Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

Informe Técnico
Regresar al Sumario Mayo / Junio 2015

yara y la estación obispo colombres exploran los beneficios de la fertilización con nitratos en caña

La fertilización es uno de los factores que más incidencia tiene cuando se busca alcanzar
máxima productividad y longevidad en el cultivo de caña de azúcar. Por eso, en Tucumán, Yara está trabajando junto a la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) en el estudio de los beneficios relacionados a la utilización de fertilizantes
nitrogenados en cañaverales.
"Las pérdidas producidas por el "gusano perforador" son de aproximadamente de 650 gramos de azúcar/tn de caña y por porcentaje de infestación. Por promedio, (60 toneladas de azúcar por hectárea) se pierden casi 40 kilos de azúcar/ha".


Si bien hace siete años que Yara investiga la fertilización nitrogenada en caña de azúcar, ahora la empresa de origen noruego lo hace junto a uno de los más reconocidos centros de investigación de la región noroeste. El convenio celebrado con la EEAOC comenzó hace un año. El Doctor Ingeniero Agrónomo Eduardo Romero, Coordinador del Subprograma Agronomía, el Ing. Agr. Luis Alonso, de la Sección Caña de Azúcar, y la Ing. Agr. Ana Salvatore, son los representantes a cargo del seguimiento y control de los ensayos por parte de la EEAOC, mientras que por parte de Yara se encuentran los ingenieros Belén Luque y Diego Quintana.
Teniendo en cuenta que el productor de caña tiene un solo objetivo: ser más eficiente y competitivo, se hace fundamental evaluar la fuente nitrogenada a utilizar. Los estudios preliminares que se vienen desarrollando en diversos campos testigos, con la finalidad de probar diferentes tipos de suelo, son alentadores en cuanto a la performance de los fertilizantes con nitrato de amonio con respecto a la práctica más habitual, que es la de aplicar urea incorporada.
Esto quiere decir que 4 kg de YaraBela Nitrodoble por surco pueden plantearse como alternativa a la fuente tradicionalmente usada, con base ureica. La fertilización nitrogenada a base de nitratos se caracteriza por ser de fácil manejo y aplicación, ya que puede ser aplicada en superficie, lo cual permite no sólo cumplir en tiempo y forma la tarea de fertilización, sino también obtener ahorros en logística y combustible. A su vez, la agilidad de aplicación permite fertilizar con nitrógeno en el momento fenológico oportuno, pudiendo ampliar la capacidad operativa con los mismos recursos, fertilizando más hectáreas en el mismo tiempo.
Por otra parte, aseguran el máximo aprovechamiento del nitrógeno ya que las pérdidas por volatilización son casi nulas. Su formulación de nitrógeno está compuesta en partes iguales de nitrato y amonio, lo que otorga disponibilidad inmediata al cultivo. Ensayos desarrollados junto a ingenios e instituciones tucumanas, han revelado que con la fertilización tradicional, las pérdidas de nitrógeno en forma de amoníaco van desde un 10 por ciento hasta máximos del 40 por ciento; mientras que en las fuentes de nitratos de amonio calcáreo las pérdidas máximas llegan apenas al 3%. Además, los fertilizantes con nitrato de amonio aportan calcio y magnesio al suelo, logrando una menor acidificación del mismo con su uso reiterado.
Además, y siempre enfocada en el cuidado del medio ambiente, la línea de fertilizantes de Yara garantiza una menor emisión de gases efecto invernadero, desde su producción hasta su utilización en los cultivos.
Los fertilizantes y planes nutricionales de Yara pueden disminuir la huella de carbono asociada al uso de fertilizantes hasta en un 50 por ciento.
Resumiendo, entre los beneficios más destacados de una fuente nitrogenada con nitratos en su composición se encuentran:
• Flexibilidad en el momento y forma de uso: ya que por contener nitratos, por un lado permite ampliar la ventana de aplicación, y por otro da la ventaja de no depender de las condiciones ambientales para su aprovechamiento.
• Practicidad en la aplicación: permite aplicaciones al voleo prácticamente sin pérdidas de nitrógeno y, debido a su alto peso específico y gran tamaño de granulo, brinda mayor capacidad operativa.
• Mayor rendimiento por unidad de nitrógeno aplicado, ya que el nitrógeno es utilizado de forma más eficiente por el cultivo.
• Maximiza el retorno de la inversión en fertilizante, ya que garantiza seguridad en la respuesta, que es inmediata, y en la aplicación.
• Podría ser un agente de alta eficacia contra la mayor plaga que afecta al cultivo de caña: Diatraea saccharalis.
Mediante todos estos beneficios, se contribuye a incrementar la eficiencia del sistema productivo en lo que respecta a fertilización.


Diatraea: La plaga de mayor
impacto económico en cañaverales


En Argentina el cultivo de la caña de azúcar se encuentra localizado en la región noroeste del país, en las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán.
El cultivo de caña es atacado por numerosos insectos a lo largo del ciclo, que ocasionan daños en tallos, hojas y cepas. Mundialmente, el nivel de daños debido a plagas ha mostrado una tendencia creciente durante los últimos años.
La plaga de mayor importancia económica en el país es el "gusano perforador" (Diatraea saccharalis). La mariposa ovipone en las hojas y las larvas recién nacidas se alimentan de las vainas y del tallo, formando galerías que son puerta de entrada para patógenos (hongos y bacterias), que se manifiestan como una podredumbre roja.
Esto causa una disminución en el peso de las cañas y en el contenido de sacarosa, disminuyendo el proceso de extracción fabril y afectando el porcentaje Brix, porcentaje Pol y porcentaje de pureza. La duración del ciclo de vida de la Diatraea depende de la época de año, la temperatura y la humedad. En Tucumán generalmente ocurren cinco generaciones al año.
Las pérdidas producidas por esta plaga son de aproximadamente de 650 gramos de azúcar/tn de caña y por porcentaje de infestación. Esto quiere decir que en una cosecha promedio (60 toneladas de azúcar por hectárea) se pierden casi 40 kilos de azúcar/ha. Sólo Tucumán produce 15,5 millones de toneladas de caña por año, datos de los cuales derivan que por cada punto porcentual de infestación se perderían más de 10 millones de kilos de azúcar.
A mayor porcentaje de infestaciones mayores serán las pérdidas. Por ello son importantes los monitoreos prezafra o durante la misma para saber que intensidad de ataque tenemos en nuestro cañaveral y comenzar la cosecha por los de mayor ataque, con el fin de disminuir las pérdidas en el tiempo.
Los trabajos conjuntos entre Yara y la EEAOC, también abordan esta problemática. Es así que resultados preliminares de la sección Zoología de la EEAOC han arrojado cifras entusiastas en cuanto refieren a una baja de los niveles de ataque de la Diatraea saccharalis en aquellos cultivos tratados con fertilizantes en base a nitrato de amonio calcáreo.t

Revista PRODUCCION: yara y la estación obispo colombres exploran los beneficios de la fertilización con nitratos en caña
 
Revista PRODUCCION: yara y la estación obispo colombres exploran los beneficios de la fertilización con nitratos en caña
 
Gentileza: YARA- Agencia PG1

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 48 y 49 de la edición en papel de la revista de Mayo / Junio 2015.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman