Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Plagas
Regresar al Sumario Marzo / Abril 2013

Control de cogollero en maíces tardíos

En una recorrida a campo organizada por Syngenta en Pergamino, Buenos Aires, se constató la respuesta de la proteína Vip en el control del gusano cogollero en maíz. Esta plaga tiene una fuerte presencia en el centro del país generando importantes daños. La protección del rinde puede llegar hasta un 25% con el evento Viptera3.

Revista PRODUCCION: Control de cogollero en maíces tardíos
 

La participación de los maíces tardíos en la zona de Pergamino ha crecido notablemente en las últimas cuatro campañas. Los maíces tardíos se ven afectados por determinadas plagas y enfermedades. Las enfermedades pueden ser controladas con manejo químico, pero con respecto a orugas la situación es diferente, sobre todo si se trata de plagas encapsuladas donde el control químico se torna muy dificultoso una vez superados los estadios iniciales. En esos casos la mejor opción es contar con eventos biotecnológicos adecuados.
En el mes de Febrero de 2013, Syngenta organizó una recorrida a campo en lotes de productores a pocos kilómetros del INTA Pergamino para evaluar la situación del maíz tardío. El principal problema relevado fue la presencia del gusano cogollero (Spodoptera Frugiperda). Esta es una plaga de clima tropical-subtropical. En el NOA pueden darse entre 4 a 5 generaciones en el año. La primera generación de mariposas pone los huevos sobre el cultivo cuando las plantas se encuentran entre V3 y V6, y a los pocos días eclosionan. En los primeros dos estadios larvales se alimentan raspando la hoja, dejando las típicas "ventanitas" que se aprecian a simple vista. Para el control químico hay que apuntar a estos dos estadios, porque en el estadio larval 3 la plaga se mete en el cogollo y se torna muy difícil controlar. Se alimenta de las partes blandas de la planta, y sólo se puede ver el daño una vez que se despliega la hoja. En altas poblaciones puede generar una merma de los rindes que va desde un 13% hasta un 25% en materiales sin protección alguna.
Durante la recorrida por los lotes se constataron muchas plantas de 10 hojas, con casi 3 hojas comidas, mientras que los materiales NK900 Viptera3 (con proteína VIP3A), presentes en el mismo campo, no sufrieron daños.
Según explicó el Ing. Mauricio Castillo, integrante del Servicio Técnico Syngenta, la proteína VIP3A es un género diferente de proteínas que actúa como insecticida biológico. Se obtiene de una fase vegetativa del Bacillus thuringiensis y otorga mayor expresión de proteína en la planta y mayor toxicidad para lepidópteros porque posee un nuevo, diferente y único modo de acción. Controla Spodoptera, Diatraea, Helliotis/Helicoverpa y proporciona un excelente nivel de atenuación sobre Agrostis (cortadoras). "Esta nueva tecnología logra proteger el máximo rendimiento alcanzable, reduciendo la proporción de grano dañado, las enfermedades fúngicas en grano y las micotoxinas asociadas", afirmó.
Con respecto a la presión de plagas presente durante la recorrida, los especialistas explicaron que éste es un año ideal para cogollero por la situación de humedad inicial y las altas temperaturas existentes con lluvias esporádicas. A este gusano, por ser de zonas más tropicales, le gusta ese tipo de temperatura.
Finalmente se constató una importante presencia de Diatraea. Para aquellos materiales que no tienen un gen Bt, como pueden ser maíces Pop (Pisingallos) o Flint (maíces colorados) se recomendó intensificar los monitoreos.

Fuente: Syngenta

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 37 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2013.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman