Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Jul/Ago 2010


Soja

Soja: una campaña excepcional que pudo ser mejor en el NOA

Entrevista: José Manuel Avellaneda, Hugo Japaze y Víctor Pereyra

Pasó una nueva campaña de soja y los actores del sector calificaron a la misma como "buena" pero con algunas salvedades, ya que siguen existiendo dificultades a nivel de políticas de Estado para el sector, más dificultades con plagas para los que sembraron tarde.
Como si fuera poco, este año los insumos y servicios del sector tuvieron incrementos mayores a lo esperado y por eso lo excepcional terminó por convertir a una campaña récord en una más para el hombre de campo. José Manuel Avellaneda, presidente de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT); Víctor Pereyra, titular de Confederación de Asociaciones Rurales de Tucumán (Cartuc), y Hugo Japaze (dirigente de Grupos CREA) se refirieron al tema ante las consultas de PRODUCCIÓN, acercando la siguiente información sobre la campaña y las perspectivas de lo que vendrá en la región.
Con una producción de soja de 55 millones de toneladas y otra de 21,4 millones de maíz, cerró la labor de cosecha gruesa de la campaña 2009/2010 en la Argentina. Con estos números, se consolidó el récord de producción en soja, superando la marca de la campaña 2006/07 cuando se obtuvieron 47,5 millones de toneladas. Estos guarismos representan un incremento de 23,5 millones de toneladas respecto de la campaña pasada, es decir, un 76 por ciento de aumento respecto a 2009, cuando la campaña fue muy golpeada por efectos de la sequía ocurrida durante el ciclo de cultivo.
En tanto, en maíz, el récord se centralizó en el rendimiento unitario, al lograrse 80 quintales por hectárea frente a los 76 de la campaña 2006/2007. Los datos, arrojados por el sector no hacen otra cosa que confirmar la buena campaña lograda a nivel país, pero también hay que decir que a nivel regional la cosecha no dejó tan contentos a todos, puesto que muchos productores que en principio estimaban una "gran" cosecha, tuvieron que lidiar con plagas muy dañinas como fue un brote del picudo.
De acuerdo a los productores, el picudo hizo estragos en varias zonas de Salta, Tucumán y Catamarca, sin embargo, Santiago del Estero no tuvo inconvenientes con este insecto, y por eso, allí se consolidó la marca productiva mejor de la región: con 28,9 quintales por hectárea en promedio.
Según la Sociedad Rural de Tucumán, en la provincia la producción de soja superó las 800.000 toneladas de la oleaginosa, con una superficie sembrada superior a las 293.000 hectáreas y una superficie de maíz estimada en más de 50.000 hectáreas. Estos valores son mayores a lo sembrado el año pasado con el cereal estival. En ese contexto, se dio un incremento sensible en la facturación, en similares proporciones de los servicios de cosecha y flete, labores e insumos debido a una suba del volumen, así como de los precios de todos estos servicios, debido al alza considerada de precios de repuestos, cargas laborales, insumos como gasoil y presión fiscal. El caso más destacado fue el de los fletes. Por ejemplo y de acuerdo a las distintas zonas, la incidencia del flete se ha incrementado desde la campaña pasada un 75%, si se mide en quintales. Esto, para el productor de soja implica que debió destinar hasta un 75 por ciento adicional de su producción para costear los fletes, restándole competitividad al sector como recursos para invertir y mantener la sustentabilidad de su campo. Y es que las provincias alejadas de los puertos -como todo el NOA- resultaron las más afectadas porque la distancia que debe recorrer el producto vía camiones o tren hacia los puertos o las industrias cerealeras.

¿Cómo analiza la campaña de soja en Tucumán y la región NOA?
José Manuel Avellaneda, presidente de la Sociedad Rural de Tucumán: La campaña de soja fue buena, creemos que superó un poco la del año pasado desde el punto de vista agrícola, pero desde el punto de vista económico lógicamente no fue lo mismo porque el precio cayó bastante respecto a los valores que la oleaginosa tuvo el año pasado. Así que, dadas estas circunstancias de que nosotros por suerte no sufrimos este año la seca tremenda que hubo el año pasado, entonces el productor no está en muy buena situación pero tampoco va a estar en una situación desastrosa extrema. Lo que vemos es que cada vez hay más soja. La rotación es lo que esta faltando precisamente porque no hay una política definida con respecto al maíz, nosotros reclamamos hace tiempo una política para el maíz, política para el trigo, porque el trigo también ayuda mucho para la rotación. Y no hemos conseguido nada desde el gobierno nacional ni del provincial que son quienes deben ayudar con políticas claras que incentiven la producción.
En muchos casos se sembró tarde por falta de lluvias y ahí vino un problema de plaga que perjudicó un poco la campaña...
Es cierto, este año el cultivo tuvo que hacer frente al calor y a una plaga muy dañina como el picudo y por eso ahora se está pensando en hacer algo más de maíz para contrarrestar este flagelo a pesar del impacto de la intervención del Gobierno nacional que no libera la exportación.

¿Es posible hablar de números que dejó esta campaña?
En Tucumán estimamos que se cosecharon 800.000 toneladas de soja, con un precio de 880 pesos la tonelada, o sea 200 pesos menos que en la temporada anterior cuando se vendió a 1.000 la tonelada. Igual, yo digo que el valor es mejor que los 700 pesos en que se vendió la soja hasta hace poco. Tal vez la crisis internacional, ayudó a esta mejora en los precios a través de capitales especulativos que se volcaron a la soja, y así repuntó el precio.

Estuvo el ministro de Agricultura Julián Domínguez en Tucumán, ¿se avanzó en algo en los reclamos de la región?
El ministro solo se comprometió a mandar gente de la Nación para que estudie los números de la compensación de fletes, van a estudiar los proyectos con sus técnicos de Agricultura, y se puede decir que quedaron conformes con lo que nosotros les planteamos. Estamos muy esperanzados puesto que sería fundamental que se avance en este reclamo de la región que sería fundamental para fortalecer la producción de maíz, de trigo y ayudar también un poco a la campaña de soja. También quiero decir que le planteamos la liberación de las exportaciones de maíz y de trigo, y que se resuelvan los problemas con las cartas de porte.

¿Qué puede pasar con la actual campaña de trigo?
Se sembró bastante más trigo que el año pasado por que las condiciones de humedad en el suelo de la región fue bueno, pero las perspectivas siguen siendo incierta, todavía hay trigos del año pasado que tiene el productor sobre todo en la zona triguera del país, los precios no se clarifican, y no hay pizarra para los precios, que es lo que estamos reclamando, así que esperamos tener éxito en medio de este contexto nacional.


¿Qué lectura hace de la campaña de soja que finalizó?
Hugo Japaze, dirigente de CREA: La campaña de soja en Tucumán y el resto de la zona productora de la región, fue buena y se puede decir que fue una campaña promedio, donde hubo rendimientos muy buenos en algunas zonas y rendimiento muy desparejos en otras, causado por una historia de los lotes de cultivo, o sea, como venían esos terrenos de siembra de campañas anteriores, por ejemplo, algunas zonas en el sur de Tucumán venían con una seca importante del año anterior, y actualmente el problema que mayor impacto ocasionó en pérdidas de kilogramos por hectárea fue el tema de las plagas, principalmente el tema del picudo, que hizo realmente estragos en la cosecha y no permitió alcanzar los rendimientos como se venían observando, de acuerdo a la pluviometría al inicio de la siembra. La campaña fue promedio, no fueron malos los rendimientos ya que estuvieron apenas por debajo el los 3.000 kilos por hectárea a nivel provincial. Y a nivel regional también el picudo tuvo incidencia ya que hizo bastante daño en Salta con epicentro en la localidad de Rosario de la Frontera, en la zona sur, pero también se lo sufrió en el Norte, en la zona de Tartagal, Embarcación y en la zona de Las Lajitas. El picudo hizo mucho daño en el rendimiento de la soja que se veía en principio que iba a ser muy buena, por su estructura, pero que en el momento de cosechar -y por el picudo- los rendimientos fueron menores a los esperados. En lo que hace a malezas vimos que no hubo incidencia este año en el rendimiento a pesar de que hay algunas muy resistentes. Tampoco hubo grandes problemas con la roya asiática puesto que solo hubo unos cuantos focos. Fue un año benévolo al respecto.

El Noroeste santiagueño ¿tuvo una buena campaña de soja?
Efectivamente, todo lo que hace a la zona Oeste de Santiago y Este de Tucumán hacia el Norte, fue la zona que mayor rendimiento tuvieron, donde la pluviometría y el impacto de insectos no tuvo efectos indeseados. Fue donde mayor rendimiento se produjo y permitió que los productores de la zona se volcaran en gran número a hacer trigo este invierno.

¿Qué va a pasar para la próxima campaña de soja con el tema del picudo?
Con este impacto de los insectos, seguramente la rotación con maíz está planteada en la decisión del productor de granos de la región para la próxima campaña, y en la planificación general se estima que hará bastante más maíz en sus lotes porque el picudo no afecta a ese grano. En tanto, en sus lotes de soja, deberá prestar mucha más atención a cómo combatir al picudo, para no sufrir pérdidas como las de esta campaña.

¿Cómo califica al año pasa la soja?
Víctor Pereyra, titular de Cartuc: En líneas generales fue este un buen año para la soja, con la salvedad de que hubo algunas zonas y regiones que por el picudo o el exceso de agua -sobre todo los que empezaron tarde la campaña porque no tenían humedad suficiente para la siembra- no tuvieron los rendimientos normales o esperados en sus lotes. Lo malo es que cuando una mala campaña impacta en los costos que hubo este año, vemos que hay zonas donde los números finales no cerraron bien para los productores. Si a eso le agregamos que con el maíz tampoco le fue bien con los precios que tiene el grano por el intervencionismo del mercado que hace el gobierno nacional, también vemos que hay una ecuación que resulta muy difícil para el hombre de campo, por lo que hace falta que tengamos una muy buena producción para pagar todo. Porque el punto de inflexión en kilos ha subido mucho por la inflación de costo que tenemos, como el caso del transporte de flete que subió un 50 por ciento este año y el caso de los servicios de trigo que subió un 27 por ciento. Si a eso le agregamos el aumento en el precio del gasoil, tenemos que el costo de producción por kilo tuvo una suba importante.

¿Por el bajo precio es que el productor está guardando soja?
No, lo que pasa es que en estos momentos donde estamos en alta producción es cuando los fletes están impactando mucho en la empresa agropecuaria y este es un punto donde hay que profundizar el reclamo dirigencial a nivel nacional y provincial en tema de las compensaciones en fletes para las producciones agrícolas alejadas a los puertos. Uno ve que estamos teniendo muchos problemas para mover nuestras producciones, máxime cuando eso impacta en una pizarra de maíz de 4,50 y el flete es de casi 5,50. Se está comiendo más de un 34 por ciento de nuestra producción por hectárea. Toda esa ecuación final que uno hace entre soja y maíz nos lleva indefectiblemente a que tiene que haber altos rendimientos en nuestros lotes, porque sinó el número final no cierra.

Se hablaba de una muy buena campaña...
No hay que confundirse y hay que ser prudente. Se habla de 90 millones de toneladas, pero si bien el número final será impactante, no hay que olvidar que en la zona central del país están pagando los dos años de sequía que tuvieron. Por más que este año hubo una buena producción, no estamos en una buena situación. No es una situación tan favorable como se la pinta.

Este año hubo revuelo por el picudo en la región...
Justamente creo que es necesario hacer más maíz en los campos del NOA, no sólo porque es necesario y saludable por la rotación del maíz con soja -hoy es fundamenta para cuidar el suelo-, sino que también sabemos que es la única manera de contrarrestar a esta plaga como lo es el picudo que cada vez hace más daño. Si no tenemos esta rotación y no se puede aplacar al picudo, va a ser una plaga que puede ser determinante en nuestro sistema productivo como pasó con el algodón en Chaco, donde el picudo fue devastador y que obligó a muchos productores a dejar la actividad.

En definitiva se puede decir que fue un buen año...
En balance general, el año productivo fue bueno. Hubo campos que lograron 3.500 kilos de soja por hectárea, mientras que otros, a raíz de la sequía y de la siembra tardía, apenas se lograron 2.200 kilos. Pero lo cierto es que en algunas zonas hubo buenos rindes, pero en otras fueron malos. Pero repito, afrontamos una suba de costos muy importante. Servicios como el de trilla, subieron un 30 por ciento con respecto al año pasado, mientras que el transporte se incrementó más de un 50 por ciento y los salarios entre un 25 y 30 por ciento.

Revista PRODUCCION: Soja: una campaña excepcional que pudo ser mejor en el NOA
 
Por Fabián Seidán

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 28, 29 y 30 de la edición en papel de la revista de Julio / Agosto 2010.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman