impuesto Inmobiliario; el pago del canon de riego, las obligaciones bancarias contraídas con la Caja Popular de Ahorros de Tucumán y el cobro de créditos a favor del Estado provincial.
Los productores que accedan a la Emergencia podrán abonar los montos correspondientes hasta julio de 2014. Además, se les condona el pago, en casos excepcionales.
La Sociedad Rural de Tucumán había solicitado en abril último la declaración de Emergencia, basándose en los daños que había ocasionado la escasez de lluvias en las zonas de cultivos. Entonces, reclamó la convocatoria de la Comisión de Emergencia Agropecuaria provincial con el fin de avanzar sobre la cobertura estatal en áreas afectadas. Ese cuerpo técnico elevó en mayo el pedido al Ejecutivo para que se dicte el estado de emergencia, tras informes técnicos oficiales que avalaron los daños en los campos locales.
Los departamentos de Tucumán donde mayor se sintió el daño en los cultivos fueron Burruyacu, Cruz Alta, Leales, Graneros, Simoca, La Cocha y las zonas altas de Trancas, específicamente en las localidades de Potrero, Rodeo Grande y Altos de Medina.
Vale recordar que en 2012 se declaró también la Emergencia provincial, pero no a nivel nacional, que lo resuelve el Poder Ejecutivo Nacional.
"La declaración de la Emergencia representa para nosotros el reconocimiento oficial por parte del Estado provincial de la situación de quebranto en que se encuentran los agricultores locales", subrayó Robles Terán.

Por Fabián Seidán



Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 34, 35 y 36 de la edición en papel de la revista de Septiembre / Octubre 2013.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman