Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Nov/Dic 2010


Ganadería

Los toros en el rodeo de cría

En la actividad ganadera de cría, el objetivo principal es producir un ternero por vaca por año. Para ello, para lograr las metas fijadas, las medidas de control sanitario junto con la planificación de la cadena forrajera, nos permitirán llegar al servicio con un buen estado corporal y sanitario de los vientres.

Ahora bien, un tema no menor, pero que a veces no se le presta la debida atención, es el manejo de los toros del rodeo. El estado y condición de éstos es de vital importancia, porque a los machos se les exigirá un máximo esfuerzo en un breve periodo de tiempo, durante el cual deberán preñar al mayor número de hembras posible.
Por lo tanto, los toros deben comportarse como atletas sexuales, ya que les estaremos demandando una serie de características a su función: buena conformación, que sea fuerte, sin limitaciones físicas, libre de enfermedades reproductivas, que sea fértil y de buena capacidad de servicio, para obtener excelentes porcentajes de preñez.
Pero la condición de atleta sexual deberá ser confirmada todos los años, para estar seguros de su fertilidad y de su capacidad copulatoria. Para lo cual deberán estar sometidos a un estricto calendario sanitario y se les practicarán todas aquellas pruebas de laboratorio que garanticen su condición reproductiva.
A los efectos, un productor eficiente deberá considerar a todas estas prácticas como una inversión y no como un gasto; a saber: Previo al servicio los toros deberán pasar por una evaluación subjetiva, donde el productor elegirá las características fenotípicas buscadas en cuanto a conformación, estructura y desarrollo; buscando un animal armónico, de buena musculatura. Las que necesariamente tendrán que complementarse con una estricta revisación profesional que contemple:
Examen físico
Ojos
:
La vista es fundamental para el toro en la detección del celo. Evitar en la raza Hereford los ojos saltones, por la predisposición al cáncer de ojo. Tratar de incorporar animales con anteojeras, lo que hace que presente menos irritación por el sol.
Dientes - Edad:
La cronología dentaria debe guardar relación con la edad, teniendo en cuenta que en las razas británicas un toro:
-A los 2 años debería tener 2 dientes o dientes de leche
-A los 2 años y medio 4 dientes
-A los 3 años aproximadamente, 6 dientes
Boca llena, el animal es candidato a ser reemplazado en el próximo año, dependiendo del desgaste dentario.
Aplomos - Aparato locomotor:
Una buena conformación del aparato locomotor es esencial para el correcto desenvolvimiento reproductivo de un macho. Especialmente el tren posterior, ya que durante el servicio todo su peso recaerá sobre sus garrones.
También es importante vigilar que tengan un buen desgaste de las pezuñas en forma natural, así como su desenvoltura al caminar y dar servicio, ya que pueden observarse a veces, indicios de dolores lumbares que condicionarán su desempeño.
Revisación clínica de los órganos genitales
Externos: testículos, pene y prepucio:
La medición de la circunferencia escrotal y tono testicular nos va dar una estimación muy aproximada de la cantidad y calidad del semen, sin necesidad de recurrir al análisis del mismo.
Un toro debe tener 30 cm de circunferencia escrotal como mínimo a los 20 meses de edad, para ser considerado apto para la reproducción.
En las razas cebuinas los testículos son alargados, por lo que se debe considerar una circunferencia de 28 cm a los 2 años.
Por palpación, verificar tamaño, simetría, tono, de los testículos y cola de los epidídimos, para descartar todas aquellas anomalías que puedan afectar la fertilidad de los toros.
Internos:
Corroborar por tacto rectal el tamaño y simetría de las vesículas seminales, para descartar aquellos toros con afecciones.
Examen sanitario
Al entrar al servicio, debemos controlar la sanidad de los toros, para no correr el riesgo de infectar a un rodeo sano. Si un toro que entra al servicio es portador de alguna enfermedad venérea, nos traerá como consecuencia bajos índices de preñez.
Trichomonas: 3 raspajes sucesivos negativos
Campylobacteriosis: 3 raspajes sucesivos negativos
En los rodeos con muy buenos índices de preñez no deberían aparecer animales positivos, por lo tanto con dos muestreos negativos de todos los toros, es suficiente para echarlos a servicio.
Es conveniente dejar un espacio mínimo de 10 días entre los muestreos.
Con respecto a la campylobacteriosis, el criterio del doble muestreo es el mismo, pero no siempre se eliminan los toros positivos ya que pueden ser tratados con antibióticos.
También en algunas oportunidades se puede aplicar la vacunación, tanto en los toros como en las vacas o vaquillonas.
Brucelosis: análisis negativo
Tuberculosis: Análisis negativo
Prueba de capacidad de servicio
Es una prueba mediante la cual podemos evaluar a los toros, para establecer su libido o agresividad sexual y su habilidad de servicio. Adoptándola, lograremos predecir el número de servicios que un toro es capaz de realizar durante 21 días de trabajo, durante el servicio, con más de un 90% de exactitud.
Nos permite además, descubrir patologías de pene no detectables en el examen clínico, como la desviación en espiral del pene, adherencias, desviaciones ventrales, pérdida del glande, persistencia del frenillo, entre otras.
Como prevención, nunca realizar la prueba de capacidad de servicio a aquellos toros que dieron resultados negativos a los raspajes prepuciales o que provengan de rodeos positivos, por el riesgo que ello implica.
Esta prueba se realizaba durante 10 minutos en toros vírgenes y en menos tiempo en toros adultos y se evalúa la cantidad de saltos que puede realizar un macho en ese lapso de tiempo. A mayor cantidad de saltos mayor capacidad.
Si bien la Prueba dura 10 minutos, el resultado se expresa en 20 minutos mediante la aplicación de una fórmula (Cuadro Nº 1).
Los toros de Muy Alta y Alta capacidad de servicio son sumamente activos en la detección del celo y sirven a las vacas en celo 2 ó más veces durante el celo.
Esa mayor cantidad de servicios por vaca se traduce en un aumento del índice de concepción, que es el porcentaje de preñez en los primeros 21 días de servicio, o sea el porcentaje de preñez en el primer celo (Cuadro Nº 2).
Vacunas:
2 dosis (60 y 30 días antes del servicio)
Campylobacteriosis
Leptospirosis
IBR
DBV
Queratoconjuntivitis

Carbunclo:
Se vacuna todo el rodeo a partir de 3 meses de edad 1 vez por año. En campos problemas se realizan 2 dosis por año.
Aftosa:
Se vacuna todo el rodeo 2 veces por año
Manejo de los toros
Durante el periodo de descanso de los toros entre servicios, deben estar apartados, con un buen aporte forrajero, tanto en calidad como en cantidad, para volver a entrar en servicio en óptimo estado.
Sería recomendable contar con un verdeo, para prepararlos 45 días antes del servicio.
Es importante
- Planificar con antelación del examen físico y sanitario.
- Comprar los toros por lo menos 4 a 5 meses antes del servicio, para que se adapten al medio donde deberán trabajar.
- Utilizar machos de edades similares en cada rodeo.
- Es recomendable que los toros vírgenes trabajen en un mismo rodeo, sin mezclarlos con los adultos.
- La misma recomendación es válida para los toros viejos en su último servicio.
Porcentaje de toros
Normalmente varía entre el 3 y el 5 por ciento, pero dependerá de las características de cada establecimiento, de los potreros y de las categorías.
En campos muy grandes y sucios o con monte muy cerrado se llega a utilizar entre 8 y 10 por ciento.
Pero debemos considerar seriamente la posibilidad de usar toros de ALTA capacidad de servicio, para bajar el porcentaje de toros en los rodeos.
En campos limpios se puede trabajar utilizando entre el 1,5% al 2%, lográndose preñeces superiores al 90%.
En establecimientos con montes, quebrados, o con potreros de grandes extensiones, se pueden lograr altos índices de preñez usando no más del 4% de toros.
Edad
Con la edad, los toros irán deteriorándose, adquiriendo problemas locomotores y patologías genitales.
A esto se le sumarán los riesgos de adquirir y difundir enfermedades de transmisión sexual.
Se recomienda que los machos no superen más de 6 a 7 años o que no trabajen en el rodeo por más de 4 años. Esta aseveración no siempre debe ser tenida como válida, ya que el criterio para descartar a un toro deber estar avalado por una exhaustiva revisación clínica realizada por un profesional.
Recomendaciones durante el servicio
El personal encargado del rodeo deberá hacer trotar periódicamente a los toros para verificar si claudican. Constatar que no tengan lesiones de pene o prepucio.
Comprobar si trabajan, si no hay toros rinconeros o agresivos.
Si se logró una buena intensidad de saltos durante los primeros 21 días, a los 45 días de servicio se debe notar menor actividad sexual en los machos. Esto indica que la implementación de las tecnologías propuestas nos está llevando por un buen camino.
Recomendaciones para los productores
Prever con tiempo la organización del rodeo y las prácticas sanitarias.
La compra de toros de alta capacidad de servicio, aunque son más caros, no deja de ser una buena inversión.
Manejar siempre en forma eficiente la cadena forrajera, buscando lograr un alto número de vientres ciclando los primeros 21 días de servicio.
Prever que los potreros destinados a los toros entre servicios estén siempre bien empastados.
Observar a los toros en forma rutinaria durante el servicio.
Tener como norma llevar registros detallados del servicio, para evaluar los resultados de preñez al finalizar el mismo.
Recordar siempre que si una vaca falla, vamos a perder un ternero; pero si un toro falla, podemos llegar a perder entre 25 y hasta 50 terneros.

Revista PRODUCCION: Los toros en el rodeo de cría
 
Por: Méd. Vet. Luis Rhades, Responsable Técnico
lrhades@concepcion.inta.gov.ar
Méd. Vet. Héctor Schreyer, Integrante Agencia de Extensión Rural INTA San Salvador
hschreyer@concepcion.inta.gov.ar
Ing. Agr. Héctor Rodríguez, Integrante Agencia de Extensión Rural INTA San Salvador
hrodriguez@conceocion.inta.gov.ar
INTA AER San Salvador
Av. Colón 25, (3218) San Salvador, Entre Ríos
Tel.: 0345-4910608, Cel.: 03442-15513807
aersansalvador@concepcion.inta.gov.ar

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 54, 55 y 56 de la edición en papel de la revista de Noviembre / Diciembre 2010.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman