Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Mar/Abr 2012


Perspectivas

Estiman una reducción en la cosecha de soja y maíz por la sequía

Entrevista: Marcelo Bucal - Manuel Avellaneda - Daniel Gamboa

Una larga sequía, como consecuencia del fenómeno climático La Niña, golpeó a los cultivos de verano en la región, como en todo el país, situación que llevó a recortes en las estimaciones de cosecha de la presente campaña en soja y maíz, fundamentalmente.

Revista PRODUCCION: Estiman una reducción en la cosecha de soja y maíz por la sequía
 

La falta de lluvias durante diciembre y enero generó grandes pérdidas de rendimientos y hoy las cifras de cosecha se alejan de los máximos históricos, tanto en soja como en maíz, ubicándose a nivel país en los 40 millones de toneladas contra los 52,7 millones para la oleaginosa en 2009/10, y en 18 millones para el maíz contra los 23 millones de toneladas del cereal en 2010/11.
En ese sentido, se espera que la cosecha de los cuatro principales cultivos argentinos -soja, maíz, trigo y girasol-, caiga a 84 millones de toneladas.
Distintos actores del sector dialogaron con Revista Producción sobre la situación que les toca vivir a los productores de granos gruesos en el Norte argentino y en todos los casos se hizo hincapié en la preocupación por la pérdida de lotes completos como en la calidad del producto y la baja en el rendimiento, como así también en las perspectivas a corto plazo en materia de rotación del suelo con maíz.

Marcelo Bucal
Asesor de CREA El Palomar (Provincia de Buenos Aires) y asesor privado en Tucumán y el Chaco santiagueño.


El grupo CREA elaboró un informe sobre el estado de los cultivos en el país.
Sí. Primero quiero decir que fue un trabajo realizado por CREA en base a los datos aportados por cientos de técnicos que pertenecen al movimiento y que brinda un panorama a nivel nacional de los diferentes cultivos de soja y maíz. Los datos se obtuvieron a través de encuestas y consultas particulares cubriéndose las 17 regiones.


Con estos datos se pudo armar un mapa posible del efecto de la sequía. ¿Qué se puede observar?
Y lo primero que se ve es que de las 17 zonas, de la totalidad de la soja y del maíz sembrado no hay una sola que no haya sufrido estrés hídrico. Por eso decimos que los efectos de la sequía se verán reflejados invariablemente, en mayor o menor grado, en la cosecha final.

¿Manejan porcentajes de afectación del cultivo?
Los números que presentamos en nuestro informe muestran que será bastante alta la reducción de la cosecha. La estimación de la cosecha para nosotros ronda los 40 millones de toneladas y no las posibles 48 millones de toneladas de la que habla el Gobierno o algunas cadenas de trabajo o industriales. Si bien no es un panorama sombrío, es preocupante. Las estimaciones primarias en soja hablan de una reducción del 20,7 por ciento. Sobre una cosecha prevista de 900.000 toneladas de soja para esta temporada, se estiman pérdidas de hasta 500.000 toneladas en las condiciones actuales, lo que significa un perjuicio de alrededor de $ 350 millones para el sector y la Provincia. En maíz, se esperaba una cosecha de 300.000 toneladas y apenas se obtendrían 150.000, en caso de no empeorar la actual situación, según cálculos del sector.

¿De qué manera afectará a los productores esta situación?
Esta situación representa un perjuicio directo a los productores con posibilidad de quebranto inmediato, significa perder plata que se gastó y que se invirtió para afrontar la campaña. Como consecuencia inmediata puede ser eso, perder dinero invertido, pero como consecuencia más lejana, podemos hablar de desfinanciarse para la próxima campaña. Habrá muchos casos negativos que van a facilitar la salida de muchos productores de cultivos alternativos como el maíz, además de afectar el círculo virtuoso de la producción ya que habrá menos máquinas vendidas, menos incentivo para contratar gente, menos inversión en tecnología, y de regalo, para todo el país, habrá menos ingresos por retenciones ya que uno de cada 3 barcos con soja que sale, es para el Estado. Evidentemente habrá 8 millones de toneladas menos que van a repercutir directamente en las arcas del Estado.

¿El gobierno se equivoca al no declarar la Emergencia?
Mire, el Gobierno se viene equivocando con el campo desde hace mucho y ahora también, pero ya no puede seguir equivocándose con este tema. La realidad indica que en algún momento va a caer por su peso, pues el sol no se puede ocultar con un dedo. La situación no es tan liviana como dice el Gobierno.

En el NOA, ¿qué provincia está más afectada por la sequía?
Desde ya que es Tucumán. Es la provincia más afectada con zonas puntuales y con grandes pérdidas que son irrecuperables. Hay en el sur de la provincia lotes que se perdieron en su totalidad, lo que significa cero de cosecha y eso es quebranto directo, más en lugares con arriendo donde se pagaron 220 dólares, además del gasto de implantación. En Tucumán, en La Cocha y en el departamento de Santa Rosa, en Catamarca, cerca de un tercio del área programada de soja y maíz no se pudo sembrar por falta de agua; y en el caso de los cultivos implantados, su situación resulta crítica. En esta zona, las precipitaciones alcanzaron los 80 milímetros entre diciembre y enero pasado, cuando lo habitual es registrar lluvias que promedian los 280 milímetros. Para sumar males, la falta de agua en muchos casos, estuvo acompañada por ataques de plagas, como la oruga bolillera (Helicoverpa gelotopoeon), que obligó a aumentar costos de fumigación. También en el noroeste de Santiago del Estero, llovió entre 100 y 130 milímetros en los últimos dos meses, cuando el registro histórico ronda los 300 milímetros. Allí también están comprometidos los campos maiceros. En Metán, al sur de Salta, los registros de lluvias de enero pasado se ubicaron entre 40 y 50 milímetros cuando el promedio histórico ronda los 150 milímetros. Allí la soja, que estaba en etapa reproductiva sufrió recortes de rindes potenciales, mientras que el maíz no pudo sembrarse en fecha por falta de agua. Se corrió la implantación a los primeros días de enero cuando deberían haberse sembrado en la primera quincena de diciembre.

Manuel Avellaneda
Presidente de la Sociedad Rural de Tucumán


¿De qué manera afecta la sequía al productor sojero en la región NOA?
Afecta y mucho y desde ya, produce por supuesto grandes baches financieros que son difíciles de recomponer porque lo que el productor agrícola pone o expone en cada campaña es mucho. Desde la Sociedad Rural de Tucumán pensamos que la pérdida de un año es importante para cualquier productor, porque no genera la incertidumbre de no saber cómo continuar el año que viene.

El Gobierno ¿sabe de esta situación?
Sí que sabe, y hemos venido anticipándolo porque el problema se agranda día a día. Siempre estamos esperando de una lluvia importante, que está anunciada pero que no llega. Solo hubo precipitaciones muy sectorizadas y eso no alcanza para pensar en una buena campaña. Si bien este proceso no está aún definido, puede ser que una lluvia muy tardía, posterior a febrero, nos arregle en algo.

Hablaron con el gobierno local en pos de una compensación por las pérdidas...
Hablamos, pero nuestra expectativa es llevar el problema a nivel nacional a través de nuestras instituciones madres, llámese CRA o Federación Agraria Argentina, porque hay una ley de Emergencia Agropecuaria Nacional a la que aspiramos alcanzar.

La solución que da el gobierno es ir a los bancos, asegurarse contra las sequías...
Acá lo que pasa es que la gran parte de la rentabilidad, cuando hay una buena cosecha, queda en manos del gobierno nacional y, lógicamente, se reinvierte lo que nos queda cuando se puede, después de que el Gobierno nos saca el 35 por ciento de retenciones. Así que no es precisamente algo descolgado que el hombre de campo pida ayuda. Hay una Ley de Emergencia Agropecuaria que yo creo que el Gobierno no quiere hacerla cumplir porque significan entregar al campo fondos por 500 millones de pesos y de ahí que dicen que la afectación en mínima. Por eso queremos que conozcan datos y números que manejamos y que son de todo el país y no de una sola región.

Antes de comenzar la siembra de la actual campaña ¿cuáles eran sus perspectivas?
Antes de empezar la campaña, las perspectivas que teníamos eran repetir la cosecha del año pasado, que fue muy buena y existía la posibilidad de hacer en el país 56 millones de toneladas de soja y 28 millones de toneladas de maíz. Pero hoy vemos que respecto a la campaña anterior, en soja habrá alrededor de un 20 por ciento menos y en maíz hasta un 30 por ciento de pérdidas. Mire, lo que hay que tener en cuenta cuando se habla de afectaciones en lotes, es que hay productores que perdieron el 100 por ciento de su siembra. Eso es lo que más nos preocupa a los dirigentes del sector. En Tucumán, las zonas más afectadas arrancaron en el Sur, con campos ubicados en La Cocha, donde no se podía ni sembrar, y siguieron otras zonas como Diamante, La Virginia, Piedra Blanca, y otras zonas que se sumaron con el transcurrir de los días.

Ingeniero Daniel Gamboa
Sección Granos de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres -EEAOC-


¿Cómo afectó la seca al maíz en la región?
Afectó bastante. En general, lo que hemos visto es que la sequía dañó al maíz al punto de observarse plantas de maíz mucho más pequeñas. Vimos que muchas plantaciones sufrieron en el crecimiento vegetativo, algunas en la implantación porque se sembraron más tarde debido al hecho que al no llover y habiendo poca agua, se fueron a fechas más riesgosas para el maíz, y lo que se nota claramente es que hay plantas más chicas. Desde la Experimental creemos que el maíz ha sufrido mucho la sequía y por ende creemos que los rendimientos serán mucho más bajos que los normales. Pero también hay que decir que hay mucha variabilidad dentro de la campaña, no se cuánto, pero hay mucha variabilidad en crecimiento en pocos kilómetros de distancia, con diferencia de lluvias que han marcado los cultivos.

¿Se hizo más maíz este año?
Esa es una pregunta linda pero con una respuesta corta y bastante complicada: por lo que fue la campaña 2011, creo que ésta fue un poco inferior. Hay que decir que se hizo maíz temprano en muy pocos lotes ya que, por lo general, se sembró según como fueron sucediéndose las lluvias. Aparte, está claro que se dio prioridad a la soja.

¿Cómo le vendría al maíz una lluvia durante la primera semana de marzo?
Si viene una lluvia importante, sería buena, seguro, porque hay maíces que hoy -fines de febrero- están en su periodo crítico y obviamente una lluvia mejoraría la performance del cultivo.


¿Qué puede pasar en la campaña en materia de rendimientos?
Creo que los rendimientos pueden ser menores, pero desde ya le digo que hasta que no pongamos las máquinas a cosechar en los lotes, no se puede saber a ciencia cierta. Uno se pude aventurar a tirar este tipo de predicciones, pero por lo que he visto en el campo se ve que seguramente habrá menores rendimientos.

¿Cree que esta situación desalentará al productor a hacer maíz en la próxima campaña?
No creo que la sequía sea un factor fuerte para desalentar a los productores. Pero sí tratar de cambiar otros aspectos que no ayudan a aumentar el área de siembra. Fundamentalmente primero habría que mejorar el tema comercial del maíz, porque la decisión de los productores de rotar con maíz es una decisión tomada, pero para muchos está superitada a la posibilidad de poder venderlo. Si el maíz tiene una comercialización más fluída y la venta no complican tanto al final, el productor hará maíz porque tiene conciencia de rotación. Aparte, está comprobado que la soja está mucho mejor hoy en campos donde se rotó con maíz. Hay una conjunción complicada en estos momentos ya que se estima un bajo rendimiento y si se suma una comercialización que no es muy fluída, eso sí desalienta a cualquier productor.

Productores de la provincia, representados por la Sociedad Rural de Tucumán y la Confederación de Asociaciones Rurales de Tucumán (Cartuc), solicitaron al Gobierno local la posibilidad de eximirlos de las obligaciones fiscales provinciales como así también que gestione fondos para el sector, además de la declaración de la Emergencia Agropecuaria. Reclamaron también la gestión ante la Nación para la obtención de líneas de crédito; la adecuación de tasas de interés; prórroga de vencimientos de los créditos ya existentes, gestión ante la AFIP para la eliminación de los anticipos del impuesto a las Ganancias, que son calculados sobre la base de la campaña 2011, cuando no hubo fenómeno agroclimático adverso y la mediación oficial por fondos de emergencia para pequeños productores.

Revista PRODUCCION: Estiman una reducción en la cosecha de soja y maíz por la sequía
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 32, 33 y 34 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2012.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman