Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

May/Jun 2008


Innovación

Agricultura de precisión

Herramienta tecnológica para luchar con competitividad por la tierra

Argentina, en la campaña 2006/2007, obtuvo 3.000 kg/ha de rendimiento promedio de soja, valores similares a los obtenidos por EEUU y Brasil, pero a diferencia de esos países, en Argentina el 30% del área de soja se siembra en doble cultivo (Trigo/Soja), lo cual aumenta la productividad por hectáreas destinadas a soja, colocando a la Argentina como el país de mayor rendimiento promedio de soja de primera y el de menor costo de producción del mundo.

Revista PRODUCCION: Agricultura de precisión
 

Argentina es reconocido mundialmente como un país exportador de granos, y es el país de mayor competitividad en el mundo para producir soja. Pero no todos los años son tan buenos como los de la campaña 2006/2007 y la realidad del campo es otra, donde la hiper-competitividad por el recurso más escaso que es la TIERRA llevará a desplazar a los productores menos precisos y de menor escala por aquellos más precisos y de mayor escala de producción.


Existen varios problemas en el sector productivo de granos como ser: el aumento del costo de la tierra, mayor escala de producción, rendimiento indiferencia muy alto, necesidad de incremento de productividad, etc. Pero si existen también productores y profesionales motivados para la capacitación, el cambio tecnológico y la innovación, y aquí es donde la tecnología de la Agricultura de Precisión puede ayudar y bastante.


Perder hoy un 5% de la producción por un descuido (malezas, insectos, etc.) o por malos manejos agronómicos (falla en barbechos químicos, espaciamiento entre surcos no adecuados, fecha de siembra incorrecta, etc.), significa perder un alto porcentaje del margen neto. Existen casos en que ese pequeño porcentaje puede ayudar a renovar el alquiler del campo y es así muy conocido entre los productores que existen casos en que no pudieron restablecer el contrato de alquiler por tener que pagar 100 ó 200 kg más de soja por hectárea arrendada.


Es aquí la importancia de la tecnología de Agricultura de Precisión que permite, entre otras cosas, ajustar o hacer un uso más eficiente de los insumos logrando mayores y mejores respuestas de los cultivos, permitiendo así aumentar un porcentaje del margen neto.


La herramienta de Agricultura de Precisión fue inserta en Argentina por el INTA, allá por el año 1995, como una herramienta de innovación tecnológica que parecía inalcanzable. Hoy es una realidad y está comprobado por el Proyecto Agricultura de Precisión del INTA, que con la información georeferenciada se puede lograr una diferencia a favor de esta tecnología bastante importante, cuestión que fue comprobada por ensayos a campo llevados a cabo por el grupo de trabajo del proyecto de Agricultura de Precisión del INTA Manfredi.


 


Como competir más y mejor por aumento de producción


En el sistema productivo actual existen muchos factores de competitividad por el recurso tierra como ser: la escala, la figura empresarial, el manejo impositivo que maneje esa figura, la habilidad de captura de dinero a tasas negativas, las posibilidades que ofrece la escala en la compra de insumos y producción respectivamente, todos factores que no responden a un análisis técnico agronómico sino a otro tipo de análisis social/económico, pero queda claro que los grandes productores y los grandes pooles de siembra poseen mayor competitividad frente a los pequeños y medianos productores, cosa muy preocupante por lo que implica en cuanto a la involución del desarrollo de territorio y distribución de riqueza.


El sistema productivo argentino creció en competitividad, el valor promedio de la tierra en el área núcleo varía entre 8 y 15 mil U$S/ha, su alquiler promedio representa entre 350 y 500 U$S/ha/año, frente a esa realidad los productores de promedios son superados por los productores precisos, que obtienen mayor productividad con calidad de proceso y producto.


Por este motivo el productor argentino debe indefectiblemente mejorar la productividad y para ello necesita entre otras cosas:


•Conocer y manejar eficientemente todos los componentes del rendimiento al máximo, para alcanzar niveles productivos que lo mantenga competitivo.


•Almacenar el máximo contenido de agua en el perfil de suelo, con reducción de pérdidas (mayor disponibilidad de agua útil para el cultivo).


•Utilizar genética apropiada y adaptada a cada ambiente (grupos de soja según ambientes e híbridos de maíz para ambientes de alto y bajo potencial).


•Mejorar la eficiencia de implantación (uniformidad espacial y temporal), lograr la densidad y espaciamiento apropiado para cada cultivo, época de siembra, fertilidad y agua disponible, buscando la óptima captación de la radiación de cada metro cuadrado (sin inducir hojas parásitas, ni tampoco, micro clima que favorezcan el desarrollo de enfermedades).


•Controlar las malezas, enfermedades y plagas en forma oportuna para evitar daños y competencia con el cultivo, evitando (sub y sobredosis de agroquímico).


•Nutrir correctamente los cultivos desde el inicio hasta el final del ciclo, siguiendo varios criterios: conservacionistas (con máxima captura de Carbono), económico (mayor producción con igual costo), respuesta efectiva, todo hacia una mayor calidad de grano, evitar sobredosis contaminantes.


•Buscar la mayor eficiencia de cosecha y poscosecha evitando pérdidas físicas y de calidad.


•Comercialización con requerimientos de valor agregado (segregación), etc.


Todos estos aspectos no son difíciles de cumplir y para ello existe bibliografía de una vasta tarea de investigación de los referentes de cada tema. Estas son algunas de las particularidades a tener en cuenta si queremos ser productores competitivos en este moderno sistema agropecuario. Los aspectos económicos, agronómicos y ambientales descriptos indican la necesidad de buscar la máxima eficiencia productiva de cada metro cuadrado de tierra o sea que en la agricultura argentina, no deja margen para manejar los establecimientos con valores promedios debido a su alta competitividad. Es por ésto que hoy el productor puede y debe segregar los ambientes.


 


Manejo de los cultivos por "zonas de manejo"


El crecimiento de la escala y la maquinaria unificó lotes de diferente historia, donde herramientas como el monitor de rendimiento a través del mapa de rendimiento, permiten ver la alta variabilidad en la mayoría de los casos, variabilidad que puede deberse a distintos tipos: natural, inducida o bien la suma de ambas. El diseño de ensayos exploratorios acelera y facilita el proceso de conocimiento de una explotación, su verdadero potencial y limitaciones.


De esta manera podemos estar definiendo como zonas de manejo a las "sub regiones dentro de los lotes que expresan una combinación relativamente homogénea de factores del rendimiento para los que es apropiada una única proporción de insumos específicos" (Doerge 1999).


Conocida la variabilidad, restaría realizar una de las partes más difíciles del proceso y es la de realizar una recomendación para el lote en caso de no existir variabilidad o bien una recomendación para cada uno de los ambientes dentro del lote, en caso de existir variabilidad. Está comprobado que cuando se trabaja interdisciplinariamente se logran grandes resultados utilizando esta herramienta tecnológica con la que cuenta hoy el productor.


En Argentina hoy contamos con todos los agro-componentes precisos que existen en el mundo y muchos de ellos de fabricación nacional de excelentes prestaciones, cuestión que facilita el manejo de los cultivos por ambiente, cuando éstos existen.


Manejando todas estas variables agronómicas nombradas anteriormente y bien aplicadas, permiten incrementar ganancias de rendimientos superiores al 10%, incrementar ésto permitiría a los productores precisos mantenerse competitivos resguardando el recurso más costoso y escaso que es la tierra.


Es pertinente aclarar que la Agricultura de Precisión no es limitante en su aplicación a productores de gran escala, sino que existen muchos ejemplos en Argentina de productores medianos (1.000 ha alquiladas y 200 propias) que aplican desde varios años el manejo por ambiente en campo propio y alquilado, con muy buenos resultados. Otros productores más pequeños contratan cosechadoras con monitor de rendimiento avanzando en el conocimiento de la variabilidad de su campo, la interpretación de sus causas e iniciando un manejo por ambiente, al menos por división de lotes dentro de su campo con buenos resultados.

Autores: Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini, Coordinador de la Red del Proyecto Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas del INTA. Coordinador del Proyecto Específico Eficiencia de Cosecha y Postcosecha.


Ing. Agr. Andrés Méndez, Coordinador del Proyecto Específico de Desarrollo y Aplicación de Máquinas y Agrocomponentes Precisos.


Ing. Agr. Fernando Scaramuzza Técnico del Proyecto Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas.


EEA INTA Manfredi Ruta Nac. Nº 9, Km 636. (5988) Manfredi, Córdoba. Argentina. Tels: 54 – 03572 – 493039/053/058


E-mail: precop@correo.inta.gov.ar agriculturadeprecision@yahoo.com.ar


www.cosechaypostcosecha.org www.agriculturadeprecision.org



Esta nota fue publicada en las páginas Nº 46 y 47 de la edición en papel de la revista de Mayo / Junio 2008.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman