Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Sep (2019)/Oct 2019


Energía

el etanol es el futuro para la cadena azucarera del NOA

El experto brasileño Plinio Nastari dijo que Argentina hoy mezcla el 12%, de las naftas con etanol pero tiene las condiciones para llevarlo al 20% sin problemas: tiene capacidad instalada y también potencial para cubrir la demanda. "Todo pasa por una decisión política", sentenció.

El XXX Congreso Internacional de Técnicos de la Caña de Azúcar (ISSCT), llevado a cabo en Tucumán como sede central, aglutinó a más de 1.500 asistentes que colmaron el predio de la Sociedad Rural de Tucumán para escuchar las más de 400 exposiciones y ver los posters en los distintos stands de 70 países participantes.


Todos los continentes tuvieron en Tucumán a sus representantes, los más destacados expertos de la agroindustria sucro-alcoholera y bioenergética mundial. En ese contexto, Revista PRODUCCIÓN estuvo acreditada y logró distintas notas y entrevistas con referentes del sector, en pos de conocer las novedades, los avances y también las problemáticas que aquejan a la actividad, a nivel local, nacional e internacional.


En ese sentido, el eje del congreso se basó en la importancia de ir hacia una producción más sustentable, apuntando a la parte en energética y de los combustibles. De ahí el slogan del encuentro: "Cultivando energía", poniendo a la caña de azúcar en un papel clave como generadora de energía renovable y como un actor principal en la solución para combatir el cambio climático.


Plinio Nastari -Presidente y CEO de Datagro, una de las principales consultoras del mundo en mercados agrícolas, que atiende en 41 países y ex titular de la Junta de la Asociación Brasileña de Ingeniería Automotriz (ayudó a desarrollar las especificaciones de etanol que permitieron su uso en motores de inyección directa) brindó un charla donde puso en valor al etanol como solución energética limpia y eficiente para el transporte del futuro.


El doctor en Economía Agrícola, afirmó que los biocombustibles sostenibles tienen una vital importancia para resolver dos grandes problemas de la humanidad: el calentamiento global y la crisis de empleo.
"Bioetanol, biodiesel y biometano, producidos de biomasa, están hoy en el centro de la estrategia global, para amenizar los impactos del calentamiento global. Hoy se discute cómo avanzar en esta área, con los técnicos de más de 70 países reunidos.


Debemos promover políticas y estrategias de implementación de más uso de bioetanol, bioelectricidad, biometano, biodiesel que contribuyan a conseguir ese objetivo", señaló.
Agregó que "la expansión de los biocombustibles puede proporcionar un camino sensato de diversificación a muchas economías azucareras, aportando una mayor estabilidad a los precios del azúcar, reduciendo la dependencia energética y brindando longevidad y sostenibilidad al uso de combustibles tradicionales en complemento con los biocombustibles".


Aclaró que hay un sentimiento de urgencia sobre el aprovechamiento de los biocombustibles para ayudar a reducir el calentamiento global. "En los últimos 40 años, la sustitución de gasolina con etanol permitió a Brasil el ahorro de 3.000 billones de barriles de gasolina, lo que permitió tener reservas de 12.500 millones de barriles de petróleo condensado. La importancia es que se acomodó la economía y la reserva del Tesoro Nacional llegó a 388.000 millones de dólares por el reemplazo de la gasolina por el etanol".
"Actualmente en Brasil más del 90% de los vehículos tienen sistema flex (mezcla y sólo alcohol). La sustitución de gasolina llega al 45.7%.


Ahora se está avanzando a través del programa RenovaBio en una regulación nueva, muy moderna y eficiente, que promueve aumentos de eficiencia energética ambiental, biodigestiva, para pasar al 55% en 10 años.


Es el país más avanzado en esta mezcla".
Asimismo, dijo que en Paraguay hoy se mezcla 25% de alcohol con las naftas, pero no tiene distribución de etanol puro para la flota de vehículos flex.
"Argentina mezcla el 12%, pero tiene las condiciones para llevarlo al 20% sin problemas: tiene capacidad instalada y también potencial para llegar a 25%. Todo pasa por una decisión política. También tiene capacidad tanto de caña de azúcar como de maíz para cubrir esa demanda. Esto aumenta el valor agregado a la producción agrícola, que significa más renta y empleo; es una integración virtuosa".
Señaló que en el caso de Uruguay, se cortan las naftas con un 8% de etanol y que ese porcentaje podría elevarse. "Hoy el Mercosur podría tener, en el área automotor, una tecnología que sería exportable para el resto del mundo, con vehículos adaptados para funcionar con mayor porcentaje de etanol y también los que tienen sistema flex. Y es lo que el mundo está pidiendo en estos momentos, más que los eléctricos".


Para el doctor Nastari, "La expansión de los biocombustibles puede proporcionar una ruta sensata de diversificación para muchas economías azucareras". En tal sentido recordó que una veintena de países emitió hace poco un documento para que se logre limitar el calentamiento global a 2 grados Celsius hasta 2050.


Explicaron que es necesario que hasta 2030 la proporción de la bioenergía en la demanda global se duplique, y que se triplique para el transporte. "Esto significa pasar la producción de biocombustibles de 130.000 millones de litros a 500.000 millones hasta 2030, y a 1,12 trillones de litros para 2050". Para eso -dijo- hace falta crear políticas públicas eficientes que atiendan el objetivo de forma sostenible. Sostuvo que algunos países están más adelantados. Pero las fábricas en los EE.UU consideran que la mixtura debe llegar al 30%. Allí se mezcla sólo el 10% y quieren llegar al 15%.


Concluyó que el etanol es un tema muy importante para la cadena de la caña de azúcar, porque es el futuro. "En los últimos dos años, Brasil redujo la producción de azúcar y creció más en etanol. Esto se puede replicar en distintas parte del mundo".
El etanol es un componente de mezcla eficiente para el combustible ya que proporciona un alto índice de octanaje y permite sustituir componentes aromáticos que se consideran un riesgo para la salud y el medio ambiente.


El futuro de la movilidad dependerá cada vez más de motorizaciones más eficientes y, en lo posible, con emisiones de carbono reducidas. "Debido a que el etanol de biomasa tiene una huella de carbono muy limpia, las motorizaciones que usan etanol pueden proporcionar una solución accesible para permitir bajo consumo de energía por km, como bajas emisiones de GEI (Gases Efecto Invernadero), en gramos de Dióxido de carbono por kilómetro".
Aseguró además que la producción de biocombustibles es replicable y puede proporcionar una respuesta rápida para la implementación de estrategias destinadas a contribuir para limitar el impacto del calentamiento global.


El gobernador Juan Manzur que abrió el encuentro, ponderó la importancia de la actividad sucro-alcoholera en Tucumán y la región, recordando que la provincia tiene una larga historia vinculada a la caña de azúcar ya que fue la primera industria pesada en la Argentina y en América Latina.
"La caña de azúcar ya no es sólo azúcar, es combustible y es energía y esos son los grandes desafíos que tenemos en el futuro inmediato: generar energía y cuidar el medioambiente. Este encuentro marca un punto de inflexión, marca un antes y un después ya que la industria azucarera vive hoy un relanzamiento con un futuro muy promisorio. Los países que se desarrollan, crecen y generan oportunidades son los países que tiene energía, y que combinan la ciencia y la tecnología con los sectores productivos que generan industrias.


Tucumán tiene todas las condiciones para este despegue para lograr un futuro mejor".
A su turno, el Ministro de Desarrollo Producción de Tucumán, Juan Luis Fernández se refirió a la importancia de trabajar con las energías renovables a partir de la caña de azúcar.
"Creo que claramente la biomosa bajo sus distintas forma, es el futuro, tanto el bioetanol como el biodiesel de los aceites de soja y maíz, son el futuro en reemplazo de los combustibles fósiles. El abuso del uso del petróleo trajo todos estos problemas que algunos pretenden ignorar, como el cambio climático y la emisión de gases de efecto invernadero. Creemos que la alternativa que tiene la humanidad es pasarse a las energías renovables".
Asimismo, puso en valor a la energía por biomosa sobre la eólica y la fotovoltaica que son las que el Gobierno Nacional trata de apuntalar. "La energía eólica y la fotovoltaica están presente cuando hay sol o cuando hay viento, y cuando no hay sol y viento no las tenemos. Si bien esas energías son más baratas que la de biomasa, son energías puntuales, pero nosotros necesitamos energía las 24 horas y eso sólo lo puede dar la biomasa".


Para el presidente del comité organizador, ingeniero Jorge Scandaliaris, el encuentro mostró el camino para el crecimiento de la caña de azúcar como biomasa para avanzar con las producciones energéticas. "La Argentina tiene el gran desafío de generar acciones futuras para desarrollar la caña para producir energía para el país y exportarla. Es un desafío para el largo plazo".
"Hoy la caña de azúcar no es sólo azúcar; es mucho más que eso, y es fundamentalmente energía", subrayó.
Jorge Rocchia Ferro, titular de Los Balcanes SA, reconoció que "la salida del sector azucarero pasa exactamente por el tema bioenergético, llámese biocombustible o cogeneración y todos los 90 productos que salen del alcohol". Y agregó: "No es que el azúcar no sea viable, es una fuente laboral muy importante que tenemos que aggiornar para que no sea solamente azúcar, sino que sea alcohol y energía. En Tucumán hay 10 destilerías que están haciendo biocombustibles, hay una que está entregando energía eléctrica, y dos más que van a hacerlo. Vemos el futuro con esperanza, más allá de que en este instante estamos con algunos inconvenientes".


En la actualidad, Tucumán es el principal productor de azúcar del país y la primera provincia en cogenerar energía a partir del bagazo de la caña. El complejo industrial está integrado por 15 ingenios y 11 destilerías de alcohol. En 2018, la producción de azúcar fue de 1.356.377 toneladas y más de 250 millones de litros de alcohol. En tanto, la superficie cañera alcanzó las 273.460 hectáreas. En el sector productivo, además, intervienen 5.300 productores. Por otro lado, la industria azucarera genera más de 40.000 puestos de trabajo directos, mientras que el sector de bioetanol, aporta otros 200 puestos.

Revista PRODUCCION: el etanol es el futuro para la cadena azucarera del NOA
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 28 y 29 de la edición en papel de la revista de Septiembre (2019) / Octubre 2019.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2019 Revista Producción. Repblica Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman