Revista ProduccionRevista Produccion

     inicio          última versión digital          ediciones anteriores          mercado de granos          oportunidades comerciales          suscripción          el tiempo     
Regresar al sumario

May/Jun 2014


Agroindustria

La uva puso en alerta a los productores cañeros del NOA

Productores, industriales y trabajadores de la agroindustrial cañero-azucarera de Tucumán, Salta y Jujuy, advirtieron que la iniciativa legislativa que tiende a favorecer la colocación de excedentes de la producción vitivinícola puede generar un descalabro social y económico en el Noroeste Argentino. "No se puede favorecer a una región en desmedro de otra", coincidieron.

Mientras las provincias de Cuyo insisten con un proyecto de ley que beneficiará a la industria vitivinícola, las provincias del Noroeste Argentino se unieron para enfrentar esta arremetida que podría impactar fuerte en la producción y economía de la agroindustria azucarera.
Sucede que las provincias de Mendoza y San Juan acordaron a fines de abril último destinar un 18% de su producción vitivinícola a la elaboración de mosto. En ese marco, el gobierno mendocino insiste en el tratamiento en el Congreso Nacional de la ley que obligará a las bebidas colas a endulzar con mosto, dejando excluidos a otros endulzantes naturales como el azúcar. Esa idea forma parte de un proyecto general que impulsa el gobierno de Mendoza, que establece la modificación de un artículo de la Ley Nacional de Impuestos Internos a favor de la producción vitivinícola y que impactará en la producción de la caña de azúcar de Tucumán, Salta y Jujuy. La intención es elevar de un 8% a un 28% el tributo sobre las bebidas sin alcohol, gaseosas o no, entre las que se encuentran las elaboradas con azúcar, y reducirlo para aquellas que utilicen el derivado de la uva o de la manzana (ahí entraría también a presionar la provincia de Río Negro), de un 4% a un 2,8%.
La idea es que esta ley del "mosto" sea sancionada este 2014 y por eso el pasado 25 de abril fue presentado en la provincia de San Juan el proyecto del mosto como endulzante nacional y como una estrategia complementaria para el desarrollo de las economías regionales de Cuyo.
Pero en Tucumán y el NOA no tardaron en salir a cruzar este intento de las provincias de Mendoza y San Juan para sustituir el azúcar por mosto ya que, según el presidente de la Unión Cañeros Independientes de Tucumán, Sergio Fara, no sólo afectará a la economía del sector productivo minifundista, sino también a la provincia, a los trabajadores y a los pueblos donde se desarrolla este cultivo.
"La propuesta de modificar la Ley de Impuestos Internos, que beneficiaría la producción de mosto de uva como endulzante, es inviable y que afecta a la producción cañera en Tucumán, Salta y Jujuy. No se puede promocionar a una economía regional en detrimento de otra como lo es la caña de azúcar", indicó el dirigente agropecuario de la entidad que aglutina a casi de 10 mil pequeños y medianos productores.
Según Fara, de aprobarse la ley de mosto, unas 150 mil toneladas de azúcar se podrían dejar de volcar al mercado interno. "El sector azucarero de todo el NOA se ha pronunciado en contra de esa ley cuyana puesto que va en detrimento de una de las economías claves de nuestra región y de la principal agroindustria de Tucumán como generadora de puestos de trabajo y generación de riquezas".
"El proyecto de ley de Mosto que impulsan los gobernadores de Mendoza, La Rioja y San Juan, intenta apuntalar al mosto de uva como sustituyente del azúcar en la elaboración de bebidas y jugos, para que, de esa manera, preservar la industria del vino con uno de sus subproductos. No me digan que no afectará a la industria azucarera porque no es cierto", apuntó.
"La agroindustria azucarera en su conjunto, tanto industriales como los cañeros nos hemos expresado en contra de esto, porque no se puede promocionar a una economía regional, como la de Cuyo en detrimento de otra como lo es la caña de azúcar".
Fara, recalcó que el sector ya encomendó a sus gobiernos, diputados nacionales, senadores y a los intendentes de las tres provincias productoras de azúcar del NOA para que se tome conciencia de que no puede votarse una ley que genere un impuesto adicional o un sobrecosto a la actividad azucarera porque es una actividad regional importante que genera unos 44 mil puestos de trabajo.
"La ley de Mosto sería muy perjudicial para el sector porque generaría un sobrecosto a la producción azucarera. Cualquiera de los alcances que se estén analizando va a generar un aumento en los costos de las bebidas gaseosas con lo cual va a hacer que se compre menos azúcar y se va a perder parte de la producción azucarera destinada a esas industrias".
Según datos que maneja el sector agroindustrial, se estima que de aprobarse esa ley, cerca de 150 mil toneladas de azúcar se van a dejar de volcar al mercado doméstico.
Fara, sostuvo que, si para las provincias vitivinícolas el excedente de mosto representa un problema, "tendrían que exportarlo o buscar otro negocio que no implique perjudicar al NOA y a su principal agroindustria".
En esa línea, advirtió que, de aprobarse la ley de mosto, unas 140.000 toneladas de azúcar se quedarían sin vender y se convertirían en excedentes que coparían el mercado interno haciendo caer el precio considerablemente. "Ya nos pasó con 400.000 toneladas de azúcar que fueron desplazadas del mercado por el uso de endulzantes sintéticos", resaltó.
Desde la vereda de enfrente, o sea quienes avalan el proyecto, minimizaron el "grito en el cielo" de los cañeros y azucareros y aseguraron que es infundado. "La modificación de la Ley de Impuestos Internos, que impulsa el ingreso del mosto de la uva en el mercado de las bebidas sin alcohol como endulzante, se encuadra en una política orientada a modificar la composición de su consumo a través de un régimen fiscal diferenciado.
Así, las bebidas que no sean cola se verán beneficiadas y aumentarán el volumen de producción. A partir del cambio tributario planteado, se propone levantar la participación del mosto y del azúcar en el mercado local ya que lo que se busca es disminuir el uso del jarabe de maíz como edulcorante en el proceso de elaboración de esas bebidas analcohólicas. "La reforma de la norma no hará que la industria azucarera pierda lugar en el mercado interno", sostienen.
El proyecto incluye una nueva línea tributaria: eleva del 55% al 75% la utilización de azúcar, sumando un 10% de mosto; eso permitirá reducir la tasa de un 28% a un 18%.
El proyecto inicial de modificación del artículo 26 de la Ley 24.674 de Impuestos Internos contempló un incremento de las alícuotas, de un 8% a un 28%, para las bebidas analcohólicas, gaseosas o no, que se elaboran con endulzantes artificiales o naturales. La normativa reduce, al mismo tiempo, el 90% (de un 4% a un 2,8%) cuando se utilice 10% o más de jugos o zumo de frutas provenientes del mismo género botánico del sabor, sobre cuya base se vende el producto a través de su rotulado o publicidad.
Luego, el escrito fue reformado por legisladores de las provincias vitivinícolas, a favor de la producción de uva. Y ante las críticas que surgieron desde las provincias azucareras, hubo un cambio más, que consistió en rebajar el porcentaje de un 28% a un 18%, cuando las bebidas usen entre 5% y 9% jugo de fruta y un mínimo de 75% de azúcar, retoque insuficiente para la agroindustria azucarera.
A la par de todo esto, el legislador Ramiro González Navarro, elaboró un proyecto de resolución contra la iniciativa que a su vez, perjudicará el normal desarrollo de la actividad azucarera en la región. "Está claro que mediante esa iniciativa, para el caso del mosto de uva, se pretende mejorar artificialmente la competitividad de un subproducto de una economía regional, la vitivinícola, a costas del principal producto de la economía regional del NOA: el azúcar. Es inaceptable intervenir en el mercado por vía de carga impositiva, que castiga a una economía regional y beneficia a otra".
En esa línea, otro referente del sector cañero, Otto Gramajo, presidente del Centro de Agricultores Cañeros de Tucumán, aconsejó a los productores e industriales del sector vitivinícola que "si tienen excedentes de mosto y no pueden venderlo internamente, que lo exporten", como viene haciendo Tucumán y el NOA con el azúcar excedente desde hace años.
Gramajo que representa a los medianos y grandes cañeros, propuso que Cuyo exporte sus excedentes para resolver su situación. "No se puede favorecer a una economía regional perjudicando a otra. Si los mendocinos quieren un subsidio, que pidan por la exportación del mosto, así como nosotros venimos exportando azúcar a pérdida para sostener un mercado interno equilibrado, sin que por ello se haya promovido cualquier tipo de medida que sea perjudicial para otras actividades", dijo el dirigente.
Según los cañeros, en la actualidad es más beneficioso exportar el mosto de uva que el azúcar elaborada a partir de la caña porque tiene -según dijeron- un valor mucho más elevado (U$S 1.280 la tonelada, contra U$S 450 del azúcar). Por eso, si tienen mosto de sobra y no saben cómo colocarlo en el mercado interno, que lo exporten.
También los gremios de los trabajadores de los ingenios azucareros del NOA advirtieron que el proyecto de modificación de la Ley de Impuestos Internos, que propone beneficiar a la producción de mosto de uva, llevará a la "destrucción de puestos de trabajo de la agroindustria azucarera, de sus derivados, y afectará a los cañeros independientes".
"Este juego de cambio de alícuota pretende beneficiar a una actividad perjudicando a otra, como es la azucarera, el principal sostén del producto bruto de Tucumán, Salta y Jujuy, y de importancia estratégica en Santa Fe y Misiones. Jamás puede generarse una ley para beneficiara un sector, cuando al mismo tiempo perjudica a otro tan sensible".
La agroindustria azucarera contiene en las 5 provincias a 60.000 trabajadores de forma directa y a 40.000 con relación indirecta, informaron los gremios.
El presidente del Centro Azucarero Regional Tucumán (CART), Julio Colombres, fue enfático respecto a este tema: "Si perdemos mercado caerá el precio del azúcar y generará serios problemas a la industria y a las provincias donde se desarrollan".
"Un aumento en la alícuota del orden de los 20 puntos puede provocar caída en la demanda de bebidas endulzadas, la cual se transmitiría en la cadena productiva a los proveedores de edulcorantes, incluyendo el azúcar de caña, fructosa y glucosa de maíz. El impacto en la reducción de demanda de azúcar podría ser muy importante, en un contexto en el cual el sector azucarero aún no ha salido de su propio problema de colocación de los productos obtenidos con excedentes de caña".
Por su parte, desde la Federación Económica de Tucumán, aseguraron que el proyecto, tal cual fue estructurado, desembocará en una mayor presión impositiva. "Se garantizan dos resultados: una mayor recaudación fiscal para el Gobierno nacional y una caída en la demanda de estas bebidas y de los edulcorantes calóricos naturales (azúcar y fructosa) utilizados".
Para los empresarios tucumanos, el proyecto apunta a promover la sustitución del azúcar por mosto de uva -jugo formado por la piel, la pulpa y las semillas-, y Mendoza es el principal polo productivo en la Argentina. La intención del gobierno mendocino y el sector vitivinícola es "crear condiciones comerciales por medio de una ley para acceder a la plaza de las gaseosas, ante los problemas de colocación de la elaboración en los mercados interno y externo".

Revista PRODUCCION: La uva puso en alerta a los productores cañeros del NOA
 
Revista PRODUCCION: La uva puso en alerta a los productores cañeros del NOA
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 32, 33 y 34 de la edición en papel de la revista de Mayo / Junio 2014.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2020 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman