Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Nov/Dic 2012


Biocombustibles

Etanol de maíz

Expertos destacaron las ventajas de producir etanol en base a maiz en la
Argentina y desmitificaron la dicotomía alimentos o energía.


“Hay una gran oportunidad para el crecimiento del área de maíz y la producción de etanol en la Argentina” fue la conclusión del Seminario de Etanol que organizó Monsanto y que se realizó en Octubre en la ciudad de Buenos Aires. El mismo contó con la participación de expertos vinculados a la producción de maíz y etanol de la Argentina y de Estados Unidos, quienes coincidieron en la importancia de esclarecer las diferencias entre los cultivos dedicadas a la producción de energía de aquellos dedicados a la alimentación, como así también la oportunidad que el cultivo de maíz tiene en nuestro país. Sólo un 5% de laproducción mundial de maíz se destina a biocombustibles y por la producción de DDGS (que vuelven al sistema alimentario). “La Argentina es uno de los países más eficientes en la producción de alimentos y dado que la demanda mundial de alimentos seguirá creciendo, es fundamental que el país siga manteniendo su rol preponderante en el abastecimiento mundial”, destacó Bernardo Calvo, presidente de Monsanto; quien consideró que “la sustentabilidad debe ser una prioridad en el sistema productivo para poder alimentar a la humanidad en los próximos años y que esto está en línea con el compromiso de Monsanto de rendimiento sustentable”. Monsanto se comprometió en ayudar al productor a duplicar los rindes usando un tercio menos de insumos, mejorando la calidad de vida de los productores y sus comunidades.
“En la Argentina, la sustentabilidad empieza con la rotación de los campos”, dijo Calvo, quien propuso “ser capaces de revertir la desmesurada relación que hay entre la soja y el maíz en el campo argentino, para evitar una catástrofe mayor en el mediano y largo plazo desde el punto de vista económico, ambiental y social”. Por su parte, Pablo Ogallar, director de Marketing y Estrategia de Monsanto, aseguró que "el etanol de maíz ofrece una gran oportunidad para la integración entre la generación de energías y la producción de alimentos en nuestro país". La Argentina ocupa el 2do lugar en el comercio mundial, y representa un 20% del mismo.
Ante la pregunta “¿Porque etanol?”, Ogallar analizó que la principal razón es que “la Argentina exporta maíz e importa combustibles; es decir que contar con una matriz energética más diversificada, que permita reducir la dependencia en combustibles fósiles es estratégico para nuestro país. Pero además la Argentina cuenta con condiciones ecológicas privilegiadas, que nos permitirán acceder a un producto que, como el etanol, genera un mayor agregado de valor a la producción no sólo en lo ambiental y sustentable, y en lo económico; sino que contribuirá además a un mejor desarrollo "local", favoreciendo el federalismo del sistema productivo agrícola argentino”.
Los beneficios del etanol para la Argentina permitirán mejorar la rotación y la sustentabilidad por la diversificación de los riesgos de producción, la interrupción de los ciclos de malezas e insectos, la inhibición al efecto patógenos y la mejora en la estructura del suelo”.
Al referirse a las ventajas generadas por la producción de Granos Secos Destilados (DDGS), Steve Markham de DDGS Trade, explicó que su producción creció de 14 millones de toneladas en el 2006 a casi 35 millones de toneladas estimadas para esta campaña, de las cuales se comercializan en el mercado internacional unas 8 millones de toneladas siendo Mejico, China, Canada, Vietnam, Corea del Sur y Japón los principales destinos. Cabe señalar que los DDGS cotizan hoy a un mayor valor que el maíz, por su contenido energético y por tener 3 veces más proteína que el grano de maíz.
El seminario contó con la presencia del secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Lorenzo Basso. También participó el coordinador del Programa de Biocombustibles, Javier de Urquiza. Finalmente, Pablo Vaquero, vicepresidente de Monsanto, concluyó que “estamos construyendo un país para el largo plazo, para las futuras generaciones. Aumentar la producción de maíz, mejorar las rotaciones, desarrollar una industria de etanol, contribuirá a una Argentina más sustentable, en condiciones de aprovechar la gran oportunidad que el actual contexto internacional ofrece hoy a nuestro país”.


Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 45 de la edición en papel de la revista de Noviembre / Diciembre 2012.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman