Revista ProduccionRevista Produccion

        inicio                última versión digital                   ediciones anteriores                   mercado de granos                 el tiempo                 contáctese con la editorial       
Regresar al sumario

Ene/Feb 2009


Caña de azúcar

el precio del azúcar condiciona la mayor producción

La relación costo de producción-precio de venta del azúcar, ha despertado muchas conjeturas dentro de la actividad agrícola-industrial de Tucumán ya que la suba de los valores de los insumos, agroquímicos, repuestos y alquileres de campo, entre otros ítems, hacen que se especule en una campaña 2009 con menos inversión y por ende menos rendimiento y producción.

Revista PRODUCCION: el precio del azúcar condiciona la mayor producción
 

Decir que Tucumán es azúcar no es novedad, sin embargo decir que producir azúcar en Tucumán hoy implica un alto riesgo para miles de productores sí, pues nadie se imagina a esta provincia viviendo una disminución en la cantidad de azúcar elaborada por problemas de rentabilidad en pleno siglo XXI.
Y es que la principal actividad agroindustrial de la provincia -por lejos- es la que mayor dinamismo imprime en el interior de Tucumán, dando vida a cientos de pueblos, puestos de trabajo a miles de obreros, crecimiento, desarrollo y riqueza, también sufrirá en 2009 los efectos de precios bajos y costos de producción alto.
Para empezar, hay que decir que en la zafra azucarera 2008, en Tucumán se elaboró 1,41 millón de toneladas de azúcar, una cifra récord si se tiene en cuenta las distintas campañas anteriores. Los 15 ingenios de la provincia, fabricaron 130.000 toneladas de azúcar más que durante la temporada 2007, o sea, algo así como un 11 por ciento fue el aumento de la producción de azúcar respecto de los resultados de la campaña anterior.
Justamente, el presidente del Centro Azucarero Regional Tucumán y ex presidente de la Federación Económica de Tucumán, Julio Colombres, consultado al respecto, reconoció que si bien en el plano productivo la campaña fue satisfactoria, también aclaró que hubo problemas en el aspecto comercial, hecho que derivó en que el precio del azúcar se mantuviera bajo y nunca haya podido alcanzar los 70 pesos por bolsa de 50 kilos, que era el objetivo de mínima del sector.
Para Colombres, el precio del azúcar vagón ingenio (puesto en fábrica) fue bueno pero no en relación con los costos. "Si analizamos el precio del azúcar en función de los factores ajenos a la actividad que se fueron presentando en 2008, como el paro agropecuario, que se extendió hasta los primeros meses de la zafra, y la crisis financiera que sacude al mundo, podemos decir que fue bueno para el sector" y aclaró: "La molienda fue buena también, si se quiere, porque los problemas se resolvieron al principio de la campaña (salarios de los obreros, acuerdos con los cañeros, por el empalme de una zafra que venía con mucho stock de azúcar".
Otro factor que el sector pudo sortear positivamente tuvo que ver con el tema climático. "El inicio de cosecha se encontró con heladas tempranas que obligó a varios ingenios del sur a moler la caña afectada durante los primeros 60 días del proceso" y agregó: "Con todo, se puede decir que hubo una marcada mejora en el uso de la capacidad instalada de los ingenios, que permitió que 10 de las fábricas alcancen su máxima molienda diaria de caña en 2008. El 22 de agosto, se logró la máxima molienda en la historia azucarera de Tucumán, con 114.000 toneladas de materia prima procesadas. Esto es el resultado de las inversiones que se materializaron en las fábricas".
Pero así como el 2008 fue bueno en producción, rendimiento e inversiones, para el 2009, como consecuencia de la crisis internacional, habrá una retracción de las inversiones, como en el resto de las agroindustrias y sector primario.
Hay que ver que la venta y comercialización de azúcares no se llevó adelante de la mejor manera debido a que hubo mucha producción.
Sin embargo, para Colombres, el sector industrial se adelantó al problema y por ello tomó la acertada decisión de elaborar solo azúcar crudo en el primer mes de la zafra. A ello hay que sumar la compra de azúcar a los cañeros para fijar un precio sostén.
Asimismo, el dirigente industrial destacó que los dueños de ingenios no ocultan su preocupación ante la falta de financiamiento para encarar nuevos proyectos merced al panorama inestable que vive el país y el mundo por la crisis financiera internacional. Por ejemplo, hoy en día el costo de los abonos para la producción se encareció casi el doble, hecho que se genera a partir de la crisis internacional y por eso se estima que en el sector habrá menos inversión para la reparación de los ingenios y más dificultades para conseguir abono.
"Estimo que las inversiones en el sector serán muy escasas y muy direccionadas, focalizadas, las más bajas de los últimos cuatro años", sostuvo, y añadió: "El problema central de los azucareros, como en otras actividades económicas, es la falta de financiamiento para encarar proyectos de envergadura, tanto para la construcción como para la reparación de calderas".
Colombres también consideró que la primavera excesivamente seca traerá inconvenientes a los cañeros para llevar adelante la siembra, más aún con un precio bajo en el producto elaborado. Y es que el precio de la bolsa de azúcar a 64 pesos, seis pesos por debajo del valor testigo ubicado para la actividad (70 pesos).
Hay que ver que el Centro Azucarero Regional Tucumán dio a conocer que el ingenio Concepción, del grupo Atanor, sigue siendo el que aporta el mayor volumen de producción azucarera. En la zafra 2008 cerró en unas 304.000 toneladas.
Detrás se ubicó el ingenio La Florida, de la Compañía Azucarera Los Balcanes, con 158.000 toneladas. La Providencia elaboró 131.000 toneladas; La Trinidad, 120.000 y La Fronterita 107.000 toneladas.
El lote de fábricas se completa con el Santa Bárbara (87.000); Bella Vista (82.000); Ñuñorco (72.000); La Corona (57.000); Marapa (53.000); Leales (50.000); Aguilares (47.000); Cruz Alta (38.500) y San Juan (36.000). Sólo resta establecer el volumen de producción del ingenio Santa Rosa (90.000).

También desde el sector cañero
En el caso del sector productivo, el titular de la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT), Sergio Fara, reconoció que el bajo precio del azúcar en la zafra 2008 generó el quebranto de un número importante de cañeros minifundistas, mientras que desde el Centro de Agricultores Cañeros (CACTU) agregaron que todo se agudiza con los costos de los insumos químicos, combustibles, aceites, mano de obra, repuestos y alquileres de campos que están en alza y con un precio del azúcar en franco descenso.
Todo esto conforma un cuadro de situación plagado de dificultades que se tornará totalmente desastroso si el clima encima no acompaña.
"Todo hace prever que por los mayores costos, los productores casi con seguridad reducirán sus costos utilizando menos químicos, menos riego, haciendo menos tareas culturales, lo que significará que a los ingenios llegará caña de buena calidad y caña de mala calidad.
La cosecha de caña 2008 fue mejor que la de 2007. Sin embargo, y a pesar que la campaña fue bastante normal, no conformaron los resultados financieros logrados ya que se pagó un valor bajo por la materia prima que apenas alcanzó a cubrir costos para algunos y generó quebrantos financieros en otros. "El cañero atraviesa una crisis financiera grave. Muchos productores no pueden realizar el laboreo de la tierra en tiempo y forma ni siquiera cubrir sus necesidades básicas porque el precio del azúcar está muy bajo. Hay quienes ni siquiera están regando y en lo que hace a la fertilización, sólo unos cuantos están trabajando con normalidad, otros redujeron sus aplicaciones, mientras que la mayoría ya no fertiliza".
A ello hay que sumar el costo de los productos químicos que se torna casi imposible de cubrir. "Si se toma como ejemplo los fertilizantes, en 2006 la tonelada costaba 320 dólares; en 2007 superó los 450 dólares y hoy está en los 550 y hasta 700 dólares la tonelada".
Por otra parte se recordó que dentro del sector cañero todos los años se debe renovar al menos un 20 por ciento de la superficie implantada con caña, o sea que unas 40.000 hectáreas deberían tener caña nueva. Sin embargo, para la campaña 2009, la renovación ni siquiera alcanzó a la mitad de ese valor promedio.
Esto significa que habrá en Tucumán unas 20.000 hectáreas que no renovarán sus plantaciones. En definitiva, en la provincia habrá un cañaveral más viejo para la zafra 2009, una menor producción de azúcar, menos inversión y menos ingresos para el sector y la provincia. El panorama es muy complejo; hay que analizar el contexto con detenimiento, antes de tomar alguna decisión.
En ese sentido, se estima que los cañeros en 2009 utilizarán menos químicos y regarán poco al desconocer cómo se comportarán los precios en 2009.

La maquila y los Biocombustibles
También la puesta en marcha de la Ley de Biocombustibles genera incertidumbre y problemas al sector productivo de caña de azúcar.
Al respecto, tanto el CACTU como UCIT, elevaron una misiva a Daniel Cameron, titular de la Secretaría de Energía de la Nación, para informarle sobre la posición del sector productivo frente a la Ley 26.093 de Biocombustibles, en lo que hace a la determinación del precio y calidad de alcoholes, normas de seguridad y técnicas de destilerías en mezclas de alcohol anhidro, solicitando que incluya en la misma la operatoria de maquila de alcohol para atender el corte obligatorio de las petroleras, ya que para los contratos de provisión de caña a los ingenios se aplica la maquila de azúcar, con lo cual ese mismo sistema debe ser de aplicación en la generación de energía.
"El sistema de contratación vigente para la actividad azucarera de contrato de maquila de azúcar garantiza no sólo la provisión de materia primera del cañero, quien es propietario en esta provincia del 80 por ciento del cañaveral y de cuyo dominio nunca se desprende, sino que asegura de esa forma su participación, garantizándole el cobro de la misma ante los múltiples quebrantos que se originaban en la industria ante la existencia de este tipo de contrato", explicó Fara.
Subrayó que por tal motivo se hace necesario, a fin de lograr un plan sustentable en el corto, mediano y largo plazo, que se implemente un sistema como el contrato de maquila, vigente en la actualidad, conforme con el proyecto de biocombustibles.
Se recordó que de no contemplarse el sistema de maquila el plan perderá confianza y sustentabilidad en el tiempo, como ocurrió en la década del 90 con el proyecto de Alconafta, cayendo el mismo.

Por Fabián Seidán

Esta nota fue publicada en las páginas Nº 30 y 31 de la edición en papel de la revista de Enero / Febrero 2009.







©1995-2021 Revista Producción. República Argentina  República Argentina. Todos los Derechos Reservados.    |    Contáctese con la EditorialWebsite desarrollado por InterNet Tucuman