Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Fruticultura
Regresar al Sumario Septiembre / Octubre 2011

El clima fue implacable con los cultivos en el NOA

Entrevista: Ing. Guillermo Torres Leal - Ing. Roberto Sánchez Loria

Los daños causados por las heladas tuvieron distinta magnitud de acuerdo a la ubicación geográfica de los lotes. Las Zonas Norte (Burruyacu, Tafí Viejo, Cruz Alta) y Sur (Río Chico, Alberdi, La Cocha) fueron las más afectadas; mientras los menores daños se produjeron en el Área Central (Lules, Famaillá, Monteros, Chicligasta). El ingeniero Guillermo Torres Leal del Grupo Frutihorticultura del INTA Famaillá dijo que las bajas temperaturas y la duración de las heladas afectaron sobremanera las plantaciones de limones, especialmente.

Revista PRODUCCION: El clima fue implacable con los cultivos en el NOA
Ing. Guillermo Torres Leal
 

Las heladas tuvieron este año un fuerte impacto en las frutas y hortalizas de toda la región Noroeste, aunque el mayor daño se sintió principalmente en Tucumán.
En general, se puede decir que en las últimas semanas de junio y hasta fines de julio, el fenómeno climatológico que afectó la provincia con temperaturas bajo cero, dañó especialmente a las frutas cítricas, a las paltas, a la frutilla y a la caña de azúcar.
En el caso del sector azucarero, las pérdidas ocasionadas por las heladas redundarán en el orden de las 300.000 toneladas de azúcar menos al final de la campaña, mientras que se cree que en el sector citrícola las pérdidas alcanzarán hasta un 20 por ciento de la fruta que faltaba cosecharse, algo así como 110.000 toneladas de limones se perderán, en una campaña estimada en 1,2 millón de toneladas para este año.
"A mediados de julio se habían cosechado alrededor de 590.000 toneladas. Pero como el área citrícola de Tucumán se vio afectada por las heladas ese mes, se calcula que del remanente que faltaba por cosechar -algo así como 600.000 toneladas-, se perderá el 20%, es decir, 120.000 toneladas", según estimó Guillermo Torres Leal, técnico de la División Frutihorticultura del INTA Famaillá y vicepresidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Tucumán.
En ese contexto, agregó que los daños por heladas tuvieron distinta fuerza y magnitud. Por ejemplo, en las zonas norte (departamentos de Burruyacu, Tafí Viejo y Cruz Alta) y en el sur (Río Chico, Alberdi y La Cocha) fueron las más afectadas; en tanto, los menores daños se produjeron en el área central (Lules, Famaillá, Monteros y Chicligasta).
Torres Leal explicó que las bajas temperaturas y la duración de las heladas fueron implacables en los limones, sobre todo en las plantas adultas, afectando los brotes nuevos y también a las frutas; mientras que en las plantas jóvenes se vieron afectados los brotes y retardo en su desarrollo y muerte de planta. En fruta cítrica hubo pérdida de turgencia, ablandamiento, rotura de glándulas de aceite, manchado y caída. "Por las heladas, podemos decir que hay menos fruta fresca disponible para exportar y seguramente se destinará menos fruta también a la industria", advirtió.
Sin duda, en 2011 el clima fue duro con la producción limonera, con graves consecuencias en la fruta para exportación y para industria al verse afectada la calidad de la misma. Torres Leal reconoció que las heladas que se produjeron durante el pasado 2 de julio fueron muy intensas, por su duración y su intensidad, y después por la frecuencia de heladas que se dieron en el mes de julio, ya que hubo muchas otras heladas que terminaron por afectar a la fruta que estaba por ser cosechada.
"Hay estimaciones de que se perdió un 20 por ciento de la producción y de que la mucha fruta que quedó en la planta, una buena cantidad, debió ser destinada a la industria porque no reunía las condiciones de fruta fresca para exportación. En algunos casos algunas plantas de empaque tuvieron que parar porque ya no disponían de fruta para trabajar".
Asimismo, sostuvo que dentro del sector citrícola, el problema fue grande porque se afectó a varias producciones en funcionamiento: la producción de verano y la próxima producción, "porque la planta perdió follaje y entonces esa planta dañada, en sus partes afectadas tiene que ser nuevamente podada y tratada para volver al campo productivo.
La fruta afectada, aquella que fue muy dañada, no pudo ni siquiera ir a industria, puesto que también pudo haberle traído inconvenientes y afectar a ese sector".
En ese sentido dijo que si se analizan los últimos 5 años, excepto el 2008, hubo heladas importantes que trajeron problemas al sector citrícola local y por eso las recomendaciones para los productores fueron que se trate la zona donde se manifiestan más las heladas, de cosecharla en forma temprana para escaparle del daño. "Una vez producida la helada, en cambio, hay que tratar de hacer una buena inspección de los lotes para decidir bien el destino de la fruta, para ver si va a industria o a exportación, o a descarte. No hay métodos mágicos en estos momentos para separar la fruta helada de la fruta sana y eso trae inconvenientes en la fruta fresca. En el caso de la industria, por el daño que sufre la fruta se dificulta la extracción del aceite y la extracción del jugo de la misma como así también el secado de la cáscara, además de haber menos contenido de aceite y de jugo en la fruta helada para extraer".
Para Torres Leal, las zonas más afectadas fueron sin duda la zona sur de la provincia, con La Cocha, La Invernada, Santa Ana y Alberdi, y en el Este de la provoncia se vio afectada Burruyacu.
También el titular de la Asociación Tucumana del Citrus, Roberto Sánchez Loria, se mostró preocupado por las heladas ocurridas en la provincia y reconoció que afectaron seriamente la zona de producción de limón. "Las heladas dañaron severamente toda el área de producción de limón de Tucumán: desde Alberdi y La Cocha en el extremo sur, pasando por Concepción, Monteros y Famaillá en la región central, hasta la zona norte en Los Nogales, El Timbó y Burruyacu", dijo.
Sánchez Loria también resaltó que por la intensidad, duración y frecuencia de ocurrencia de heladas, hay lotes que se vieron seriamente afectados. "La fruta sufrió manchas en la piel, hay frutos blandos, ruptura de glándulas de aceite en la epidermis, y ruptura de celdillas que contienen jugo en el interior de la pulpa. Eso afecta por supuesto la calidad del limón desmereciéndolo comercialmente y ocasionando una disminución de la disponibilidad de fruta para el mercado exportador en fresco". Asimismo dijo que también afectó su aprovechamiento industrial.
El dirigente citrícola, al igual que Torres Leal, reconoció que el estado general de las plantas hace pensar en una reducción de la producción para la presente campaña y también para la próxima temporada.
Durante julio, el sector limonero debió limitarse sólo a la cosecha de fruta con destino a la industria, disminuyendo la actividad de los empaques, quedando muchos paralizados.
En limones, las plantas adultas sufrieron daños en brotes nuevos y frutas; las plantas jóvenes se vieron afectadas en los brotes, causando retardo en su desarrollo y muerte de planta. Asimismo, en el caso de la fruta lista para cosechar, sufrieron pérdida de turgencia, ablandamiento, rotura de glándulas de aceite, manchado posterior y caída de fruta.
Debido a los daños, en 2011 habrá una menor cantidad de fruta fresca disponible para la exportación, y más fruta destinada a la industria, con menor valor económico.
Las heladas de la última semana de junio y las ocurridas en los primeros días de julio dañaron también mucho a la frutilla ya que fueron muy intensas en su duración y frecuentes. Para la gente del INTA, habrían generado pérdidas importantes. Se calcula que se perdieron 200 gramos por planta, o sea el 20 por ciento de la producción. Y es que el INTA calcula la obtención de 1 kilo de fruta por planta por año, y 20 por ciento de la producción es importante, más teniendo en cuenta que ocurrieron las heladas en momentos en que los precios eran los más altos del mercado. "Afectaron a la frutilla en su época de primicia, que es la de mejores precios", dijo Daniel Kirschbaum, del INTA Famaillá.
En el caso de la palta, sector que tiene alrededor de 1.000 hectáreas en producción en Tucumán, el grado de afectación estuvo distribuido más en el sur y en la zona este. La zona central fue la menos afectada, En el caso de la palta, el problema es más serio porque no tiene industria.
En caña de azúcar, se observa una mayor severidad de daños a los causados por el mismo fenómeno en el año 2010. El 80% del área relevada se corresponde con daños moderados a severos, afectando la calidad de la materia prima; mientras, en el 70% del área recorrida la aptitud de la caña semilla es mala.


Tucumán, primer productor de limones del mundo

Argentina es el noveno productor de frutas cítricas y el principal productor de limón en el mundo, siendo Tucumán la provincia que aporta el 84 por ciento de esa producción. Así lo reconocieron técnicos del INTA, quienes agregaron que en materia de producción les siguen España y Estados Unidos. Desde 1970 Argentina exporta fruta fresca, jugo de frutas y aceites esenciales. La producción total de cítricos en el país es de 3.134.382 toneladas; mientras, la superficie cultivada ha alcanzado un total de 140.000 hectáreas. La mayor parte de las plantaciones de limón y pomelo se encuentran en el noroeste (Tucumán, Salta -Orán- y Jujuy); en tanto, las naranjas y las mandarinas predominan en la zona noreste (Misiones, Corrientes y Entre Ríos -Concordia-). Otra de las zonas productoras es Buenos Aires -San Pedro-. Las diferentes variedades de cítricos argentinos son cosechadas y exportadas prácticamente todo el año de acuerdo a las demandas de los mercados.
Tucumán es la principal provincia en importancia citrícola del país con una superficie productiva de 35.500 has. (34.000 de limones, 1.200 de naranjas, 200 de mandarinas y 100 de pomelos). Estas cifras demuestran que es el área limonera por excelencia. Del total de 1.500.000 toneladas de limón que produce Argentina en 43.150 hectáreas, Tucumán aporta el 84% con un promedio de 1.300.000 toneladas.
El 68% de la producción de limón tucumano es destinado a la industria y el 32% restante a fruta fresca. Estos porcentajes equivalen a 850.000 toneladas para industrialización, 380.000 tn para exportaciones de fruta fresca y 60.000 toneladas para el mercado interno. La Unión Europea recibe el 76% de las exportaciones de limones de la provincia, seguida de Europa del Este (19%). Hay 220 los productores de citrus en Tucumán -la mayoría tiene menos de 300 hectáreas y un número reducido posee grandes extensiones- y la actividad genera empleo para unos 50.000 tucumanos, contribuyendo al 50% de las exportaciones de la provincia y ubicándose como la segunda actividad económica local.

Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 42 y 43 de la edición en papel de la revista de Septiembre / Octubre 2011.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman