Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Nov/Dic 2011


Caña de azúcar

Buscan expandir la frontera cañera hacia el NEA

Entrevista: Jorge Rocchia Ferro

Revista PRODUCCION: Buscan expandir la frontera cañera hacia el NEA
 

Empujados por el buen precio del azúcar -tanto en el mercado interno como en el externo-, por la creciente demanda mundial del producto, el auge de los biocombustibles y un mercado seguro para el etanol, como así también frente a la posibilidad de abastecer con energía a la red eléctrica pública mediante la cogeneración, industriales del sector se animan a imaginar un futuro alentador y de permanente crecimiento para la denominada "Madre Industria Azucarera".
Jorge Rocchia Ferro, presidente de la Compañía Azucarera Los Balcanes, junto a otros importantes referentes de la agroindustria, como Hugo Díaz, asesor de Gerencia de Negocios de Azúcares, Jarabes y Alcohol del Ingenio Ledesma de Jujuy, participaron de un encuentro donde se hizo principal hincapié en lo que vendrá para el sector.
En ese contexto, Rocchia Ferro no sólo destacó su convicción de que el futuro de Tucumán y de las demás provincias del Norte argentino está íntimamente ligado al crecimiento de la industria azucarera, sino también, el de las provincias del NEA.
El industrial aseguró que, a su entender, el futuro del azúcar tiene que tener el mismo desarrollo que tienen lo granos en la zona central del país.
"¿Cómo veo el futuro del azúcar en el Norte argentino?. Desde el punto de vista técnico, me parece que debe ser produciéndola en todo el norte como región NOA y NEA juntos, así como en el Sur -léase Pampa Húmeda- como región se diferencia del resto a través de la producción de granos con 100 millones de toneladas de producción por campaña, la región del norte se debe integrar con la caña, con el limón, con el turismo. Cuando yo hablo de producción de azúcar, hablo ahora de todo el norte. Entonces estamos frente a un desafío histórico para Tucumán y el Norte del país en lo que hace a caña de azúcar".
Aclaró que para que ésto se pueda llevar adelante "hay que entender y saber a dónde tenemos que mirar; ver qué hay que hacer para poder crecer, mirar para adentro y ver qué les hace falta a las demás regiones -Sur y Centro del país- Y les hace falta azúcar, alcohol y electricidad. Vemos que se está importando electricidad de países vecinos cuando nosotros podemos cogenerar energía y suplir ese faltante".
En ese sentido, comentó que en todos los ingenios azucareros de Brasil en estos momentos, su matriz energética está dentro del alcohol. "Estamos viajando muchísimo, permanentemente y vemos que ellos -los brasileños- tienen tres productos que trabajan anualmente en sus fábricas: azúcar, alcohol y cogeneración".
Para Rocchia Ferro, se debe producir un cambio radical dentro de la industria azucarera argentina para avanzar hacia ese futuro de permanente crecimiento que él visualiza.
El industrial entonces hizo un línea de tiempo imaginaria y la dividió en tres: de 2010 hacia atrás, marcó el pasado; de 2010 hasta 2014 un período de transición; y de 2014 para adelante, el futuro.
"En el pasado, se producía azúcar y lo que sobraba se exportaba si se podía. El alcohol era un producto primario con un precio muy bajo y absolutamente nadie lo tenía en cuenta. Los industriales entonces nos encerrábamos en los ingenios para producir azúcar a precios de quebranto muchas veces ya que no había mucha exportación o, en el peor de los casos, grupos económicos tomaban el azúcar barata de Tucumán y hacían buenas diferencias, y los tucumanos nos quedábamos con poco y nada de rentabilidad. Ese era el pasado".
Agregó que dentro de ese pasado, muchos industriales comenzaron a transformar a la actividad. "Empezamos a caminar esa transición que va hacia el 2014".
"Supongamos que estuviéramos en lo máximo de producción que nos dice la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) según área de producción y capacidad de molienda. O sea, hacemos 2,5 millones de toneladas de azúcar, con un consumo interno de 1,7 millones de toneladas, exportaciones de 800 mil toneladas, de las cuales 300 mil se van a buenos precios, y otras 300 mil se destinan a alcohol, quedando 200 mil en manos del sector como excedente que podrían volcarse para bioetanol haciendo las inversiones necesarias. Así, podríamos producir 520 mil metros cúbicos de biocombustibles: 220 mil de melaza y 300 mil de alcohol y contar con una oferta de bioetanol de 400 mil metros cúbicos anuales.
Rocchia Ferro sostuvo que el sector azucarero nacional hoy cuenta con un mercado interno con buenos valores, que el excedente de azúcar lo está volcando al bioetanol y a la exportación de crudo. En ese sentido, explicó el camino que tiene que hacer el norte para crecer en la actividad. "Nosotros tenemos mucha experiencia en el ingenio La Florida. En 2010, con la crisis que hubo en Tucumán durante muchos años, las empresas metalmecánicas cayeron mucho, tuvieron dificultades para atender las demandas de los ingenios en materia de reparación. Tenemos que decir que la metalmecánica cayó mucho, hay pocos talleres".
E insitió: "Estamos en una transición camino a 2014, en la nueva carrera, vamos hacia el futuro. A mí, particularmente, el azúcar para mercado interno con valores normales de venta, con buena exportación para atender la Cuota Americana y el mercado libre, más el bioetanol, generan un desafío de integración con todo el norte para que no haya más excedentes y no tengamos que lidiar con bajo precios".
Recalcó que el sector necesita de nuevos actores. "Tenemos la tecnología que nos brinda la Estación Experimental, hay un 40% más de producción, tenemos nuevas variedades de caña, materia prima más resistente a herbicidas, a enfermedades, y con la posibilidad latente de poder hacer caña transgénica en breve; tenemos el biocombustible, tenemos tecnología, para hacer por cinta o por manga. Y digo que las nuevas variedades de caña nos van ha llevar indefectiblemente a la necesidad de ampliar la frontera productiva".
Por eso, recalcó que Tucumán viene ampliando el área cañera en los últimos años, pasando de 209 mil hectáreas en 2010 a unas 260 mil hectáreas en la actualidad. "Claro, ésto no podría ser así sin el apoyo científico y técnico que aporta la Estación Experimental al sector sacando año a año nuevas variedades y nuevas técnicas. Ahora contamos con nuevos cultivos que se expanden sobre áreas que hasta hace poco eran ocupadas por la soja, ya que hoy cuenta con mejores precios, al punto de que junto con el alcohol duplica el valor de la soja".
"El desafío que nos propusimos es crecer en un área agro-climática más complicada. El norte argentino no tiene que terminar en Tucumán, Salta y Jujuy; la capacidad de molienda en 2014 seguramente va a ser mayor, y si se van a producir hasta 4 millones de toneladas de azúcar, entonces habrá que buscar nuevos trapiches, más tecnología, para tener así nuevas bocas de molienda. No hay que tener miedo al futuro, a crecer, todo se puede si trabajamos en conjunto".
El industrial también expresó que Argentina tiene que tener asegurada la producción de 1.000 millones de litros de alcohol, por eso ya se habló con los funcionarios del Ministerio de Planeamiento y del Ministerio de Agricultura de la Nación, quienes accedieron a comprar todo el bioetanol que produzca el sector. "Hay que ver que el precio de 2.000 dólares es muy bueno y para las petroleras el bioetanol es una necesidad, ya sea que provenga de caña o de maíz".
"El sector azucarero argentino puede hacer 1.000 millones de litros de biocombustibles. Es una cantidad que nosotros podemos entregar, no tenemos ningún inconveniente y las petroleras nos están empujando a ello".
"Tucumán debe procurar un mínimo de 100 mil hectáreas más de caña (para lograr algo así como 700 mil toneladas de azúcar más), que con 1.780.000 que hoy se elabora se puede ir a 2,5 millones de toneladas. Y si a eso le sumamos 1.000.000 que produce el Norte se va todo a 3,5 millones de toneladas".
Asimismo, indicó que hay un plan de inversiones nacional denominado "Plan Nacional Energético", el cual fue anunciado por Julio de Vido y que incluye a Formosa, Chaco y Santa Fe. En esas tres provincias se procura incorporar 1,5 millón de hectáreas de caña de azúcar y nuevos ingenios pensando en la cogeneración de energía y en hacer alcohol. En tal sentido, agregó que ya en Formosa se comenzó a explotar caña en 50 hectáreas bajo riego. "Todos sabemos que el azúcar es la salida que tiene el Norte argentino. Solo faltan buscar los lugares para poner más caña. Argentina tiene una capacidad de 37 millones de hectáreas para plantar caña, lo que pasa es que nosotros no estamos cerrando en las hectáreas que puedan hacerse en Tucumán, y no vemos que también puede hacer en Chaco, Santiago del Estero o en Formosa donde hay cientos de hectáreas potenciales".
"Tenemos que cambiar nuestra matriz energética, no tenemos que depender de otros países. Tenemos que procurar generar nosotros mismos energía a través del bagazo. Hay que ver que el mismo problema que la industria nacional sufre con la energía eléctrica también pasa con el gas, por eso los ingenios azucareros no solo vamos a cogenerar sino que también estamos capacitados para autoabastecernos de energía".
Finalmente, Rocchia Ferro se dirigió especialmente a sus colegas industriales a quienes les dijo que no deben tener miedo y los invitó a avanzar sobre bases sólidas con los biocombustibles y la cogeneración de energía. "El sector azucarero ya hizo muchas inversiones en tal sentido y por eso no hay dudas de que están capacitados para ser el motor de crecimiento de la región".
"Tenemos que buscar la integración de todos y pensar como región. Ledesma no es el norte, Tabacal no es el norte, todos somos el norte y no hay que olvidar que la industria azucarera es la única actividad que puede dar mano de obra, reactivar rublos enteros y volcar la riqueza en la zona con la virtud de una distribución horizontal. Actualmente la industria azucarera de Tucumán maneja unos 6.000 millones de pesos pero pueden ser muchos más si trabajamos integrados como región y sumamos nuevas hectáreas a la producción. Hay que producir 5 millones de toneladas de azúcar y 1.000 millones de litros de alcohol o más. Hay que aprovechar toda la competitividad y el avance tecnológico como así también comenzar a trabajar con los trasgénicos. Creo que el futuro de Tucumán es extraordinario, no hay que tener miedo y luchar para que esta agroindustria marque el rumbo en el Norte".

Revista PRODUCCION: Buscan expandir la frontera cañera hacia el NEA
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 32 y 33 de la edición en papel de la revista de Noviembre / Diciembre 2011.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman