Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Maíz
Regresar al Sumario Enero / Febrero 2013

El norte se hace maíz

La campaña agrícola 2012/2013 ofrece todas las condiciones para el avance de la superficie maicera en el NOA. Además de las bondades agronómicas, los resultados económicos del cultivo de maíz superan ampliamente a los de soja.

Revista PRODUCCION: El norte se hace maíz
 
Revista PRODUCCION: El norte se hace maíz
Gráfico: Las diferencias de rendimientos de soja según el antecesor (soja, trigo o maíz) en los CREA de la Región Norte durante los años 2002 a 2008, con una diferencia a favor del antecesor maíz de 471 kilos sobre el antecesor soja
 

En el NOA, el maíz le gana a la soja. Y por goleada. Son los dos cultivos responsables del fuerte impulso que durante los últimos años tomó la agricultura extensiva en esa región. Ambos vienen presentando márgenes que posibilitan la producción, a la vez que se complementan agronómicamente en la rotación. Pero la soja ganó preponderancia entre las preferencias de los productores y, aunque ahora lleva las de perder, no quiere ceder terreno.
El debate sobre las superficies asignadas a estos cultivos lo planteó Rodrigo Bosch, frente a numerosos productores y técnicos del NOA que participaron en la jornada organizada por Nidera en Salta.
"Posiblemente la mayor barrera que tiene que vencer el maíz en el Noroeste es cultural -dijo el especialista-, ya que el productor se ha vuelto netamente sojero y transformó a este cultivo en su pasión".
"Sin embargo -agregó Bosch-, si lo analizamos desde distintos aspectos descubriremos que este año es para sembrar todo el maíz posible". El técnico explicó que los avances genéticos de los últimos años se vienen observando en las productividades alcanzadas por el maíz en la región. "Por ejemplo, en la campaña 2010/11 encontramos lotes de producción que superaron las 8 toneladas de granos por hectárea, con algunos que alcanzaron las 10 toneladas, algo impensable pocos años atrás". Pero aún en la campaña 2011/12, signada por la sequía, el resultado del maíz fue mejor que el de la soja, con una relación del orden de 3 a 1 en relación a kilos producidos de maíz respecto a los de soja. Además, aún con magros resultados no se dejaron de cosechar lotes de maíz, pero sí se abandonaron lotes de soja. Por otro lado, la brecha entre los dos cultivos se agranda si se corrigen los rendimientos de la soja por el factor calidad.
"Esa relación, entre los kilos producidos, las estamos viendo desde hace un par de años en el norte de Córdoba, donde hoy encontramos el índice de rotación más alto de la Argentina, cercano al 42% -explicó Bosch-. En contraposición, el Norte se encuentra ente las zonas con menor índice de rotación”. El técnico también puso énfasis en el impacto que tiene el maíz en la soja posterior y para ello mostró las diferencias de rendimientos de soja según el antecesor (soja, trigo o maíz) en los CREA de la Región Norte durante los años 2002 a 2008 (ver gráfico), con una diferencia a favor del antecesor maíz de 471 kilos sobre el antecesor soja. "Con los valores del mercado de futuros esa diferencia significa unos 150 dólares por hectárea que se le deberían imputar al maíz" dijo Bosch. Por otro lado, remarcó que en la campaña 2003/04, que fue un período seco, la soja sobre maíz rindió un 44% más que la soja sobre soja (2.690 vs 1863 kg/ha). "Esto es sin dudas lo más valioso, porque es en estos años malos donde la diferencia es más necesaria" indicó Bosch. También citó los resultados de dos campañas del grupo Las Lajitas que muestran que el rastrojo de maíz le aportó a la soja posterior 244 kg/ha de diferencial y que ese efecto se mantuvo aún en el segundo año ofreciendo un plus de 235 kg de soja por hectárea. Otro de los aportes del maíz es el referido a su aporte de materia orgánica. Tiene un índice de cosecha del orden del 50%, por lo tanto cada tonelada de granos que produce deja una cantidad similar de rastrojo en el suelo. Y esto en las zonas cálidas toma mayor relevancia, dado que las elevadas temperaturas derivan en una alta tasa de descomposición y entonces es muy importante tener en cuenta el balance de materia orgánica. Para sintetizar lo expuesto, Bosch remarcó que "el primer paradigma a romper es tener presente que el maíz es más estable que la soja, sobre todo cuando las condiciones son adversas, y además le da mucha estabilidad al sistema".
También destacó que con los maíces actuales, con distintos eventos para control de insectos, el manejo el cultivo es muy simple. "Especialmente con los híbridos HX -dijo-, ya que una vez logrado el nacimiento y con un planteo apropiado poco más nos queda por hacer". Esto marca una fuerte diferencia con la soja, ya que el control de plagas es cada vez más complejo, en especial en zonas con presencia de picudos (Sternechus, Rhyssomatus) que este año, como se esperan buenas lluvias, es probable que haya varias camadas de estos insectos y los cultivos requieran más de una aplicación. "La rotación de cultivos es una excelente herramienta para el control de esta plaga" indicó Bosch. Y agregó que otro factor que atenta contra la soja en esta campaña es que las condiciones de alta humedad llevarán a un incremento del costo de producción de soja por la aplicación de fungicidas.
En cuanto al control de malezas, los maíces con el evento HXLL, que poseen tolerancia al glufosinato de amonio, son una de las mejores herramientas para el control de Sorgo de Alepo resistente a glifosato, por su modo de acción y su ventana de aplicación.

A los números
Todos los argumentos que empujan a la siembra de maíz además están sostenidos por los resultados económicos que promete el cultivo.
Sobre el tema, el primer aspecto que destacó Bosch fue que en relación a la Zona Núcleo, el costo de implantación del maíz en el NOA es bajo -por el precio de la semilla y la poca utilización de fertilizante- y el de la soja es alto, por las aplicaciones de insecticidas y fungicidas y esta campaña en particular por el costo de la semilla.
Para concluir, el técnico mostró los márgenes esperados en el NOA para la campaña 2012/13, bajo condiciones de arrendamiento (7,5 quintales de soja por hectárea), con rendimientos esperados de 30 quintales por hectárea de soja y 75 quintales por hectárea de maíz. Contemplando los precios futuros, de 330 dólares por tonelada para la soja y de 200 dólares la tonelada para el maíz, los márgenes de estos cultivos son de 172 dólares por hectárea para la oleaginos y 466 dólares por hectárea para el cereal.

Fechas de siembra
Otro de los temas que despertó gran interés entre los asistentes fue aportado por la especialista Graciela Salas que presentó los resultados de los cultivares de soja en diferentes fechas de siembra obtenidos de los ensayos que viene realizando en Tucumán durante las últimas 10 últimas campañas.
De esos trabajos surge que: para las siembras de octubre se recomiendan cultivares indeterminados de grupos de madurez medio a largo (NA 8009RG, NA 5909RG). "Si bien en estas fechas de siembra materiales determinados de los grupos de madurez VII y VIII, como NA 7708RG, A 8000RG, NS 8004 y NS 8282, también tienen buenos resultados, éstos expresan su máximo potencial en siembras posteriores". En las fechas de siembra de noviembre y diciembre, consideradas óptimas para la región, expresan su máximo potencial cultivares determinados de los grupos de madurez VII y VIII (NA 7708RG, A 8000RG, NS 8004 y NS 8282) e indeterminados de los grupos V y VIII (NA 5909RG y NA8009RG), y también materiales del grupo VI. Las variedades de los grupos de madurez IV y V corto indeterminadas también expresan un excelente potencial, especialmente en la segunda quincena de noviembre y en la primera de diciembre, superando los 4.000kg/ha. En enero continúan sobresaliendo, durante la primera quincena, las variedades determinadas de GM VIII (A 8000RG, NS 8004 y NS 8282) y las indeterminadas de los grupos VII (A 7321RG) y VIII (NA 8009RG). Hacia fines de ese mes se sigue marcando esta misma tendencia con mejor comportamiento de las indeterminadas.

Desde el origen
También en el NOA sigue avanzando la adopción de semillas que llegan "curadas" a manos de los productores. Esta tecnología ofrece una serie de ventajas tanto en practicidad, como en el control de stocks y el manejo de productos fitosanitarios, pero fundamentalmente garantizan una alta efectividad, ya que los tratamientos son realizados adecuadamente y con productos de primera línea. En el caso de Nidera, que en el Tratamiento Profesional de Semillas (TPS) está acompañada por Bayer y Biagro, en este campaña ya superaron las 80.000 bolsas, y la empresa considera que el año próximo llegarán al 50% de las semillas que comercializan.


Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en las páginas Nº 58 y 59 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2013.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman