Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

Informe Técnico
Regresar al Sumario Marzo / Abril 2008

El uso de Afital Fosfitos

Introducción
Los derivados fosfóricos, tanto sistémicos como penetrantes, cuya importancia como funguicidas ha quedado de manifiesto hace varias décadas, han dejado de utilizarse debido a su elevada toxicidad a pesar de tener una gran eficacia contra diversas enfermedades fúngicas, quedando, en la mayoría de los casos, autorizado solo para su uso en plantas ornamentales.
Con la llegada de los "Fosfitos", derivados únicamente del ácido fosforoso, en combinación con distintos elementos como potasio, calcio, cobre, zinc, magnesio y manganeso, y considerando que su uso es completamente distinto a los mencionados anteriormente, nos encontramos frente a un producto que además de poseer un manejo sencillo, son altamente solubles en agua y pueden ser empleados en todo tipo de cultivos. Si bien estos productos pueden ser utilizados como fertilizantes foliares específicos, se ha demostrado que la acción del fósforo en forma de ión fosfito estimula el crecimiento y promueve en la planta la activación de los mecanismos de autodefensa contra enfermedades fúngicas. Actúa sobre el sistema hormonal originando la producción de fitoalexinas.

Comportamiento de los fosfitos
Su acción es muy conocida y difundida, pero merece destacarse que es el mejor promotor de fitoalexinas, cuando las plantas reciben señales de agresión internas o externas, responde con la fabricación de sustancias relacionadas con los terpenos, alcaloides, fenoles y ácidos complejos que estimulan los mecanismos de autodefensa o alelopatías. Los fosfitos tienen efectos fungistáticos, actuando en la planta de dos formas distintas:
A- Acción preventiva: aumenta la resistencia natural de la planta ante enfermedades fúngicas por medio de la síntesis de fitoalexinas.
B- Acción curativa: paraliza el crecimiento del micelio e inhibe la germinación de esporas.
Su modo de actuar escapa a la acción normal de los fungicidas corrientes, los fosfitos no actúan como destructores del patógeno sino como un estimulante en la producción de defensas naturales, aunque impiden el desarrollo del micelio ya que su acción está relacionada a la interferencia con la síntesis de quitina en la pared celular de los hongos. Los fosfitos aumentan la resistencia a enfermedades a través de un mecanismo conocido como Resistencia Inducida y Resistencia Sistémica Adquirida.



Resistencia inducida y adquirida
La Resistencia Inducida es el proceso de reforzar el sistema alelopático, generador de fitoalexinas, que se obtiene mediante la aplicación sistemática de fosfitos, capaces de generar sustancias relacionadas con terpenos, alcaloides, fenoles y demás componentes y que una vez incorporados a la planta pasan a formar parte del SAR. La Resistencia Sistémica Adquirida (SAR) ocurre cuando la planta por acción de un fosfito (agente inductor) optimiza la producción de todos los elementos componentes del sistema alelopático (sistema inmunológico), que promueve la reacción de las fitoalexinas selectivas para cada uno de los agentes causantes, acondicionando a la planta a responder en una manera resistente frente a situaciones de agresiones producidas por enfermedades fúngicas. Con este modo de acción, no es posible la aparición de especies de hongos resistentes.
Su funcionamiento es muy destacado en el control de phytophthora y de otras enfermedades fúngicas, produciendo su uso continuado, ventajas destacables a nivel vascular y de otros aspectos fisiológicos. Previene las enfermedades producidas por Phytophthora en todas sus estirpes y otras enfermedades fúngicas como Pythium, mildius (Peronóspora, Plasmopora) y exudaciones gomosas producidas por asfixias radiculares, inundaciones etc., en toda clase de cultivos, con propiedades tanto preventivas como curativas, pudiéndose asociar en caso de cuadros agudos con otros fungicidas.

Beneficios adicionales
Como la acción detallada es producida por el ión fosfito, el elemento que acompaña, formando la sal, actúa como nutricional, en tal sentido la línea AFITAL ha desarrollado una amplia gama de fosfitos (potasio, calcio, cobre, zinc, magnesio y manganeso) para ser aplicado según el estado fenológico o carencial del cultivo, cubriendo carencias de estos elementos. En el caso del Fosfito de Cu, el elemento también actúa como antifúngico, obteniéndose una doble acción, nutricional y fungistático.
Por su condición de acropetalo y basipetalo, el fosfito se distingue del resto de los funguicidas sistémicos ya que en la mayoría de los casos son solamente ascendentes, por esto es que a los fosfitos se les atribuye además de su acción propia, la capacidad de sinergizante, aportando propiedades adicionales a los productos con los que se lo mezcla y ampliando su sistemia en ambos sentidos.

Revista PRODUCCION: El uso de Afital Fosfitos
 

Gentileza: Arriazu Agro



Esta nota fue publicada en la página Nº 79 de la edición en papel de la revista de Marzo / Abril 2008.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman