Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Sep/Oct 2010


Eventos

XVIII Congreso AAPRESID

El Cuarto Elemento

Entre el 11 y el 13 de agosto de 2010, en el Centro de Convenciones Metropolitano de Rosario, se llevó a cabo
el XVIII Congreso de AAPRESID "El 4to. elemento", manteniendo vivo el fuego sagrado de la innovación.


Revista PRODUCCION: XVIII Congreso AAPRESID
Charles Rice
 

Charles Rice: El carbono es un buen negocio

El panel sobre las emisiones de gases de efecto invernadero en planteos de siembra directa confirmó que el cambio climático no sólo supone una amenaza para la agricultura por los mayores riesgos de eventos extremos como las inundaciones y las sequías. También representa una muy buena oportunidad para aquellos productores que puedan demostrar que sus cultivos capturan más carbono y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, que son los principales sospechosos del calentamiento global.
La buena noticia es que la Argentina ha recorrido una parte significativa de este camino a partir del paradigma de la siembra directa. En su disertación, Charles Rice (Universidad de Kansas, EEUU) explicó que una gran proporción de las oportunidades de bajar emisiones proviene del secuestro de carbono del suelo, "que como ustedes saben tiene una fuerte sinergia con la agricultura sustentable y la siembra directa", destacó.
El coordinador del panel, Miguel Taboada (director del Instituto de Suelos del INTA), centró las conclusiones en el mismo eje. "En definitiva se trata de almacenar dióxido de carbono en el suelo y evitar las pérdidas de óxido nitroso, otro de los gases de efecto invernadero", señaló.
Para terminar de recorrer este sendero de sustentabilidad ambiental y productiva que arrancó en los ochenta con la adopción de la siembra directa, Taboada cree que hay que intensificar la agricultura en los lugares en los que hay agua, usar eficientemente los fertilizantes, hacer cultivos de cobertura y diversificar las rotaciones.
Un rato antes, Rice había planteado los mismos desafíos (doble cultivo, alternativas de cobertura como la vicia y siembra directa para capturar carbono), y además contó que en el manejo del estiércol del ganado y en la forestación también hay posibilidades de mitigar las emisiones.
La agricultura está en una buena posición para hacer un aporte contra el cambio climático. Por un lado, no es el sector que más gases emite (a nivel global cerca de un 13% de las emisiones, cifra que es claramente superada por el sector energético, la industria y el transporte) y sí está considerada como una actividad que concentra el 20% de las posibilidades de reducir emisiones. Este escenario implica una nueva fuente de ingresos para los productores a través del Mercado de Bonos de Carbono.
Esto es lo que vino a contar Bill Dorgan, presidente de Agri-Trend, una cooperativa canadiense de bonos de carbono. En su provincia (Alberta, Canadá) desde hace tres años funciona una legislación sobre cambio climático y manejo de emisiones que compensa a los "farmers" que hacen las cosas bien.
"De esta forma, el productor es recompensado por producir con sustentabilidad", afirmó. Dorgan explicó que en Alberta se estableció un protocolo de labranza que fija compensaciones (bonos) de acuerdo al manejo productivo.
La moneda de cambio es el dióxido de carbono equivalente, que tiene un valor en dólares (una forma de unificar y homologar los distintos tipos de gases de efecto invernadero) y lo que se "premia" es la labranza cero, la labranza reducida y el doble cultivo, entre distintos proyectos de compensación que siempre son certificados -un tema clave- por un equipo de ingenieros ambientales y auditores financieros.
¿Quiénes les compran los bonos a los "farmers" canadienses? Empresas del sector energético, del transporte o de la industria, que tienen dificultades para bajar sus emisiones. Calculó que los productores que se "subieron" a esta tendencia están logrando unos 13 dólares más por hectárea con los bonos de carbono. "Es cierto que todavía no es mucho, pero créanme ustedes que esto va a crecer de forma significativa en los próximos años", avisó.

Fuente de los textos y fotos: Archivo Digital (ArDig) String Agro

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 50 de la edición en papel de la revista de Septiembre / Octubre 2010.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman