Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

Nov (2019)/Ene 2020


Buenas prácticas agrícolas

bioseguridad B

(parte 4)

Hola mis estimadísimos. Como regalito de un fin de año próximo ya, les comento que, esta será la última nota sobre la B de Bioseguridad, pero a no alegrarse en demasía, que yo no desaparezco, es más, pretendo seguir a vuestro lado intentando, como siempre, "desesarlos" que por más que parezca tarea imposible, yo me tengo fe, igualito que Palito Ortega, ja ja!!. Vamos a lo nuestro entonces.

Tipo y Composición de los Contaminantes: Diferentes tipos de suciedades, necesitan diferentes tratamientos, donde el Tipo (inorgánica/orgánica) y la Composición, determinarán, el modo correcto de manejarlas y posibilitará la elección adecuada del químico, ya sea ácido, alcalino o neutro.
- Los ácidos, tienen un efecto adverso-corrosivo sobre la piel, ropa y metales, pero disuelven el Calcio y es por esta razón que se utilizan, siendo los más usados, los a base de ácido fosfórico.
- Los productos alcalinos, regularmente utilizados, son a base de la soda cáustica.
- Los hay a base de Cloro, considerados "sanitizantes", que pueden ser sensibles al mismo, como el caso del Aluminio, muy frecuente en las superficies de las Plantas de Faena y Proceso.
Es importante tener claro, qué tipo de suciedad es la que se busca eliminar, porque así se logrará todo el potencial de limpieza y se reducirá la pérdida de eficiencia. Tener en cuenta las cargas eléctricas (aniónicas/catiónicas) entre Desinfectante y Detergente, debido a que nunca deben mezclarse productos, que tengan cargas opuestas, ya que se neutraliza al Desinfectante, reduciendo o perdiendo, como consecuencia, su poder y actividad germicida.
La Limpieza: Se reconocen diferentes tipos de energías involucradas, en función del tiempo y cantidad = Energía mecánica (barrer, cepillar) - Energía térmica o calor/vapor (las grasas se disuelven debajo de 35°C) - Energía química/pH (ácido remueve al calcio y alcalino a m orgánica), donde la eficacia es una función de la concentración y el tiempo de contacto, el periodo necesario para que exista una acción química del producto. El objetivo es balancear estos factores, de la manera más económica, reduciendo el consumo de energía y evitando efectos secundarios perjudiciales, tales como:
- Las altas temperaturas no se recomiendan para las proteínas, ni para los plásticos (punto de fundición).
- La energía mecánica con demasiada fuerza, no es recomendable para equipo sensible o superficies pintadas.
- Las altas concentraciones son perjudiciales, para el hierro o uniones de cemento.
- Es esencial encontrar un equilibrio donde se minimicen los costos-riesgos y se maximicen los efectos.
- El único parámetro que tiene un costo directo, es el tiempo de contacto.
Desinfectante: Es un agente físico o químico, capaz de reducir a niveles mínimos e insignificantes el número de microorganismos que hay en una superficie. Productos, que sirven para limpiar casi todo, menos el alma y el corazón de los inservibles, qué se le va a hacer, ya aparecerá algo para eso, mientras, a seguir con el aprendizaje, vamos pues!!.
Características del Desinfectante ideal: De acción instantánea + con actividad, fungicida, viricida, bactericida y esporicida + No tóxico ni irritante en concentraciones de uso, sin efectos nocivos sobre el personal aplicador + No corrosivo + No inflamable + No producir manchas + No emitir olores + Ser estable + Fácil de eliminar + Actuar en las más diversas condiciones (acidez, temperatura, materia orgánica) + Económico + Componente fundamental, en un programa de B.
Los hay de diversas clases, siendo su objetivo en común, reducir las poblaciones microbianas al máximo, por actuar sobre los microorganismos en diversos blancos, que resultan en, la inhibición metabólica, la disrupción de la membrana y lisis de la célula.
A campo, los desinfectantes se mezclan con agua en mochilas/aspersores portátiles y son expuestos a condiciones ambientales extremas, antes de su aplicación y debido a ello, algunos pueden tener una vida útil limitada, después de su dilución inicial y es también posible, que algunos factores, como el calor, la luz solar, el tiempo y la materia orgánica reduzcan su eficacia.
Sistema de Desinfección: Lo más importante a la hora de escoger un Desinfectante, es que éste tenga espectro completo y que esté aprobado y probado como "bactericida, viricida, fungicida y esporicida".
Así será eficaz sobre los microorganismos que están siendo una amenaza o que podrían llegar a serlo, aparte de todo lo mencionado anteriormente. Múltiples factores deben considerarse cuando un Desinfectante es escogido, como presencia de materia orgánica, calidad del agua, corrosividad, toxicidad, método de aplicación, temperatura, tipo y porosidad de la superficie a ser tratada, tiempo de contacto, microorganismo infeccioso al que se quiere atacar, su susceptibilidad y dilución correcta.
Se debería contar (entre otras cosas) con información complementaria, para tenerlo en cuenta, al momento de decidir usarlo como:
1- Un respaldo, con las pruebas que tiene el producto y a las dosis que fue probado.
2- En la etiqueta debería mencionarse, la cantidad de materia orgánica, con la que las pruebas fueron hechas.
3- Indicar si el producto se puede disolver en agua, con valores altos de CaCO3 (aguas duras).
Tipos de Desinfectantes:
- Fenoles: Derivados del carbón/brea, de olor característico, se vuelven lechosos en el agua, son muy efectivos contra los agentes bacterianos y también contra hongos y muchos virus. Sus usos incluyen salas de incubación, saneamiento de equipos y alfombrillas para los pies. Dependiendo de la concentración, son esencialmente bactericidas, pero difíciles de disolver, no son esporicidas y la luz UV los degrada. Si el medio es o se torna alcalino, forman sales con un poder de desinfección muy reducido, por lo que tienen un mejor desempeño en un ambiente ácido. Por tener una baja biodegradabilidad, cuando se mezcla con Cloro, deja manchas.
- Amonios Cuaternarios: Sustitutos orgánicos, compuestos de amonio, comúnmente usados como bactericidas, tienen como debilidad, que a algunos microorganismos, como la Pseudomona spp, no logran matarla, en dosis bajas son bacteriostáticos (en los microorganismos, solo detienen el proceso de división celular). Cuando se usan solos, hay que corregir su dosis de aplicación, para aplicarlo como se debe, porque si se sub-dosifica, logrará sólo un control selectivo, lo que podría confundirse con una resistencia. Son efectivos para eliminar algas (en los paneles evaporativos y depósitos de agua). Generalmente inodoros, incoloros, no irritantes, desodorantes, tienen alguna acción detergente. Son buenos desinfectantes, sin embargo, algunos compuestos de éste, son inactivos en presencia de jabón o residuos del mismo, reduciendo su actividad antibacteriana ante la presencia de material orgánico, siendo más efectivos contra bacterias y poco, contra hongos y virus. Se usan ampliamente en salas de incubación comerciales. Cuando se los combina con Aldehídos (compuesto no carcinogénico) hay una sinergia importante, tornándose un poderoso, rápido y efectivo, bactericida, fungicida, viricida y esporicida.
- Aldehídos: Los más comúnmente usados son: el Formaldehido (de 1era generación) y el Glutaraldehído (de 2da generación) que se aplican, cada uno por separado y/o se combinan, también con Amonios Cuaternarios, lo que hace que sean productos de acción muy rápida y con mucha penetración entre la suciedad que pueda haber quedado, los hay ya de 4ta generación.
El Formaldehido, es el desinfectante por excelencia, muy usado para desinfectar en forma de gas, como fumigación, ya que así penetra, donde no llegan los otros. Se lo aplica también mezclado con Permanganato de Potasio, produciendo un vapor muy tóxico, también se usa con los Foggers. El Glutaraldehído no es un agente carcinogénico y se usa combinado con Amonios Cuaternarios, además del Paraformaldehido, donde se obtiene una sinergia muy poderosa, como ya se comentó, además de las ventajas de la seguridad del personal y de los animales, al recudir la irritabilidad.
- Peróxidos: El de Hidrógeno es muy activo contra bacterias, esporas bacteriológicas, virus y hongos a concentraciones bastantes bajas, caso del Oxigeno Naciente y el Agua Oxigenada, que puede usarse mezclando 30 cc en 100 litros de agua, para desinfectar líneas de agua de bebida.
- Yodóforos: Son una combinación de yodo elemental y una sustancia que lo hace soluble en el agua, son buenos desecantes y desinfectantes, pero no funcionan bien en la presencia de material orgánico, siendo efectivos contra bacterias, hongos, y muchos virus. Es el menos tóxico de los desinfectantes, pero pueden manchar la ropa y las superficies porosas.
- Cúpricos: Generalmente a base de Sulfato de Cobre, poderoso desecante y desincrustante, se utiliza en línea de agua de bebida, alternando con el Amonio Cuaternario, para control de Biofilm, en presencia de animales, a dosis bajas.
- Hipocloritos: Compuestos de Cloro, buenos desinfectantes sobre superficies limpias, pero que son rápidamente inactivados por la suciedad, siendo muy efectivos contra bacterias y muchos virus. Estos compuestos son más activos en agua caliente, que en agua fría y las soluciones de cloro y si bien pueden irritar la piel y son corrosivas para el metal, tampoco son eficaces, en agua y al aire libre pues se inactiva al poco tiempo y en agua de bebida, sirve en un corto rango de pH. Sólo tienen la ventaja aparente, de ser baratos, por lo que son masivamente utilizados (error grave). Es importante estar seguros, que al seleccionar un Desinfectante, éste cumpla con su labor "biocida" en un tiempo determinado (1 minuto), lo que sería óptimo, ya que asegura que no quede ningún microorganismo que genere resistencia. Lo ideal es alternarlos, para evitar acostumbramientos y evitar disminución de sus propiedades.
Un buen desinfectante a dosis variadas, debe servir, tanto para aplicarse en el ambiente, instalaciones, implementos, sobre los animales, en agua de bebida, etc. O sea que debe ser multifacético y polifuncional, sino no sirve… para una m…!!
Seguramente, alguno medio "bovina, pícaro y ligero", estará pensando burlonamente, menos mal que "el coso este", ya termina con esto de la Bionosecuanto, por que si hacemos todo lo que nos sugiere, no vamos a poder siquiera criar ni una simple lombriz!!. Y créanme nomás, por que es así la cosa, es más una lombriz, diría que es mucho.
Si no "la carpetean", así como tampoco lo hacen con el microbio, será mejor, que cuelguen los escarpines y se me lo dediquen a otra cosa, por que de seguro que van camino a fundirse y desaparecer, si ya no lo están.
Y saben porqué? Por que si no entienden ésto de la B de Básico y de la Bioseguridad, jamás estarán preparados y capacitados, para emprender algo productivo con éxito.
Así de sencillo, mis queridos, se los firmo y afirmo, con mucho aprecio y humildad, sin una pizca de jactancia, directo, sin intermediarios como siempre, bien en seco y sin vaselina… pa´que arda!!
Como es costumbre ya, les dejo mi cariñoso mensaje...pórtense bien… o traten al menos, de parecer buenitos!!!
Ahhhh, casi me olvido... Felices Fiestas!!!


 


 


 


Por Ing. Zootecnista. Eduardo F Montiel
M. P. Nacional Nº 11 - CPIA. Montiel.ef@gmail.com

Revista PRODUCCION: bioseguridad B
 
Ing. Zootecnista Eduardo F Montiel

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 40 y 41 de la edición en papel de la revista de Noviembre (2019) / Enero 2020.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2020 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman