Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       

 Soja
Regresar al Sumario Enero / Febrero 2010

Importancia de la fertilización en soja

Fertilizar Asociación Civil destaca que fertilizar soja eleva el rendimiento hasta un 20% y evita el desgaste de los suelos.

Según el análisis de diversos factores, Fertilizar Asociación Civil, entidad cuyo objetivo es promover el uso responsable de la fertilización de cultivos y praderas, afirma que fertilizar soja es rentable. Primero, está demostrado que el cultivo responde a la fertilización; segundo, los diagnósticos de suelo reflejan la deficiencia de nutrientes clave para el cultivo; tercero, la relación insumo-producto es favorable y por último, la interacción con los inoculantes potencia la eficiencia de la fertilización.
El primer paso para desarrollar un esquema de fertilización de soja es el diagnóstico de los suelos. El Ing. Jorge Bassi, Presidente de Fertilizar, manifiestó que "La respuesta a la aplicación de nutrientes en soja y su interacción con la nodulación, ha quedado demostrada en una red de ensayos realizada por Fertilizar, INTA y la FAUBA. La respuesta a la aplicación de fósforo es importante en suelos francos con menos de 12 ppm de fósforo extraíble y menos de 15 ppm en franco arenosos".
El Ing. Agr. M.Sc. Ph.D. Flavio H. Gutiérrez Boem, destacó las necesidades de nutrientes de la soja y el rol de cada uno en el incremento de la producción. En este sentido, se puede predecir una deficiencia de fósforo mediante un análisis de suelo y valores críticos de disponibilidad, que se pueden corregir mediante la fertilización fosforada del cultivo. Los criterios para el cálculo de dosis son: fertilizar el suelo (enriquecer y mantener, disponibilidad objetivo) o fertilizar el cultivo (basado en la respuesta, la eficiencia en cada clase de disponibilidad y la relación de precios entre el grano y el fertilizante). Por otra parte, se han observado deficiencias de S en el centro sur de Santa Fe, sudeste de Córdoba, y norte, oeste y sur de Buenos Aires, asociadas al bajo contenido de sulfatos a comienzo del cultivo y a la baja capacidad del suelo de proveer sulfatos durante el ciclo (MO, MO/arc, erosión, uso agrícola). Tanto la provisión inicial de sulfatos como la mineralización posterior pueden ser afectadas por el cultivo antecesor en el caso de la soja de segunda. No se ha desarrollado aún un método de diagnóstico que permita predecir con una precisión aceptable una deficiencia de azufre en el cultivo de soja de primera. En cuanto al nitrógeno, afirma que las aplicaciones de altas dosis de N a la siembra sólo consiguen inhibir la fijación de N sin ningún beneficio adicional sobre el cultivo. En la región pampeana no parece ser necesario agregar pequeñas dosis de N a la siembra para cubrir las necesidades de N del cultivo hasta el establecimiento de la fijación simbiótica de N. El agregado de N en etapas avanzadas del ciclo del cultivo, si bien interfiere menos con la fijación de N, no produce incrementos en los rendimientos. Lo más recomendable en el manejo de la nutrición nitrogenada en el cultivo de soja es tratar de garantizar un adecuado establecimiento de la nodulación y fijación simbiótica de N.
Respecto a la relación insumo-producto: "Se consolida la tendencia positiva esperada a lo largo del 2009. En 2008, la relación era de 2.34 kg. de fertilizante fosfatado por cada kg. de soja, y hoy es de 1.15. Incluso se ha registrado una evolución del margen bruto en soja en lo que va del año, siendo de 348 a principios de 2009, y estando actualmente en 451", agregó el Ing. Pablo Pussetto, Vicepresidente de Fertilizar.
Otro de los aspectos fundamentales para ser eficientes en la fertilización de soja es la interacción con los inoculantes, Ya que se demostró una clara sinergia entre ambas prácticas.
El Ing. Agr. Fernando Martínez, Jefe de la Agencia de Extensión Rural INTA Casilda sintetiza estos aspectos para la región núcleo "en fertilización en soja hay que considerar el balance de nutrientes, donde los principales son nitrógeno, fósforo, azufre y boro, y luego magnesio, calcio, zinc, entre otros. En este marco, la recomendación en fertilización a la siembra es, en campo propio, alcanzar y mantener 20 ppm de fósforo, y en azufre, mantener nivel de MO. En campos alquilados, recomendamos utilizar un arrancador con 10 kg/ha de P2O5 y 12 kg/ha de azufre". Además agregó: "en nuestra zona, los umbrales de respuesta a la fertilización en soja varían en función del rendimiento objetivo. Para un alto rendimiento -de alrededor de 4.400 kg/ha-, los umbrales son 15 ppm de fósforo disponible y 11 ppm de azufre de sulfatos; y mientras que para un bajo rendimiento -2.700 kg/ha- caen a 9 y 7 ppm respectivamente".

Revista PRODUCCION: Importancia de la fertilización en soja
 
Fuente: Fertilizar. www.fertilizar.org.ar
Gentileza: MASCOM

Portada de la Edición correspondiente a esta nota Esta nota fue publicada en la página Nº 48 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2010.
Haga click aquí para verla en Versión Flash®







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman