Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Rentabilidad
Regresar al Sumario Marzo / Abril 2013

Agricultura de precisión

Cómo maximizar los rindes

Muchos productores de Argentina dejan de ganar hasta 6.700 kilogramos de granos por hectárea sólo por ineficiencias en algunas labores. La capacitación es clave para evitar esa merma.

Revista PRODUCCION: Agricultura de precisión
 

La brecha de conocimientos en la agricultura argentina puede generar pérdidas de hasta 6.700 kilogramos de granos por hectárea entre quienes son más o menos eficientes, informó Andrés Méndez, coordinador del proyecto Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas del INTA. "Para que la Argentina pueda aprovechar sus potencialidades se requiere de capacitación", dijo.
De acuerdo con el técnico, en todos los casos, esas diferencias no están generadas por el grado de inversiones sino por falta de conocimientos y calidad de los procesos, que alcanzan la regulación y puesta a punto de la maquinaria y el manejo operativo.
"Con la agroindustrialización de los granos en origen se busca lograr mayores beneficios económicos y desarrollo regional por más trabajo. Esto debe ir de la mano del aumento en la eficiencia de producción", indicó el coordinador del INTA, quien ejemplificó: "Si dos productores de maíz aspiran a un rendimiento de 12.000 kg/ha y uno realiza todos los pasos con eficiencia y el otro no, podemos inferir que el segundo tendría una merma del 50% del rendimiento objetivo planteado".
Méndez se refirió a un estudio del INTA Manfredi que especificó las pérdidas registradas en seis labores -barbecho, siembra, pulverización, diferenciación por calidad, cosecha y poscosecha- y que evidencia, por caso, que en la primera labor un productor de altos rendimientos puede perder unos 200 kg/ha mientras que, mal realizada, las mermas alcanzarían los 1.800 kg/ha. Así, la brecha de conocimientos arroja una diferencia productiva abismal: 1.600 kilogramos de pérdidas durante un solo proceso.

En detalle
El problema de las pérdidas comienza antes de la implantación, en el período de barbecho químico, cuando se acumula agua en el suelo. Como explicó el especialista del INTA, con un milímetro de agua se producen en promedio casi 10 kilos de grano de trigo, 18 de maíz y 8 de soja. Así, si un barbecho que permita almacenar 120 milímetros de agua útil equivaldría a rindes de 1.200 kg/ha en trigo, 2.160 en maíz y 960 en soja.
"Si el productor quiere sembrar en un suelo donde el agua almacenada está cercana al punto de marchitez para el cultivo y lo decide porque justo llovieron 20 milímetros, estará mermando su potencial ya desde la siembra", afirmó Méndez, quien también señaló como factor negativo el "crecimiento de malezas que tienen un consumo de agua desmedido si el barbecho fue mal realizado o no se realizó".
En la siembra, algunos cultivos son más vulnerables a los errores que otros. El técnico sostuvo que en la última campaña de maíz, el cultivo más susceptible a una mala implantación, se lograron diferencias de rendimiento muy significativas en ensayos realizados por el INTA. "Con una profundidad de siembra de 6 centímetros y velocidad de 9 km/h, versus un tratamiento de 3 centímetros y 6 km/h, la diferencia de rinde a favor de este último caso fue de 2.700 kilogramos por hectárea", dijo Méndez.
Con respecto a la fertilización en maíz, el estudio registró una diferencia promedio de mil kilogramos por hectárea más al aplicar igual dosis de nitrógeno en la siembra que en las etapas V10/12, antes de la floración. Además, según el técnico del INTA, "se pudieron cuantificar rendimientos en soja de 800 kg/ha entre lo que se realiza en promedio y lo que se puede realizar con ajuste de distanciamiento entre surcos y grupos por ambientes caracterizados".
En cuanto a los procesos de control de insectos, malezas y plagas, sin diagnóstico y aplicación correctas, "podrían causar mermas bastante considerables para los cultivos, que van desde el 5% al 50% o tal vez más del rendimiento objetivo planteado", aseguró Méndez.
Por otra parte, el momento de la cosecha es un punto crítico: el ingreso tardío de la cosechadora al lote puede causar pérdidas muy significativas. "Si el momento es óptimo, las pérdidas totales deben mantenerse debajo de los 85 kg/ha en soja", sostuvo el especialista. Para él, "es muy común cosechar excediendo los límites máximos de la capacidad de la máquina y duplicar o triplicar las pérdidas".
En la Argentina, el promedio de pérdidas durante la cosecha y poscosecha supera el 12% y en algunos lotes alcanza el 20%. Si se almacenan en malas condiciones, como el exceso de humedad o durante más tiempo del indicado, podrían darse pérdidas del 30% en el peso de los granos, de acuerdo con los ensayos del INTA.
Por ese motivo, Méndez recordó que "los granos secos, sanos y limpios se conservan mejor" y advirtió que antes de almacenarlos es importante separarlos según sus diferentes calidades en cuanto a proteína y aceite. "Este paso podría lograr la diferenciación en alimentos saliendo desde el mismo lote, cuando existen ambientes muy distintos, lo cual permitiría lograr calidades aceptables o más que aceptables para la transformación en proteína animal o bien para la producción de alimentos para consumo humano directo".

Fuente: INTA

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 33 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2013.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman