Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Ganadería
Regresar al Sumario Noviembre / Diciembre 2008

Importancia de la calidad del agua para bebida animal

Revista PRODUCCION: Importancia de la calidad del agua para bebida animal
 

Conocer la calidad del agua, es fundamental en la toma de decisiones y manejo de rodeos. Muchos componentes pueden definir la calidad del agua, pero el balance entre sales beneficiosas y perjudiciales, además del contenido total de sales indica la posibilidad de uso. Por ejemplo aguas de bebida con salinidad media a alta (4-6 g/litro de sales totales) pueden ser muy buenas para rodeos de cría bovina de carne que pastorean en invierno forrajes diferidos de baja calidad, sin embargo, esta concentración puede ser excesiva en verano consumiendo forrajes frescos y de buena calidad. Estos mismos niveles son excesivos para cualquier momento en invernada y tambo. Muchas veces son consideradas muy buenas aguas, las que poseen muy baja salinidad, menos de 1 g/litro de sales totales, sin embargo son absolutamente deficientes en los aportes de sales que los animales requieren y se hace necesaria la suplementación complementaria con mezclas minerales.


Sales Totales (ST)


Es la suma de todos los compuestos solubles del agua. Aguas con menos de 1,5 g/l de ST "poco engordadoras", demandan suplementación mineral tanto en sistemas de cría, invernada o tambo. Aquellas que poseen entre 2 y 4 g/l de ST "engordadoras", generalmente no requieren suplementación (salvo que haya excesos de sulfatos). Cuando estos valores superan 4 g/l pueden provocar restricción en el consumo voluntario de agua, los animales se adaptan aunque, la producción puede verse disminuida. Cuando los niveles exceden los 7 g/l la restricción es seria y hace desaconsejable su uso. Las sales más comunes son sulfatos, cloruros, carbonatos y bicarbonatos.


Sulfatos (SO4=)


Son las sales que afectan mayormente la calidad del agua. Generalmente se encuentra como sulfato de magnesio (Mg), o de sodio (Na). Los sulfatos otorgan al agua propiedades purgantes y también el característico sabor amargo. Con niveles relativamente bajos, aproximadamente 0,5 g/l de agua, se producen interferencias con la absorción de cobre (Cu) y tal vez también con el calcio (Ca), (Mg) y fósforo (P). Para animales adaptados, el valor máximo tolerable de sulfatos es de 4 g/l. El sulfato de sodio hasta 1 g/l favorece la digestión de celulosa y genera un mayor consumo de alimentos.


Cloruros (Cl-)


Los cloruros presentes en al agua de bebida son generalmente de Na, Mg, Ca y potasio (K). Es poco frecuente encontrar niveles por encima de 2 ó 3 g/l. El cloruro de Na (ClNa) es una sal beneficiosa, le da al agua sabor salado y se definen como "engordadoras" cuando se encuentran en niveles de aproximadamente 2 g/l, siempre y cuando los sulfatos no estén en exceso. Los cloruros de Ca y de Mg le dan gusto amargo y pueden provocar diarrea.


Carbonatos y bicarbonatos (CO3=)


No se conocen efectos negativos para la producción animal, pero su combinación con el Ca y Mg definen la dureza del agua.

Informes:
Ing. Agr. Sebastián Orionte,
INTA Hilario Ascasubi,
sorionte@correo.inta.gov.ar

Esta nota fue publicada en la página Nº 64 de la edición en papel de la revista de Noviembre / Diciembre 2008.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman