Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Mar/Abr 2014


Citrus

Citricultura

Saldrá a la venta hasta la última caja de limón

Entrevista: Roberto Sánchez Loria, presidente de la ATC

La campaña limonera 2014 en Tucumán se va a caracterizar por una caída muy importante en materia de volumen de producción, desplome que desde el sector citrícola estiman que llevará a los productores a cosechar alrededor del 50 por ciento de fruta respecto a lo que vienen levantando año a año.

Revista PRODUCCION: Citricultura
Roberto Sánchez Loria, presidente de la ATC
 
Revista PRODUCCION: Citricultura
 

Revista PRODUCCIÓN dialogó con el presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC) Roberto Sánchez Loria, quien reconoció la situación y calificó de un gran problema para la provincia desde el punto de vista social, por la menor demanda de mano de obra; aunque, en materia comercial, estimó, se va a vender toda la fruta disponible.

¿Cuál es el panorama productivo del sector citrícola en Tucumán?
Hay estimaciones claras que hablan de una disminución de la producción en un 50 por ciento respecto a la campaña anterior, situación que no sólo fue percibida por los productores en sus fincas, sino que fueron corroboradas y asentadas en informes técnicos y estadísticos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, por el INTA y también por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos a través de información satelital. Es una caída muy fuerte por efecto de las heladas acontecidas en el invierno de 2013. Las fuertes heladas registradas durante el último invierno impactaron con mucha fuerza en las plantaciones, y por eso se advierte que habría una disminución importante en la producción que rondará un 50%. Estos son números preliminares que manejan los técnicos. Ojalá que la situación mejore y los números de la cosecha nos sorprendan y sean mayores a los estimados.

Frente a ese panorama, la principal preocupación es la posible pérdida de puestos de trabajo...
Sí. Es un problema muy serio para el sector productivo principalmente en el plano laboral porque al haber menos frutas, eso llevará a que tengamos menos compromiso y necesidad de mano de obra y eso, obviamente, tendrá un impacto importante desde el punto de vista social y económico para la provincia. Este tema lo venimos discutiendo muy de cerca con el gobierno local para ver qué alternativas se pueden alcanzar para paliar una situación tan difícil como la que se nos avecina. Es por eso, justamente, que estamos pidiendo que se declare la Emergencia en el sector citrícola, porque creemos que están dadas todas las condiciones para acudir a ese beneficio.
No hay que olvidar que es un sector que anualmente ocupa a aproximadamente 30.000 trabajadores para la cosecha del limón y si no hay mucho que cosechar, seguramente habrá una disminución en la contratación de mano de obra. Frente a ese panorama, el sector recurre a suspender turnos en los empaques y busca hacer una rotación del personal, para que el impacto sea el menor posible en la mano de obra.

¿Habrá problemas para abastecer mercados?
No estamos en condiciones de dar esa respuesta. A mi parecer, creo que al disminuir tanto la cantidad de fruta en nuestras fincas, vamos a ofrecer también menos frutas a las góndolas como también para los derivados industriales. Con este último sector vamos a tratar de alguna manera de intentar renegociar algunos compromisos y compensar el abastecimiento con las futuras cosechadas. La verdad, nunca antes vivimos una reducción de frutas de la magnitud que tenemos hoy. Se está hablando de unas 700 mil toneladas menos, cuando la provincia produce normalmente entre 1,3 y 1,4 millón de toneladas anuales. Ahora bien, nadie sabe con exactitud de cuánto será la disminución. Se habla de un 50 por ciento, pero hay expertos que nos dicen que deberíamos darnos por satisfechos si sacamos 700 mil toneladas porque la caída podría ser más grave.

Esta disminución de producción ¿tiene como principal causante las heladas y sequías del año pasado?
Principalmente la difícil situación del sector limonero fue a causa de las heladas de 2013 que afectaron a la floración. El limón que se cosecha al año siguiente es producto de la floración del año anterior. Al haberse producido un efecto de frío tan violento sobre la planta, fue dañada la yema florífera y por eso hoy hay menos frutas, porque hubo menos flores en las plantas. Es un fenómeno directo. Nosotros ya vivimos ésto en otras oportunidades, pero no de la magnitud que se presenta hoy. Esto ha sido realmente descomunal y muy violento contra la producción al punto de que el año pasado hubo hasta muertes de plantas.
También hubo una sequía importante, y eso también afectó a la producción, pero no es el principal, factor de esta crisis. Podemos decir que eso coadyuva a que todo ésto esté como está, pero por más que haya llovido muy bien, nosotros hubiéramos tenido una excelente recuperación de las plantas, pero sin frutas, porque ésto es un proceso de orden reproductivo: la fruta es consecuencia directa de la flor y si no hubo flor, no hay fruta. La sequía pudo afectar, pero la gran responsable de la caída de producción fue la helada.
En Tucumán fue muy marcado este fenómeno climático. Tengo entendido de que en la provincia de Mendoza ocurrió algo similar con el duraznero y por eso hoy el precio de esa fruta es exorbitante y hay faltantes.

Desde el Gobierno dicen que el dólar a ocho pesos repercutirá positivamente en el sector.
El Gobierno, cuando dice eso, se refiere en realidad a los términos de ventas, con precios medidos bajo la nueva paridad dólar-peso y así determina una mejora. Se interpreta que con un menor volumen de producción y con un mejor tipo de cambio, la ecuación es favorable para el productor al determinar eso un mejor precio. Todo eso sin lugar a dudas puede ser, pero en la medida de que uno tenga fruta para vender, pero aquí tenemos una gran disminución. Ojalá sea todo compensado por el precio y el tipo de dólar, pero no lo puedo asegurar hoy a priori porque es mucha la caída y habría que esperar a que se desarrolle la cosecha. En principio, una mejora en el tipo de cambio beneficia a los sectores exportadores y más aún para el sector citrícola que vende al exterior el 95% de su producción, pero habría que ver también cómo se comportan los costos de la actividad, que también pueden variar

¿Van a faltar limones en el mercado interno?
El abastecimiento del mercado interno será tenso este año porque va a haber menos frutas. Todo el limón que se pueda procesar en las fábricas se va a procesar, por la capacidad de molienda que hay, pero desde ya que todo va a estar tenso y su precio va a ser más alto que el de costumbre. El limón del mercado interno está caro porque es parte de un negocio que está ligado a los avatares climáticos y eso forma parte del negocio o sea, está previsto que puede ocurrir. No es culpa ni del gobierno ni del productor, de la economía. Hay que ver cómo se lo administra para que alcance.

¿Cómo pude resumir el contexto cultural del limón para este año?
Bueno, hubo falta de lluvias en verano, plantas con déficit de crecimiento por el impacto de la crisis hídrica y falta de floración por las heladas en 2013. Eso generó una fuerte reducción de la producción de limones para la campaña citrícola 2014 en Tucumán.
Y es que el sector citrícola, al igual que la mayoría de las actividades agrícolas de la provincia, depende mucho del factor climático. Tras las heladas, el comportamiento del clima en el verano fue muy irregular porque no fueron parejas las lluvias que se registraron en la provincia. Hay zonas donde llovió muy poco. Por ejemplo, en el sur de la provincia no llovió prácticamente nada. Esta falta de precipitación afectó a todas las actividades agrícolas de Tucumán. Además de faltar agua, se debió lidiar con altas temperaturas en enero.

¿La calidad del limón se verá también afectada?
Creemos que la calidad será buena aunque eso es un tema que se sabrá más delante de la campaña, en marzo. Los campos fueron trabajados normalmente, están limpios y pulverizados. Ya se hicieron todas las tareas a campo. Hay que ver cómo responden las plantas. Los productores están cumpliendo con todos los pasos establecidos dentro del programa nacional de prevención contra enfermedades cuarentenarias. Pese a esta situación de menos cantidad de limones, creemos que la calidad seguirá siendo óptima. De todos modos, lo grave para la actividad es que se afectará la producción que es destinada mayormente a exportación. Para nosotros es importante que el Gobierno declare la emergencia para el sector citrícola, a los efectos de que determine algún tipo de medida que permita aliviar la situación del sector en materia fiscal, principalmente con respecto a tributos del orden nacional.


En resumen

Las heladas de 2013 fueron muy fuertes y terminaron por afectar completamente la floración, que es lo que determina la cantidad de fruta que producen las plantas. Por eso, se estima que este año habrá una reducción de la producción de limones lo que afectará la demanda de mano de obra, ya que sólo habrá que levantar la mitad de una cosecha normal. Al haber menos limones se podrían tensar también los compromisos con la industria y como si fuera poco, volcar menos fruta fresca para el consumo en el mercado interno. Hay productores y quintas que están muy afectados.

Revista PRODUCCION: Citricultura
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 30, 31 y 32 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2014.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman