Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Siembra
Regresar al Sumario Marzo / Abril 2009

El NOA apostó a la soja tardía ante la falta de lluvia

Los productores agrícolas siempre tuvieron que lidiar con el clima, para saber si tendrán una buena cosecha, pero en los últimos años agregaron a su preocupación los avatares de la política que, dependiendo del "si se hace caja o no" será el costo que tendrán que pagar por trabajar la tierra.

Revista PRODUCCION: El NOA apostó a la soja tardía ante la falta de lluvia
 

Este año, del volumen de las precipitaciones del mes de marzo dependerá la mejor o peor campaña de soja -en la provincia y en la región- pero también hay que ver qué pasa con las retenciones y demás medidas gubernamentales -léase intervención del mercado, confiscación de producciones, exportaciones y precios internos testigos, etc.- para analizar en un contexto general el año sojero.
En cuestión climática, desde la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres de Tucumán -EEAOC-, informaron que este mes de marzo será determinante para saber si habrá una buena o mala campaña, porque los pronósticos meteorológicos destacan que en marzo se puede dar un buen nivel de lluvias, lo que puede ayudar a recomponer la producción. En ese caso, se estima que la cosecha del año en curso puede acercarse al volumen de 820.000 toneladas de soja.
"Hablar de una producción superior a 850 mil toneladas en un contexto de sequía histórica que vive el país y la región, no es real, y por eso se estima que a nivel país, entre todos los granos, se estima que la producción caerá alrededor de un 25 por ciento", comentó el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán, Víctor Pereyra.
A ello hay que sumar que el precio de la soja sufrió una baja del 30 por ciento, en un año en el cual el precio de los insumos crecieron hasta un 200 por ciento en algunos productos a valor dólar.
En el caso de las lluvias, que fueron insuficientes durante todo el verano, llevó a que muchos productores se volcaran a la soja tardía (casi en un 50 por ciento de la producción total de Tucumán y su zona de influencia, alrededor de 290.000 hectáreas de soja se sembró tarde) por lo que se espera que marzo sea lluvioso para lograr mejores rindes por hectárea. De más está decir que por ser soja tardía los rindes no serán tan buenos como los de la campaña 2007-2008.
Justamente, Mario Devani, Jefe de la Sección Granos de la EEAOC, reconoció que se podrá hablar de la productividad de la soja recién después de conocer el nivel de agua caída en marzo, en la zona de siembra.
Un trabajo de la Experimental, sostiene que las altas temperaturas y las precipitaciones de baja intensidad y de baja frecuencia, sobre todo en la franja de producción intermedia y oriental de la zona sojera de Tucumán y áreas de influencia, harán que los cultivos no se desarrollen de la mejor manera. "El crecimiento fue muy lento en las siembras tempranas y se registró mortandad de plantas por estrangulamiento de cuello debido a golpes de calor en las siembras más tardías" precisó el informe de la EEAOC.
Asimismo, agregó que a diferencia de las dos últimas cosechas, la actual se circunscribe mayoritariamente a fechas tardías y no a fechas de siembra óptima (el mes de diciembre, por ejemplo), lo que incidirá negativamente en la productividad final del grano.
Devani, reconoció además que este año, el manejo de los cultivos fue planteado desde sus inicios con un criterio técnico "conservador", hecho que derivó en un menor empleo de la tecnología disponible. O sea, el productor gastará lo necesario e indispensable, sobre todo en lo que hace al uso de fertilizante fosfatado.
Al hablar de promedios de rindes, el especialista de la Experimental, comentó que en la campaña 2007-2008 fue de 2.700 kilos por hectárea, mientras que para la que se avecina se esperaría una media inferior.
Otro dato a tener en cuenta es que un productor que arrendó un campo para trabajarlo, necesitará alrededor de 2.400 kilos por hectárea para no perder en la presente campaña. Esto, teniendo en cuenta el rinde de indiferencia (productividad para cubrir los costos).
Con este panorama, sumado el 35 por ciento de las retenciones de las exportaciones de la soja, y los precios internacionales que cayeron hasta un 40 por ciento respecto a 2008, los hombres de campo deberán rezar mucho para seguir trabajando la tierra otro año.
En el caso de Santiago del Estero, el Area Experimental del INTA Frías, informó que la superficie sembrada con granos en la presente campaña puede crecer hasta un 20% en la zona de Frías, impulsada por el crecimiento del poroto y el sorgo que le ganarán superficie a los campos ganaderos que tienden a achicarse.
Para la gente del INTA en Frías se espera que sea un año normal dependiendo de las precipitaciones de marzo. Puede que las precipitaciones estén un poco por arriba, pero hay una expectativa de siembra mayor que en 2007 porque hay más esquemas de engorde a corral sobre todo donde el sorgo es una pieza fundamental y los precios de poroto negro están llevando a aumentar el área agrícola.
En el caso del maíz y la soja, la superficie se mantendrá. En la campaña anterior, de sorgo se registró una superficie de 3.500 hectáreas y de soja alrededor de 3.000. En cuanto a maíz la superficie es más difícil de estimar porque buena parte de ella la siembran pequeños productores en extensiones de hasta dos hectáreas. Los productores grandes sembraron alrededor de 1.000 hectáreas el año pasado.
En Frías muchos productores ganaderos de cría comenzaron a pasarse a las oleaginosas por el hecho de que los precios ganaderos no están acompañando. Hay muchos productores ganaderos tradicionales que están achicando su infraestructura en lo que hace a la cría y empezaron a hacer cultivos más que nada como una "estrategia financiera" de las empresas porque el precio del ternero no los acompaña y los cultivos hoy dejan mejores valores de rentabilidad.
Por caso, se estima que en todo Santiago del Estero se implantaron 826.000 hectáreas, de las cuales unas 600.000 corresponden a soja.
A esta superficie de soja en Santiago del Estero hay que agregarle otras 197.200 hectáreas que son las que aportarán los cultivos de maíz y sorgo. De maíz se espera una siembra de 105.000 hectáreas contra las 125.000 de la campaña anterior mientras que de sorgo se aguarda la implantación de unas 92.000 hectáreas contra las 91.100 del ciclo previo.
De esta forma, mientras el maíz caerá en unas 20.000 hectáreas en su implantación, el sorgo se estima que crecerá en casi unas 900 hectáreas.
La comparación y la relación entre la superficie con soja en Santiago y con gramíneas, no cambia demasiado y en vez de aumentar la cantidad de gramínea para favorecer las rotaciones, la relación será inversa lo que implica que seguirá ganando terreno la soja. La relación será de casi 4 a 1, es decir que por cada 4 hectáreas que se siembren con soja, se implantará una con gramíneas.
Por otra parte, datos privados estiman que la producción sojera para la campaña 2008/09 sería de 41,7 millones de toneladas frente a los 50 millones que se esperaban en octubre, merced a las 17 millones de hectáreas que se lograron implantar. De ese total nacional, poco más de un 13% de esa superficie se implantó en el norte, con un aumento en el área sembrada en la zona con el grano de poco más de un 2% según las estimaciones oficiales.
La superficie sembrada en todo el NOA, se ubicaría hoy en casi 2,5 millones de hectáreas contra los 2,4 millones del ciclo previo. La mayor parte de esta superficie, poco más de un tercio, se implantó en Santiago del Estero que completaría unas 826.000 hectáreas en toda la provincia.
Otro dato a tener en cuenta es que pese a las lluvias ocurridas en febrero, los rindes descenderían en un 9,4% respecto de la campaña 2007/08. Las estimaciones responden a las condiciones observadas hasta mediados de febrero.

Revista PRODUCCION: El NOA apostó a la soja tardía ante la falta de lluvia
 
Por Fabián Seidán

Esta nota fue publicada en las páginas Nº 26 y 27 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2009.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman