Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Jul/Ago 2008


Ganadería

30 años de la Asociación de Brangus

En este largo camino de treinta años, la raza Brangus se puso a prueba muchas veces y la AAB, fue a la vez constructora y fiscal de la excelencia de los ejemplares.

Revista PRODUCCION: 30 años de la Asociación de Brangus
 
Revista PRODUCCION: 30 años de la Asociación de Brangus
 
El 12 de abril de 1978, en los salones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, a favor de la iniciativa de un grupo de criadores, hasta entonces nucleados en la asociación de criadores de Cebú, nacía la Asociación Argentina de Brangus -AAB-. Con su nacimiento, se iniciaba la consolidación de un proyecto ganadero que se venía insinuando cada día con más fuerza en nuestro norte, y se abría un nuevo capítulo en la historia de la ganadería del país.
Hasta entonces existía una gran oferta de reproductores de razas británicas provenientes de la Pampa Húmeda, y de razas Indicas, especialmente de las razas Brahman y Nelore, criadas mayoritariamente en el Norte de Corrientes y algo en el Chaco, Formosa y Santa Fe.
Sin embargo, las razas británicas, de excelente desempeño en la Pampa Húmeda, fracasaban o sufrían procesos de degeneración tropical cuando se pretendía criarlas en los ambientes calientes, y el Cebú por su parte, con gran adaptación a esos ambientes, era en general menos precoz y fértil, y su carne de menor calidad.
Fue entonces cuando hizo su irrupción la AAB, y expuso su proyecto de construir una raza sintética que amalgamara a través de un arduo trabajo selectivo, lo mejor de la raza Angus y lo mejor del Cebú, para atender las necesidades de esas enormes áreas postergadas del país.
El mundo ganadero miró con una mezcla de escepticismo y condescendencia el empeño, pero, a partir de la fundación de la AAB, todos los actores del negocio del sector público o del privado, comenzaron a ajustarse a una nueva agenda, a una nueva manera de pensar, de encarar la actividad, de vincularse con la realidad.
Poco después vino el gran suceso de la raza, dando la razón a quienes se arriesgaron en el proyecto, sirvió como acicate para que otros se lanzaran tras los pasos de la AAB. Así nace el proyecto Braford, destinado a compartir espacios con el Brangus y el Limangus.
En los años iniciales, los de reconocimiento del terreno hasta alcanzar su afianzamiento primero, la raza diseñada por la AAB, tenía tres variedades contemplando distintas proporciones de sangre Cebú, y denominadas conforme a esa proporción con el quebrado correspondiente. La de mayor importancia fue en un principio la media sangre, seguida en ese orden por la tres octavos y la cinco octavos.
Al avanzar el trabajo selectivo y mejorar el manejo ganadero, fue produciéndose un crecimiento relativo de la variedad tres octavos, productora de carnes de alta calidad, en este aspecto superior a las otras, y que venía demostrando suficiente adaptación para tener éxito en la mayor parte de la Argentina caliente. Esta tendencia lleva a que finalmente, en 1996, se decida eliminar las variedades y orientar la raza hacia un tres octavos bien carnicero y de gran adaptación. Por otra parte, los cada vez más numerosos clientes de la genética argentina de Brasil y Paraguay, valoraban únicamente esa variedad, y ya estaba bien clara por esos tiempos, la aspiración de la Argentina al liderazgo del Brangus en el Mercosur.
En este largo camino de treinta años, la raza se puso a prueba muchas veces y la AAB, fue a la vez constructora y fiscal de la excelencia. Así imaginó y condujo ensayos de invernada, con faenas controladas y posteriores estudios de calidad de carne. Pruebas de performance individual de reproductores, igualando el ambiente de reproductores nacidos en distintas regiones y cabañas, que al comienzo estuvieron radicadas en el centro del país y se fueron trasladando hasta llegar a la frontera de la patria, en Virasoro, sobre la costa del Uruguay donde se siente latir el pulso de la América caliente.
A partir de 1990, con la firma de un convenio con la Cátedra de Mejoramiento Genético de la Facultad de Agronomía de la UBA, nace la posibilidad de valerse de las DEPs como herramienta de selección. Actualmente, mas de 80 cabañas, incluyendo algunas de Bolivia, Colombia, Uruguay y Paraguay, utilizan este servicio de evaluación que ofrece la AAB.
En 2004, se iniciaron investigaciones en conjunto con la Facultad de Veterinaria de la UBA y el INTA, tendientes a determinar la presencia en la raza Brangus de polimorfismo para ciertos genes conocidos por su influencia en la terneza de la carne.
Desde el año 1999, la AAB participa en la cuota Hilton, en el marco de la llamada Cuota de Productores, establecida por la SAGPyA, accediendo a mercados con altos requerimientos en calidad de carnes tales como Alemania, Inglaterra, Bélgica, etc.
Desde el año de su creación, la AAB organiza exposiciones, o auspicia las organizadas por las sociedades rurales del interior, así como los remates de cabañas, amparando con el trabajo de sus inspectores, la calidad de los productos ofrecidos en venta. Desde el año 2007, la tradicional Exposición Nacional de Brangus, que se celebra anualmente en Resistencia, Chaco, ha pasado a formar parte de la mega muestra La Nación Ganadera Norte.
En estos treinta años de vida, ha organizado o auspiciado infinidad de jornadas y reuniones técnicas sobre ganadería, selección de ganado, manejo de pastos y de ambientes y todo otro tema que fuera de interés para criadores y ganaderos en general. Las cabañas o los grupos de criadores zonales, con su asistencia han organizado a través del tiempo incontables Días de Campo dirigidos a criadores de la raza o ganaderos interesados.
En 2003, la AAB organizó el IIº Congreso Mundial de la raza Brangus, en coincidencia con la Exposición de Palermo, lo que de algún modo, fue como el lanzamiento del Brangus de Argentina mas allá de este país ganadero ampliado que constituye el Mercosur, haciéndose conocer y admirar por ganaderos venidos de Australia, Bolivia, Brasil, Colombia, Estados Unidos, México, Paraguay, Puerto Rico y Uruguay. Actualmente la AAB cuenta con 203 registros activos, 600 socios, y se inspeccionan unos 35.000 reproductores machos y hembras por año. En los últimos años, se viene notando una tendencia creciente en las inscripciones, a favor posiblemente, del decidido desplazamiento de la ganadería hacia las áreas marginales que se ha estado operando.

Gentileza: Asociación Argentina de Brangus

Esta nota fue publicada en las páginas Nº 58 y 59 de la edición en papel de la revista de Julio / Agosto 2008.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman