Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Ganadería
Regresar al Sumario Mayo / Junio 2009

Parasitosis gastrointestinales del ganado

Revista PRODUCCION: Parasitosis gastrointestinales del ganado
 

Probablemente las lombrices de cuajo e intestino sean el problema sanitario de los rodeos más conocido por los productores, no obstante el conocimiento de algunas de las particularidades del problema pueden colaborar para establecer los tratamientos más adecuados.
En estudios realizados en la Estación Experimental se ha determinado que a través del año, la mayor oferta de larvas en pastura y los mayores pérdidas productivas del ganado se dan en esta temporada, meses de abril, mayo y junio.

Influencia de la sequía en la parasitosis
La forma de transmisión de las parasitosis gastrointestinales es por vía directa, las hembras de parásitos adultos en el aparato digestivo ponen huevos, que van al medio con la materia fecal, de dichos huevos progresan larvas que quedan en el pasto a la espera de ser ingeridas por un animal susceptible donde completarán el ciclo. Esto es ciclo directo por no precisar otro huésped intermediario. La etapa fuera del animal, como larva infectiva puede resistir hasta seis meses en condiciones óptimas de temperatura y humedad. Son muy susceptibles al calor y la falta de humedad, por lo tanto la sequía que se prolongó en la zona hasta mediados de enero, ha destruído a gran parte de la población de larvas. No obstante, las larvas que resisten estas condiciones constituyen el pie de infección, que iniciarán el proceso sólo que en forma más tardía.

¿Qué daños ocasiona?
A partir de ser ingeridas, las larvas de los parásitos siguen evolucionando y provocan en la mucosa de estómago e intestinos cambios estructurales que en forma significativa modifican la absorción de los alimentos y terminan en la manifestación más evidente que es la diarrea.

¿Cuándo desparasitar?
Es la mayor incógnita pues se sabe que los animales pueden estar parasitados y no manifestarlo. Para muchos productores el momento de deparasitar es cuando aparecen algunos animales con diarrea, en este caso llegamos tarde pues mientras la enfermedad se manifiesta en algunos individuos, ya está ocasionando problemas sanitarios y productivos también en los animales que no tienen síntomas.
La certeza de que estamos aplicando el antiparasitario en el momento oportuno la tenemos si realizamos análisis en materia fecal. Este estudio nos permite saber mediante el conteo de huevos de nematodes en la materia fecal (h.p.g), cuál es el nivel de parasitación del rodeo. Por tratarse de una enfermedad que afecta a muchos individuos dentro del rodeo, podemos tener precisión en el diagnóstico con muestras tomadas de pocos animales si el rodeo que estamos analizando es homogéneo en edad y estado fisiológico. El laboratorio colabora con la definición del problema.

¿Qué antiparasitario?
A la hora de optar por un antiparasitario se debe decidir de acuerdo a las demandas del establecimiento entre distintas vías de administración, diferentes formas de actuar sobre los parásitos, diferentes espectros, diferentes estructuras químicas, diferentes tiempos de restricción para faena y diferencias significativas en los costos de los antiparasitarios.

Resistencia
Desde hace 25 años en ovinos y caprinos, y 8 años en bovinos, se han encontrado cepas de parásitos que tienen la capacidad de sufrir modificaciones genéticas que los transforman en resistentes a los antiparasitarios que matan a los demás del género, y esta capacidad es transmitida a las nuevas generaciones de parásitos. Esta resistencia se adquiere hacia uno de los grupos químicos que se diferencian entre los antiparasitarios, como ser: avermectinas, o bencimidazoles, o levamisol.
Las causas más comunes para generar la resistencia son las subdosificaciones en los tratamientos antiparasitarios y la falta de rotación en los tratamientos a utilizar. El problema puede aparecer en el establecimiento por las razones antes indicadas o por incorporación al establecimiento de hacienda cuyos parásitos son resistentes y se multiplican en nuestras pasturas.
El control de las parasitosis gastrointestinales del ganado ofrece una serie de alternativas entre las que hay que optar por la más inteligente, y es adecuado contar con asesoramiento profesional para hallar la solución adecuada que en muchas oportunidades difieren entre establecimientos.

Por Méd. Vet. Pablo D. Medus
Área Producción Animal
INTA - EEA Concepción del Uruguay

Esta nota fue publicada en la página Nº 55 de la edición en papel de la revista de Mayo / Junio 2009.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman