Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Mar/Abr 2015


Cultivos

Del gobierno al productor agrícola: ni amigo, ni aliado, ni acompañante

Entrevista: Alejandro Ramírez, Analista Agropecuario

Mientras el Gobierno Nacional espera este año una cosecha récord en materia de granos gruesos, desde el sector rural aseguran que el campo no atraviesa un buen momento y que "está agonizando" por las "erróneas políticas" impulsadas por el Gobierno.
Paro de por medio, o "lock-out patronal" como lo llamaron desde el Gobierno Nacional a la medida de fuerza llevada a cabo por las entidades rurales nacionales, lo cierto es que la campaña avanza pese a las copiosas lluvias, a los precios y a las retenciones; y para saber qué depara el futuro al sector, recurrimos a la palabra especializada del analista agropecuario Alejandro Ramírez quien se refirió al tema del paro, como a la situación de la soja, el trigo y el maíz para este año.

¿Cómo vio el paro del campo a mediados de marzo último?
Como otro paro del campo que no servirá para nada. Una vez más somos testigos de la falta de creatividad de los dirigentes del sector agropecuario, que reedita nuevamente la concreción de un paro. Por lo visto y coincidentemente con lo que viene ocurriendo en los últimos años, la dirigencia agropecuaria sigue sin encontrar el camino como para poder alertar al gobierno y a la ciudadanía en general, de la problemática extrema en la cual se encuentra inmersa la producción agropecuaria argentina. Un paro agropecuario de tan solo 3 días no genera nada de nada. Los consumidores ni se darán cuenta de que se está concretando ya que no habrá desabastecimiento ni subas de precios por la falta de oferta. Y al Gobierno Nacional poco le interesa lo que haga este sector, ya que viene "sufriendo" desde el año pasado las escasas ventas a cuentagotas que realizan los productores, ocasionando baja entrada de dólares en concepto de divisas y de retenciones a las exportaciones.

Tres días no son suficientes...
Tres días no mueven el amperímetro de la comercialización. Para lo que sí sirvió este paro es para que de una vez por todas, el campo mostrara como se quebraba la endeble Mesa de Enlace. Y esta situación beneficia a las autoridades nacionales mostrando sus falaces argumentos de que los inconvenientes del sector no son de todos, sino de tan solo algunos -y generalmente de los terratenientes o los que más tienen-. Además no se entiende el momento en el cual se toma la decisión de realizar este paro agropecuario. Porque si verdaderamente creen que se va a lograr que se bajen las retenciones, que se liberen las exportaciones de trigo, maíz, vino, azúcar, que se flexibilice la importación de insumos imprescindibles para la producción, que se liberen los mercados dándole la transparencia de otrora, que se logre que los productores reciban los precios internos que sean coincidentes a los valores internacionales, si creen que algo de esto va a ocurrir, se equivocan.

¿Como ve el Gobierno al hombre al campo?
Para el Gobierno el sector agropecuario no es ni amigo, ni aliado ni acompañante de las acciones gubernamentales. Sino al contrario. Y todo esto a pesar de que el campo genera el 65% del ingreso de divisas, más de 10 mil millones de dólares de ingresos a las arcas fiscales en concepto de retenciones a las exportaciones, más del 45% de los puestos de trabajo directo e indirecto de la economía nacional. Entendemos que la dirigencia agropecuaria tuvo que tomar esta decisión de realizar un paro, presionados por las bases que ven que no hay cambios, ni soluciones a sus problemas, y ven como día a día sus empresas son cada vez más deficitarias. Con muchas de ellas en estado de quebranto y cierre total de establecimientos. Lamentablemente el panorama que se presenta para el sector en lo que resta del año no es nada halagüeño. Será un año difícil donde los enfrentamientos gobierno-campo/campo-gobierno se agravarán.

¿Este será un año de nuevas y más peleas entre ambos sectores?
Entendemos que la presión de las autoridades nacionales será inmensa intentando que los productores vendan la mayor cantidad posible de los granos cosechados. Utilizarán todas las artimañas posibles, desde el aspecto legal o hasta el artero "apriete" personal o empresario, con muchas posibilidades de llegar a situaciones inconcebibles. Y para colmo de males, será un año con bajos precios y sin posibilidades -por ahora- de recuperación alguna. Para el 10 de diciembre falta mucho tiempo. Para el sector agropecuario este tiempo será "interminable".

En materia de perspectivas de cosecha, ¿qué se espera?
La evolución de los cultivos de la cosecha gruesa continúa siendo ideal en todo el continente. Las noticias que llegan desde Bolivia, Paraguay y Uruguay son muy halagüeñas en relación a la adecuada evolución de los cultivos de la actual cosecha gruesa. Se esperan buenos rindes con correcta calidad comercial, garantizando el volumen necesario para el consumo interno de los mencionados países y lógicamente interesantes cifras de saldo exportable. En Brasil, a pesar de que también el clima viene acompañando a los cultivos de maíz y soja, han comenzado a generarse noticias "preocupantes" en algunas zonas de producción. El clima seco comenzó a perjudicar a algunas plantas especialmente de soja generando la posibilidad de que los rindes sean inferiores a los calculados hasta este momento. Una consultora privada brasileña modificó su estimado de 95,4 a 91,6 millones de toneladas de soja. Muchos analistas internacionales todavía no toman estas perspectivas como correctas o al menos las consideran "apresuradas". También se debe considerar que tanto 95 millones ó 91,6 millones de toneladas de soja, para Brasil es "un cosechón". "Este año los brasileños apostaron a la soja, sembrándola hasta debajo de la cama" decía un analista del vecino país.

¿Y en Argentina?
En nuestro país, la evolución de los maíces, los girasoles y las sojas es bastante adecuada. De continuar el clima con el régimen de lluvias habitual en las zonas de producción de la Pampa Húmeda, se espera que los rindes sean los correctos obteniéndose semillas de calidad comercial interesante para el consumo interno y para la exportación. En relación al mercado, en Argentina continuamos viendo mucho cereal en manos de los productores que no ha sido vendido. No tan solo hay un carry over importantísimo en soja, sino que también existe mucho maíz y trigo sin vender. Entendemos que en algún momento saldrán a vender parte de estos granos que tienen almacenados desde el año pasado. La gran incógnita es ¿qué harán con lo que cosechen este año?

¿Y por qué no venden?
Si los mercados fueran transparentes y con precios coincidentes con lo que ocurre en el extranjero, muchos productores no hubieran retenido nada y lo que cosechen este año lo venderían. Tal cual se viene haciendo año tras año desde hace más de 50 años. Pero si todo continúa como hasta ahora, difícil es poder vaticinar que hará el hombre de campo argentino. Creo que este año ocurrirá algo similar a 2014. Los productores venderán sus granos a cuentagotas, tan solo para hacer pagos de gastos que no puedan eludir o refinanciar. El resto quedará en los silos a la espera de tiempos mejores. Los productores no le temen a los vaivenes y la volatilidad de precios de los mercados. En los próximos meses esperan que pueda ocurrir una mejora en los valores de venta, una posible corrección cambiaria y hasta una disminución de las retenciones. Y lógicamente un cambio de gobierno.

En materia de precios de los commodities ¿se espera que mejoren?
Sigue la tranquilidad de los precios de la soja, el maíz y el trigo. A pesar de que en alguna jornada los valores toman rumbo positivo, luego los precios vuelven a caer y en muchos casos por debajo de lo que estaban.

Revista PRODUCCION: Del gobierno al productor agrícola: ni amigo, ni aliado, ni acompañante
 
Revista PRODUCCION: Del gobierno al productor agrícola: ni amigo, ni aliado, ni acompañante
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 8 y 9 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2015.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman