Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Capacitación
Regresar al Sumario Noviembre / Diciembre 2007

selección de la correcta marcha del tractor

Cada implemento en su tarea requiere de una velocidad adecuada para lograr una labor efectiva, para lo cual el operador debe saber combinar apropiadamente el estacionamiento de marchas y la potencia del tractor.

Elegir la marcha correcta
Para una labor agrícola es importante definir los aspectos operativos, y uno de ellos es la velocidad de avance correcta del tractor, para esas condiciones de suelo e implemento. Es conocido que cada labor agrícola tiene un rango de velocidades óptimo dentro del cual se debe utilizar el tractor. También dentro de ese rango la velocidad puede variar dependiendo de las condiciones del suelo, del implemento, etc. La velocidad de operación influye en el consumo de combustible, en el nivel de patinamiento y en consecuencia en el grado de desgaste de las cubiertas, en la sobrecarga y durabilidad de la transmisión, desgaste prematuro del embrague y en la calidad de la labor, ya sea de preparación del suelo o de siembra.
Los tractores Massey Ferguson vienen provistos en su puesto de operación con una calcomanía que indica el escalonamiento de velocidades por cada combinación de palancas de cambios de las transmisiones, ya sea de comando central o lateral. Este gráfico orienta al operador respecto a la velocidad que desarrollará el tractor de acuerdo a la selección adoptada, teniendo en cuenta el régimen del motor, las condiciones del terreno y las regulaciones del implemento. La marcha correcta permitirá que el nivel de patinamiento se mantenga dentro del rango aceptable, de acuerdo a si se trata de un tractor simple o doble tracción. No olvidar que el tractor siempre debe presentar algo de patinamiento, ya que este desahogo protege a la transmisión.

Relaciones prácticas
El consumo de un motor está relacionado al régimen de giro y con la carga que se le imponga. En esta relación es fundamental respetar la combinación adecuada de tractor + implemento.
Equipos de gran tamaño sobrecargarán al tractor y ciertamente no se podrán realizar los trabajos a la velocidad deseada. Por el contrario, equipos de menor tamaño exigirán poco al tractor, pero al contar éste con adecuada potencia presentará un nivel de consumo acorde, sin poder transformarse esa energía disponible en trabajo útil, desperdiciando potencia y combustible. Actuando sobre el régimen del motor y seleccionanda correctamente la marcha ideal para la labor que se quiere realizar, se puede lograr que el motor funcione en el punto óptimo de transformación del combustible.


 



Tipos de trabajos
•A- Los trabajos a bajas velocidades no demandan altos esfuerzos pero sí muy baja velocidad de avance, como sería el caso de trasplantadoras, que oscilan entre 0,2 a 4 km/h.
•B- Los trabajos normales abarcan las tareas de mayor demanda de esfuerzo como la roturación, siembra, cosecha, henificación. Las velocidades normales de estos trabajos oscilan entre 4 y 12 km/h. Aquí es importante contar con varias opciones de selección de marchas en el peine de velocidades.
•C- En los trabajos de transporte, la velocidad máxima desarrollada estará condicionada por la estabilidad de la máquina y la seguridad del operador.


 



Cambio alto y bajo régimen
Cuando se trabaja en labores que demandan menos del 65% de la potencia disponible en la barra de tiro, es aconsejable trabajar en un cambio alto y a menor régimen del motor, siempre que el motor no trabaje sobrecargado. Las labores con un cambio alto y a bajo régimen permiten grandes ahorros de combustible. Para determinar si el cambio elegido es el correcto, es decir que no se está exigiendo de más al motor, se puede realizar una prueba de reacción del motor. La misma consiste en acelerar y esperar una inmediata reacción del motor a esa aceleración. Si el motor no responde rápidamente a esa aceleración se deberá bajar una marcha y volver a repetir el procedimiento hasta lograr la marcha de avance correcta. Armonizar correctamente el equipo de trabajo y su velocidad son factores muy importantes para evitar consecuencias negativas inmediatas, especialmente la sobrecarga, que exigirá al motor y al embrague a trabajar al límite de su capacidad, provocando alta temperatura y un excesivo humeado del motor y también de su bolsillo.

Recomendaciones
• Cuando el tractor está trabajando con el implemento clavado en profundidad, NO es recomendable modificar la marcha en movimiento, aún en cajas sincronizadas (una situación diferente son las transmisiones que presentan cambios bajo carga), ya que al pisar el embrague el tractor frena de golpe, soportando los engranajes de la caja toda la carga instantánea del frenado.
• Si se necesita cambiar de marcha de avance en el medio de la tirada, se debería levantar el implemento, retroceder sobre lo avanzado marcha atrás, modificar la marcha y volver a avanzar despacio mientras se va clavando el implemento.

Por Ing. Francisco Ammatuna
Fuente: Massey Hoy, Año 5, Nº 13



Esta nota fue publicada en la página Nº 68 de la edición en papel de la revista de Noviembre / Diciembre 2007.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman