Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Jul/Ago 2014


Soja

Soja: el clima volvió a meter la pata

"Las lluvias que se dieron a partir de los primeros días de abril, y que continuaron en mayo, justo cuando se da la cosecha de soja, causó algunos inconvenientes en el sector".

Los productores de granos gruesos de Tucumán pusieron el grito en el cielo. No fue de alegría. Por el contrario. Están muy preocupados porque el tiempo climático no los acompañó nuevamente y este es el tercer año que le juega una mala pasada. "Las lluvias que se dieron a partir de los primeros días de abril, y que continuaron en mayo, justo cuando se da la cosecha de soja, causó algunos inconvenientes en el sector", se lamentó el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Sebastián Robles Terán. Y agregó: "Las lluvias desmejoraron la calidad de los granos de soja que se cosecharon, ya que lo mancharon, en algunos casos lo pudrieron y en otros lo terminaron brotando".
En ese contexto, desde la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, Mario Devani, coincidió que la campaña 2014 de soja no fue buena más si se la compara con los dos años anteriores, donde la sequía fue una constante. "La actual campaña es mejor; pero si se toman los rendimientos normales promedio para cualquier zona, no es un buen año".
El Jefe de la Sección Granos de la EEAOC explicó que hay variabilidad en los rendimientos lo que generó una situación muy difícil para muchos productores, ya que en los lotes se obtienen rendimientos que apenas superan los 900 kilos por hectárea hasta lotes que llegan a los 2.800 a 3.000 kilos. Puede que haya habido algunos que superaron los 3.200 kilos, pero es algo muy puntual y excepcional en nuestra provincia".
Así, subrayó que los promedios que pudieron lograrse para Tucumán en esta campaña, en materia de soja, no superan los 2.300 kilogramos por hectárea. "El productor que arrienda queda totalmente fuera de carrera; y el propietario tendrá márgenes muy finos, según la zona, para mejorar los rindes".
La situación, por lo tanto, se muestra difícil en una provincia como Tucumán donde tuvimos campañas que se lograron trillar más de 900.000 toneladas de soja. Productores de La Ramada de Abajo, remarcan que el cultivo fue trillado en mayo y junio con diferentes resultados en lo que respecta a rendimientos por hectárea debido a la sequía primero y a la abundante lluvia después. "La trilla de granos gruesos, está dando resultados dispares en cuanto a rendimientos por la influencia de las inclemencias climáticas de noviembre y diciembre del año pasado, y enero y marzo pasados con lluvias escasas y, en contrapartida, abril y mayo, fueron muy lluviosos y con muchos días nublados que impidieron al cultivo finalizar adecuadamente su ciclo", apuntaron.
O sea que, la irregularidad de lluvias en verano y la gran cantidad de precipitaciones entre abril y mayo terminaron por perjudicar la cosecha de la soja, donde el resultado final de los rendimientos se muestra muy por debajo de lo que se esperaban.
Tucumán viene sufriendo desde hace tres años sequías estivales muy importantes que afectaron la producción de distintos cultivos y que llevó a algunos a la Emergencia Agropecuaria y a otros a Desastre Agropecuario.
Este año, no fue la excepción: se arrancó con una sequía primaveral muy fuerte, que se extendió durante todo el verano con escasas lluvias en la zona del cultivo, afectando las diferentes etapas de su ciclo productivo. Luego, hacia fines del verano y durante todo el otoño, se dieron lluvias en abundancia que también perjudicaron al cultivo. En mayo, por ejemplo, y según datos de la EEAOC, en algunas zonas las precipitaciones fueron normales pero en otras, superaron ampliamente lo valores, llegando a cuadruplicarlos. "Esto trajo, como consecuencia, la caída en los valores de radiación solar global diaria, al punto de que fueron los más bajos registrados en los últimos 14 años".
Este comportamiento del clima fue adverso para la cosecha de soja. En pocas palabras: el cambio climático puso luz roja en Tucumán y es sin duda un llamado de atención para la próxima campaña sojera.
Coincidieron con esta situación los técnicos del INTA Famaillá quienes relevaron lotes ubicados en el Sur de la provincia (Graneros, La Cocha, Alberdi y límite con Catamarca) y en el Este tucumano (Cruz Alta, Burruyacú, Simoca, Leales y límites con Santiago del Estero) observándose el mayor rendimiento promedio de soja en el departamento Alberdi con 3.186 kg/ha (en rotación con caña de azúcar), siguiéndole Cruz Alta con 2.624 kg/ha, Burruyacú con 2.537 kilos, La Cocha con 2.488 kg/ha, Leales con 2.210 kg/ha y Graneros con 1.840 kilogramos por hectárea.
Al respecto, el Ingeniero Ricardo Rodríguez (INTA Famaillá) señaló que de acuerdo a los rendimientos por zonas geográficas "Graneros es el departamento más crítico de la zona sur, ya que si bien tiene un promedio de 1.840 kg/ha, dentro del mismo existe una gran variabilidad con lotes que van desde los 1.180 hasta los 2.620 kg/ha. En cambio, La Cocha se mantiene con rendimientos de 2.480 kg/ha".
En el caso del Este provincial, "Leales se encuentran valores por debajo de la media, comparados con los registrados en otros departamentos como Cruz Alta y Burruyacú", indicó el especialista.
Rodríguez destacó además que "existen departamentos como Graneros y La Cocha donde se observó una considerable disminución de las superficies implantadas con el cultivo en relación a campañas anteriores. Esto se debió a las condiciones climáticas adversas en el momento de la siembra, lo que llevó a que se resembraran con soja algunos lotes o se buscaran alternativas de cultivos como poroto, maíz y chía en muchos otros".
Rodríguez reconoció que la cosecha de soja se vio demorada en Tucumán por las condiciones climáticas adversas provocadas por lluvias y lloviznas intermitentes y la alta humedad ambiente durante varios días. "Esto generó una gran cantidad de situaciones problemáticas para poder realizar un ordenado arranque de trilla".
En esta parte del país, el rendimiento promedio del grano en las últimas campañas apenas superó los 1.400 kilos por hectárea (en Tucumán) en promedio, siendo el sur de la provincia la zona más afectada, principalmente por la sequía. Los productores de la oleaginosa están muy preocupados por la situación de tres años de sequía que afecta al cultivo y que redujo considerablemente la producción y el área del cultivo. A todo se deben sumar los costos del sector que sufrieron un fuerte aumento, como los químicos, que se fueron por las nubes y en dólares, y el costo laboral que también subió.
El factor determinante que llevó a una disminución del área sojera fue el extenso período de sequía que determinó un importante atraso en la siembra.
Por otra parte, se sabe que en la provincia de Salta, la siembra se redujo esta campaña en 100.000 hectáreas también por el clima adverso de los últimos años, por las retenciones (35%) y, sobre todo, por la incidencia de los fletes hasta los puertos de Rosario de Santa Fe, que se llevan de 60 a 80 dólares por tonelada y hacen que, en campos alquilados del Norte Argentino, los márgenes den negativo.
De acuerdo a un informe de CREA, en la región del NOA, el incremento sustancial de los costos de producción y comercialización -principalmente fletes- que hacen que la siembra de soja sea inviable en muchas zonas.
En el NOA, debido a la notable incidencia de las plagas, que obligan hasta siete aplicaciones por campaña, el costo de la oleaginosa es equivalente al del maíz (para el presente ciclo 2013/14 entre 291 a 345 u$s/ha según el caso.
Por otro lado, en la zona agrícola tradicional del NOA -localizada fundamentalmente en el sur de Salta, este de Tucumán y oeste de Santiago del Estero- un esquema típico en campo arrendado de 75 por ciento de soja, 25 por ciento de trigo y 25 por ciento de maíz genera una rentabilidad nula con rindes promedio históricos, según se desprende de cálculos efectuados por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) de esa región.
Se necesitan rindes excepcionales para lograr una renta aceptable, algo que no viene sucediendo en los últimos años por inconvenientes climáticos.

Revista PRODUCCION: Soja: el clima volvió a meter la pata
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 26 y 27 de la edición en papel de la revista de Julio / Agosto 2014.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman