Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Nov (2021)/Dic 2021


Agricultura

El futuro de la campaña de verano pasa por el clima y el devenir político del país

Entrevista: Roberto Palomo

El retraso que muestran las lluvias importantes en la zona productiva agrícola de Tucumán genera preocupación al sector, en particular porque podrían retrasarse tareas en los campos. A pesar de este panorama incierto, mantienen el optimismo respecto de que el agua llegará desde las nubes y la actividad se potenciará favorablemente, como suele suceder en prácticamente todos los ciclos productivos.
Revista PRODUCCIÓN dialogó con el productor y dirigente rural Roberto Palomo, quien analizó el presente complejo, donde se suman el clima y el contexto económico y describió cuáles son los problemas que afectan al sector.


Revista PRODUCCION: El futuro de la campaña de verano pasa por el clima y el devenir político del país
 
Revista PRODUCCION: El futuro de la campaña de verano pasa por el clima y el devenir político del país
 
Revista PRODUCCION: El futuro de la campaña de verano pasa por el clima y el devenir político del país
 

¿Cómo se presentan, hasta ahora, las perspectivas de la campaña de verano de granos?
Como siempre estarán ligadas al comportamiento que tenga el clima. La verdad es que los pronósticos no son buenos, ya que estiman que será un “Año Niña”, conjugado con un fenómeno del “bipolo del Océano Índico”, en donde también hay una corriente que se enfría y sería como una “Niña Índica”, según comentarios que escuché de un especialista en climatología. También tengo referencias de un pronosticador local que está diciendo que este año será muy parecido al 2009, y que también sería parecido al comportamiento de 2018, que son años donde la “zona núcleo” sufrirá mucho el impacto de la “Niña”. Y para nosotros, los “años Niña” a veces resultan neutrales o un poco por debajo de lo que es normal para nosotros, ya que la mayoría de las veces son buenos para nuestro sector. Tal vez en nuestra zona podamos llegar a “zafar” de estos problemas. Somos optimistas.
¿Qué es La Niña?
El fenómeno de La Niña es la fase "fría" del fenómeno de “El Niño”. El Niño, con un nombre oficial de La Oscilación Sureña de El Niño (ENSO por sus siglas en inglés) se forma sobre el Pacífico tropical. Cuando El Niño está presente, las temperaturas de la superficie del agua suelen estar por encima del promedio en esa zona y los vientos alisios provenientes del oeste, desde Asia hasta Sur América)
¿Los impactos y cómo alterará al clima?
En Sur América, La Niña trae un gran contraste entre el norte y sur. Para Colombia, Venezuela y norte de Brasil, las lluvias suelen ser abundantes. Mientras que, para Ecuador, Argentina, Perú, Bolivia sur de Brasil y Chile condiciones más secas de lo habitual suelen regir)
¿El costo de los insumos está por las nubes?
Los insumos han subido muy mucho: esto sucede sobre todo en los fertilizantes, con valores en dólares.
El faltante de insumos, cubiertas y repuestos en general, sobre todo los productos y elementos que son importados y por la escasez que se está empezando a sentir de dólares, está perjudicando mucho. Se están arreglando ruedas viejas, se están recapando otras, etc. Y es que estamos volviendo a utilizar cubiertas que teníamos descartadas, porque el faltante es muy fuerte, además de que las que se consiguen son a precios insólitos. Hoy, por la cubierta de una cosechadora tranquilamente piden entre $ 1 millón y $ 1,5 millón por cada una.
El determinante factor climático
Así que, en conclusión, lo que se viene dependerá mucho sobre todo del comportamiento del clima. Y el factor político también juega un papel importante. Por eso, creo que habrá que ver qué sucede después de la casi segura derrota que sufrirá el oficialismo: si el Gobierno se radicaliza, como pronostican quienes sostienen que este sería el resultado electoral, y pueda salir con medidas más fuertes, apostando a un aumento de retenciones a través del Congreso Nacional. Porque ya no tienen margen para subirlas por decreto, salvo el trigo y el maíz donde les quedan 3 puntos, pero con eso no hacen nada, “es un vuelto como se dice”.
¿Qué sensaciones tiene respecto del marco político nacional?
Creo que intentarán insertar un proyecto de ley para las retenciones o algo parecido, como sucedió en 2008 cuando Martín Lousteau era el ministro. Ojalá que no sea así. Pero bueno, debemos estar preparados para todo.
¿La economía es una bomba?
Pero creo que también hay muchas bombas que pueden llegar a explotar. Seguramente habrá una devaluación, porque al valor actual del dólar no lo pueden seguir aguantando más; además de que hay un atraso enorme en las tarifas. Y, por otro lado, están las Leliq (Letras de Liquidez), que suman alrededor de $ 60.000 billones, donde los intereses que están pagando por estos títulos exceden a todo lo que es el déficit fiscal que tiene el Estado, según explicaba un economista. Así que el contexto es muy difícil.
Las Leliq son títulos emitidos por el Banco Central de la República Argentina-BCRA. Están nominados en pesos, tienen un plazo de siete días y se licitan diariamente. Son instrumentos de control monetario: al emitir estas letras, el BCRA capta pesos que salen de circulación)
Inflación y tarifas es una ecuación muy compleja.
La columna de color verde del cuadro adjunto marca lo que es el Índice de Precios del Consumidor (IPC), que es lo que marca el valor la Inflación, supera a la columna de color naranja que es la que representa el rubro de las tarifas de luz y gas, etc, antes mencionadas, muestran un gran atraso frente al IPC. Eso marca que tienen un atraso importante que genera un fuerte déficit fiscal porque el Estado debe cubrir ese atraso entregando subsidios a esas empresas. Y bueno, esto no se va a poder sostener por mucho tiempo y va a suceder lo que sucedió como se muestra en el medio del gráfico en la presidencia de Macri, cuando éste le suelta la mano a las tarifas y estás repuntan a las nubes. Después viene el actual período de Alberto Fernández, donde nuevamente empiezan a retrasar los aumentos tarifarios, pero esto no se puede aguantar por mucho tiempo y llegará un momento en que el Estado no podrá aguantar ese déficit y deberán soltarlas.
¿Por dónde pasa el problema del aumento del precio de los alimentos? ¿Ustedes siguen siendo los primeros de la cadena alimenticia y los que menos participación y responsabilidad tienen en el valor final de venta de los productos?
La mayoría de las veces, las explicaciones en la economía no están dadas por una sola variable o un solo factor, sino que muchas veces se conjugan muchos factores. Si bien, como acá se dice, nosotros no somos formadores de precios, y en estos momentos en que las materias primas están en un buen momento de precios, nosotros no tomamos esos valores sino que somos tomadores de esos precios, que se dan en un mercado transparente, en especial en el mercado de granos en Chicago y los locales, que son los mercados más transparente que hay en el mundo porque se manejan por la oferta y la demanda.
A nivel mundial ocurre un fenómeno que es que hay inflación, en todos los países, por la emisión monetaria que tuvieron que hacer para afrontar los gastos de la pandemia en salud, que se agrega a la caída en la recaudación por la inactividad económica durante ese tiempo.
Nosotros no estamos ajenos a esa inflación, sumado a la inflación que nosotros ya veníamos arrastrando por la emisión monetaria que teníamos para cubrir nuestro déficit fiscal de antes de la pandemia.
Por otro lado, se está produciendo un rebote económico a nivel mundial que hace que haya un aumento en el consumo y demanda de bienes, y consideración de la baja producción que hubo durante el período de la pandemia, esto hace que esa mayor demanda no puede satisfacerse con los niveles de oferta, y eso también provoca que haya un aumento de precios a nivel mundial.
Acá, en la Argentina, tenemos que sumarle el problema del dólar, que provoca que haya pocos dólares para la importación y que haya una escasez de productos importados, y todo eso repercute en los costos de producción de todos los bienes, porque todos los bienes, en mayor o menor medida, dependen de la importación de otros bienes que se utilizan en su elaboración, ya sean bienes de consumo o de capital.
Por otro lado, en la Argentina tenemos otro problema por el cual no hay un parámetro para los precios. Intentar comprar una manguera para un compresor nos hace pasar por distintos lugares: desde uno que pide $ 170 por metro, hasta $ 190 y $ 240. Entonces, hay mucha disparidad, además de la picardía criolla de cobrar el valor que quieren.
Y por otro lado, esta coyuntura de las elecciones. Una vez que pase es muy probable que haya una devaluación, hace que también haya, por parte del comerciante, de una retención de stock, tratando de no vender, o vender lo mínimo, para cubrirse que vaya a haber un aumento de precios por esa probable devaluación que tengamos, porque si hoy venden un producto a un valor determinado no saben si ese valor les permitirá reponer el mismo producto. Entonces, muchos prefieren no vender sus productos y esperar que pasen las elecciones. Y ahí tenemos otro factor que lleva al aumento de los precios.
Estamos en un escenario muy complicado, donde todos estos factores hacen que los precios vayan al alza. Veremos qué pasa después de estos comicios nacionales. Seguramente también habrá una actualización de tarifas.
Todo esto se conjuga para que tengamos más aumentos de precios, en un panorama que tiende a complicarse.


Balance de la campaña de granos de invierno

La verdad es que ha sido muy parecida o quizás un poco peor a la anterior, con un invierno muy crudo y sin lluvias, como suelen ser nuestros inviernos. Solemos tener inviernos un poco más benignos.Y las heladas también han jugado un papel importante: por suerte no tuvimos heladas que nos arruinaran el poco garbanzo y trigo que había; y también, por suerte, no tuvimos lluvias durante la cosecha, así que eso nos ayudó un poco. En lo que se ha podido hacer, que son pocos lotes, obtuvimos pocos rendimientos, pero con buena calidad, por lo que el clima no arruinó nuestros sembrados en cuanto al impacto que tuvieron las lluvias y las heladas.


 

Por: Daniel Vaca



Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 16, 17, 18 y 19 de la edición en papel de la revista de Noviembre (2021) / Diciembre 2021.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2022 Revista Producción. Repblica Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman