Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

May/Jun 2015


Citrus

El desafío de la citricultura tucumana es aumentar la productividad de las quintas de limón

"El aumento de la productividad en las quintas de limón, garantizará la sustentabilidad y el crecimiento de la actividad citrícola".

Revista PRODUCCION: El desafío de la citricultura tucumana es aumentar la productividad de las quintas de limón
 

La productividad agrícola, entendida como la relación entre la producción y los factores o medios utilizados para producir, es factible de mejorar o aumentar aplicando adecuadamente, conocimientos, técnicas, tecnologías, insumos, oportunidad de labor o aplicación. Una quinta de limón, es un sistema complejo gobernado por infinidad de interacciones entre suelo, ambiente, plantas y la intervención del hombre. La plantación es un conjunto de árboles que se encuentran en un equilibrio dinámico con el ambiente que los soporta, de manera que cada vez que se realiza un cambio dentro de este ecosistema, el equilibrio tiende a restablecerse con un resultado distinto, el mismo, expresado en toneladas de fruta por unidad de superficie, está en función de un sinnúmero de combinaciones posibles entre los factores o medios que intervienen.
Está comprobado que una de las decisiones más importantes a la hora de definir una quinta de limón es la elección de la variedad y pie o portainjerto para un determinado suelo y ambiente, pero este, es solamente el comienzo de una larga carrera para el logro de una quinta productiva. De las decisiones que el productor tome día a día sobre el manejo de su quinta, dependerá el valor que tome la productividad y por ende la sustentabilidad de su sistema de producción.
Entre las decisiones más relevantes que el productor tiene a mano para dar un golpe de timón y hacer más productiva su quinta, está, el manejo racional del agua de suelo y eventualmente del riego. Durante los meses de otoño, los perfiles saturados de humedad pueden llegar a ser un dolor de cabeza para quienes están abocados a la cosecha del limón, pero no dejan de ser una bendición para los árboles que comienzan a transitar la etapa que va a definir la cosecha 2016, si bien es cierto la planta de limón, durante el invierno manifiesta cierto letargo, simultáneamente con la entrega de los frutos en la cosecha, hay procesos metabólicos que definen la próxima producción a través de la diferenciación y desarrollo de las yemas que van a fructificar al finalizar el invierno. Por ello, cada milímetro de agua conservado y utilizado por la planta, suma al propósito de mejorar la productividad. En condiciones de secano, donde el productor no dispone de sistemas de riego, la mejor manera de conservar esa humedad es utilizando métodos de control total de malezas en la banda o debajo de la copa de los árboles y control parcial o subdosis de herbicidas en la trocha o zona iluminada, práctica, esta última, que solo es recomendable realizarla una vez que paso el verano y las tormentas, de esta forma, el agua y los nutrientes que se encuentran almacenados en el suelo son aprovechados mayormente por la planta de limón y no por la maleza. En plantaciones jóvenes, la práctica del mulching, con el agregado de materia orgánica en la zona de influencia de las raíces, es muy recomendada para conservar la humedad, controlar malezas y mejorar todos los parámetros deseables del suelo como permeabilidad, capacidad de retención de agua, aireación y estructura. Si se dispone de sistemas de riego, además de controlar las malezas, hay que monitorear la humedad del suelo mediante sondas y realizar las reposiciones de manera de mantener un perfil con humedad adecuada durante el invierno, de manera que, llegado el momento de mayor demanda, una vez que las temperaturas asciendan y el crecimiento de los árboles se activa, el esfuerzo de la planta por obtener el recurso vital no signifique reducción en la producción. Por otro lado una planta que tiene agua fácilmente disponible durante el invierno soporta mejor el efecto de las heladas.
Otro elemento estratégico que suma a una mejor productividad de la quinta lo constituye la cosecha oportuna, que redunda en un mejor aprovechamiento de la fruta, liberando al árbol de su carga de fruta madura y disponiéndolo mejor para la futura producción, además, podrá dar lugar a una poda temprana en zonas con menor riesgo de heladas y la posibilidad de anticipar las podas de seco y podas de formación antes de la época de floración.
Se debe también, mantener la quinta con un adecuado plan de fertilización en función de las características de suelo, aguas, y acorde al tipo de variedad y pié y su curva de consumo, edad y producción potencial, todo debidamente monitoreado a través de análisis de estas variables y de los tejidos vegetales, de esta manera va a tener una nutrición balanceada que redundará en una mayor producción.
La fruta cuidada a través de las pulverizaciones a partir de la primavera mejorará la calidad de la fruta y sumará en el empaque ampliando sustancialmente la productividad lograda en el campo.
Encontraremos también resortes para aumentar nuestra productividad en la estandarización de las labores culturales, en el control de la calidad de aplicación, tiempos de avances, rendimientos y efectividad de las maquinas pulverizadoras, fertilizadoras, aplicadoras de herbicidas, desmalezadoras, podadoras, etc y en el mantenimiento preventivo de las maquinarias. Así también el control y auditoría de la aplicación de insumos en tiempo y forma como fertilizantes, funguicidas, insecticidas, aceites, herbicidas, etc, nos permitirá realizar un manejo más racional de los recursos, con un resultado económico favorable.
De esta manera, durante todo el año, el productor apoyado en el trabajo interno de su quinta, en instituciones técnicas, de extensión, en profesionales y técnicos, y siguiendo las buenas prácticas del manejo del cultivo, elegirá la combinación de prácticas y recursos más oportunos y adecuados tendientes a cerrar un círculo virtuoso, hacia la búsqueda de una mayor productividad, llave para abrir la puerta de la sustentabilidad del cultivo de limón en Tucumán.

Revista PRODUCCION: El desafío de la citricultura tucumana es aumentar la productividad de las quintas de limón
 
Gentileza: Marcelo A. Altamirano
Consultor Citrícola

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 28 y 29 de la edición en papel de la revista de Mayo / Junio 2015.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman