Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Jul/Ago 2008


Citrus

El limón vive un año excepcional

Entrevista: Roberto Sánchez Loria

Crecen las ventas internacionales de fruta fresca tucumana en Europa y son muy altas las probabilidades de que en 2009 el mercado estadounidense también se reabra para esta fruta fresca.

Revista PRODUCCION: El limón vive un año excepcional
Roberto Sánchez Loria. Presidente Asociación Tucumana del Citrus -ATC-
 

Tras atravesar un año 2007 muy difícil, con cortes en el suministro de gas y electricidad en la industria, lograr vender la mayor parte del stock de jugos que arrastraban desde 2005, y superar inconvenientes climáticos (fuertes heladas en el invierno y sequías prolongadas en la primavera), el sector citrícola tucumano está mostrando una buena recuperación principalmente de la mano de la gran demanda internacional de la fruta fresca con precios interesantes y sostenidos. Pero no todo es de color de rosa para la agroindustria. Todavía faltan resolver la apertura de nuevos mercados (Estados Unidos), el tema de la provisión de gas (hasta aquí no tuvieron mayores inconvenientes con el suministro, pero el invierno no ha terminado) y el transporte del producto, tanto a los puertos como a destino, sobre todo teniendo en cuenta el encarecimiento de los fletes marítimos y terrestres como consecuencia del alza del barril de petróleo.
Revista PRODUCCION conversó con Roberto Sánchez Loria, presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC) quien se refirió a la actualidad del limón en la provincia como así también al comportamiento del mercado internacional en la presente campaña.

¿Se espera que este año culmine una muy buena temporada para los limones tucumanos?
Sí, creo que es una buena campaña, se pudo exportar más fruta fresca como consecuencia de una menor oferta de nuestros competidores europeos, fundamentalmente España y Turquía, ésto nos permitió ingresar de forma temprana al mercado comprador de Europa, donde pudimos colocar un volumen de fruta mayor que el que colocamos en igual época durante la campaña pasada y con mejores precios pagados por el producto en fresco y que a la fecha se vienen sosteniendo.
Las exportaciones de la fruta comenzaron en marzo y eso les permitió trabajar más cómodamente al sector.
Así es, empezamos en marzo, porque había una demanda sostenida de limones en Europa, y ya los primeros frutos fueron enviados en el mes de marzo. Podemos decir que comenzamos un par de semanas antes a la fecha que comenzábamos normalmente a incursionar en el Viejo Continente con la fruta, una época en la que tradicionalmente, por ejemplo, está presente la oferta española y turca de limones.

Eso hizo que también la industria comenzara a moverse temprano con el tema de derivados.
Exacto, la industria citrícola, comenzó a trabajar sobre sus descartes en la elaboración de jugos, aceites esenciales y cáscaras deshidratadas de manera más temprana a lo habitual que también felizmente están con buenos valores internacionales, lo cual nos ha ayudado en la ecuación general de la actividad, teniendo en cuenta los altos costos que afronta el sector en los últimos años debido a la suba de precios de los insumos.

Hubo un momento en que los jugos eran un dolor de cabeza para el sector por el alto stock, ¿eso ya se superó?
Sí, porque el mercado se normalizó y permitió de alguna manera que los precios también vayan acomodándose nuevamente en los valores que deberían estar, más acordes a los que se venían pagando en relación a los precios internacionales, y que se ubica entre lo que es el esfuerzo de producción -referido a costos- y las rentabilidades esperadas.

¿Cómo se logra liberar ese stock que cargaba en su espalda el sector, fue por acuerdos de las citrícolas en ordenar las ventas o fue por una demanda que volvió a ser fluida?
La demanda internacional fue acomodando un poco esos stocks, los comenzó a absorber nuevamente, felizmente para nosotros se pudo normalizar a la fecha la situación porque es como usted dice, una carga que teníamos y que podía incidir decididamente en la actividad industrial ya que con un alto stock de jugo se hacía difícil seguir elaborando jugo con la fruta de descarte.

El año pasado el sector temía por una caída en las exportaciones pero sobre el final se recompuso la demanda y el sector limonero volvió a respirar aliviado.
En efecto, no venía bien la demanda, pero en el caso de este año, el mercado internacional se muestra mejor, más comprador y por eso esperamos superar las 350 mil toneladas de exportación de fruta fresca, un número mejor que el de 2007. Pero aquí le debo aclarar algo, hay que ver cómo responde la fruta porque en Tucumán tenemos un problema que no es menor: hay menos frutas que en la campaña pasada y cuando me refiero a fruta hablo en general, de toda, la destinada a venta en fresco como la destinada a industria. No se olvide que nosotros exportamos un 35 por ciento, no más que eso. Probablemente podamos exportar un poco más de eso por el bache de oferta que hay en estos momentos en Europa. Pero puede que tengamos una cantidad bastante ajustada de fruta con destino industrial como consecuencia de que los fríos del año pasado en invierno y una seca en la primavera de 2007 disminuyeron la cantidad de volumen de fruta en las plantas para la campaña 2008.

La competencia de otros países del hemisferio Sur, ¿preocupa al sector argentino?
No, para nada; Sudáfrica no es un competidor de alto volumen, yo diría que no tenemos por allí mayores inconvenientes.

Se hablaba de que en 2008 el mercado japonés estaría abierto al sector sin tantas exigencias y que el mercado de Estados Unidos podría reabrirse, ¿hay alguna novedad en tal sentido?
El mercado japonés está abierto y en el que estamos tratando de abrir ahora es el de Estados Unidos. El mercado nipón esta abierto pero con restricciones en el tema de la cadena de frío que es lo que nos preocupa y que nosotros estamos tratando de pedir cambiar la modalidad con la cual se nos exige que llevemos la fruta, porque nos complica mucho el mandar la fruta en cámaras de frío, pero ese es un tema a desarrollar más adelante. En el caso de Estados Unidos seguimos trabajando y felizmente bien firmes, con una agenda sin mayores alteraciones, dentro de lo previsto, por lo que creemos que si las cosas continúan como vienen, es probable que tengamos alguna buena novedad en 2009.

Teniendo en cuenta el frío que reina en este invierno, el sector industrial ¿tuvo problemas con el tema de provisión energética?
Hubieron algunos cortes en el suministro de gas, hasta junio no fueron tan dramáticos, tuvimos un aporte importante de parte del Ministerio de la Producción de Tucumán para evitar que estos cortes se produzcan en forma sostenida y llegasen a complicar el normal desenvolvimiento de las citrícolas. Por el momento le puedo decir que no hemos tenido mayores alteraciones en lo que respecta a la provisión de gas y electricidad. Hubieron algunos cortes, pero no fueron tan importantes como fueron en 2007.

¿Hay nuevas inversiones en el sector limonero para aumentar las hectáreas de producción?
En el caso de nuestro sector, la inversión se hace en tecnología para mejorar la productividad por hectárea, no me parece que sea una buena idea una expansión del área cultivada sobre todo porque no es una buena estrategia tomar decisiones sobre la excepcionalidad de un año.
Este es un año excepcional para el limón en donde las cosas han salido mejor de lo previsto, entonces sería poco prudente en base a ello, desarrollar una estrategia expansiva cuando habría que mirar un poco más el mercado. Yo creo que lo que se va a hacer es aprovechar un poco las bondades de este año para mejorar los equipamientos a nivel de toda la cadena: la actividad primaria, de empaques y de la industria, de tal suerte de lograr mayores índices de productividad con lo cual también estamos incluyendo factores de mejoras en la actividad en general.

¿Cómo analiza el sector citrícola el problema de la soja con el Gobierno, sobre todo en materia de falta de reglas claras para producir?
Nosotros ya lo dijimos en varias manifestaciones públicas, que es un tema que urge resolver en este país por el enorme nivel de conflictividad que el tema tiene, dejó de ser un problema de orden sectorial para ser claramente nacional con claro contenido político. Esto a nosotros nos preocupa porque la verdad se le está yendo de las manos al Gobierno y necesitamos que vuelva a reinar en el país un buen clima para la producción e inversión agropecuaria. Esto en general, lo que produce es una retracción de los inversores, es un estado de alerta y de angustia en la gente en general que no es bueno para el desarrollo productivo del país.

El tema fletes ¿es una preocupación para el sector?
Siempre para nosotros este tema es muy preocupante porque nosotros somos dependientes de los fletes terrestres y marítimos y los fletes como consecuencia del incremento sostenido de los costos, se están encareciendo. Fíjese usted que en el caso del flete marítimo, por ser petróleo-dependiente de está encareciendo casi día a día con la suba del barril, y el flete terrestre también, porque los precios internos del gasoil están subiendo y esto impacta definitivamente en la tarifa del transporte automotor interno.

Por Fabián Seidán

Esta nota fue publicada en las páginas Nº 30 y 31 de la edición en papel de la revista de Julio / Agosto 2008.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman